Somos Todos Uno
     
 
Home Home Volver Volver


Entrevista sobre la importancia del Niño Interior - parte 3

por: Rosemeire Zago
 
Entrevista sobre la importancia del Niño Interior - parte 3
 

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

Tercera y última parte de la entrevista sobre la importancia del niño interior.

Vuelve al comienzo;
Hazte niño otra vez.
Tao Te Ching

- La depresión tiene algo que ver con la pérdida del niño interior?
Rosemeire:
Considero que sí. La depresión está causada por el hecho de que el niño interior ha tenido que adaptarse a un falso yo, abandonando su yo verdadero, lo cual crea un sentimiento de vacío. Jung dice que la depresión es ante todo una invitación a la introspección, a mirar dentro de uno mismo. Decía que la depresión puede concebirse como una inmersión en el inconsciente, con el propósito de dar comienzo a un viaje por nuestro propio interior, o sea, una oportunidad para crecer, propiciando y aumentando nuestro autoconocimiento. Y entrar en contacto con nuestro niño interior puede facilitar ese encuentro.
No sólo la depresión, sino cualquier otro síntoma, los momentos de dolor, de soledad, deben ser considerados como invitación a reflexionar y renacer para una vida diferente, pues en este momento se pueden percibir los recursos interiores y que sí se es capaz de realizar todo lo que se quiera. Es el momento que podrá proporcionar un encuentro con el verdadero yo.

- ¿Y las personas agresivas?
Rosemeire:
En general, el comportamiento agresivo es el resultado de la violencia en la niñez, del resentimiento y el dolor no resueltos. Los agresivos no asumen la responsabilidad por su comportamiento, porque generalmente actúan así de forma inconsciente, o sea, no perciben muy bien lo que hacen, sólo repiten una pauta conocida.
La energía emocional del pasado no resuelta, o sea, sin haber tenido con quién expresar y soportar los dolores en la niñez, acaba siendo expresada de la única forma conocida, con agresividad. Un adulto agresivo demuestra que pese a que ya no está siendo agredido, él mismo lo hace, agrediendo a sí mismo o a los otros, contra personas que no tienen ninguna relación con el origen. Esa agresión a otros es otra manera más de intentar defenderse para no volver a ser agredido como lo ha sido en su pasado. O sea, los niños necesitan la seguridad del ejemplo de emociones sanas.
Cuando el ambiente familiar es de violencia, en llegando a adultos tienden a repetir lo que han experimentado en la niñez. Inconscientemente, tendemos a repetir algunos patrones negativos, hasta que, a través del sufrimiento intenso, consigamos percibir los mensajes y modificar nuestra realidad. La violencia no consiste sólo en agresiones físicas, sino principalmente en palabras que hieren, o también en la agresión silenciosa, como la indiferencia, el silencio, la falta de atención, de afecto, de cariño o amor.

- ¿Cómo ayudar a alguien a encontrar su niño interior?
Rosemeire:
Apoyándole y permitiéndole expresar lo que siente, dándole mucho cariño y validando sus sentimientos. Y también participando en mi taller.

- ¿Hay relación entre niño interior y emoción?
Rosemeire:
Toda. El niño es pura emoción. Quien no logra tener control sobre sus emociones, es porque no reconoce las necesidades del niño ni sabe que sus descontroles son reacciones de él.
Cuando estás triste, llorando, ciertamente es tu niño el que te hace sentir todo eso, puesto que es lo que él está sintiendo desde tu infancia. Si él no es tratado con el amor que esperaba, permanecerá esperando y a menudo buscando en las otras personas este amor, pero sólo hay una que pueda darle eso: ¡tú! Cuando hay dificultades para identificar y vivir las propias emociones, se hace más difícil el proceso de encuentro con uno mismo, con nuestra esencia.

- Una persona fría y amargada ¿puede encontrar su niño?
Rosemeire:
Puede y debe. La persona que es más fría tiende a ser más racional, ha reprimido sus sentimientos por los motivos referidos, y puede tomar conciencia de lo que ha pasado al entrar en contacto con el niño interior. Ha desarrollado de niño el arte de no sentir sus sentimientos, pues un niño sólo puede asumir y sentir sus sentimientos cuando hay allí alguien que los pueda aceptar completamente, entendiéndolo y dándole apoyo. Es el que Alice Miller llama testigo auxiliador, y raramente tuvimos ese testigo en la niñez.
Es preciso acoger a ese niño y entrar en contacto con sus emociones y sentimientos reprimidos, ofreciéndole todo aquello que no tuvo cuando era pequeño. Con toda seguridad esto marcará una diferencia significativa en su vida.

- ¿Y que dirías de los adictos al trabajo?
Rosemeire:
Los fanáticos del trabajo o que no consiguen parar de trabajar, ni disfrutar de los beneficios de sus esfuerzos, es posible que obtengan con el trabajo una satisfacción suficiente de la imagen de sí mismos, que disimula su vacío interior. Puede ser una huida, inconsciente, de algo que no va bien en las otras áreas de su vida, o incluso la búsqueda incansable de reconocimiento. Están asimismo aquellos que trabajan en exceso por haber aprendido que no está bien tener momentos de ocio.

- Los adultos que se pasan la vida bromeando, contando chistes, que proceden como niños, ¿están siempre en contacto con su niño interior?
Rosemeire:
¡No! Son cosas muy diferentes el adulto infantil y el niño interior. A menudo los adultos que están siempre de broma demuestran muchas dificultades, por algún motivo, para entrar en contacto con sus reales sentimientos. Sería mucho más una huida o un disimulo de lo que sienten, que alegría genuina, pues nadie tiene motivos para estar de broma las 24 horas.
Cuando me refiero a reencontrar el niño interior, no es para rescatar la sombra infantil, que nos lleva de vuelta a la dependencia, a la pereza, a escapar de los problemas y responsabilidades de la vida. Sino al niño que representa la renovación, la espontaneidad y la creatividad. Estar en contacto con el niño interior es muy diferente de estar siempre de broma. Es ser una persona equilibrada, porque ha aprendido a lidiar con sus emociones.

- Los adultos que maltratan o tienen dificultades para lidiar con niños ¿están evidenciando algo?
Rosemeire:
Ciertamente. El modo en cómo un adulto trata a un niño puede estar relacionado con sus propias experiencias en su infancia. La forma en cómo tratamos a los niños, tanto si son hijos como si son alumnos o incluso cómo nos tratamos a nosotros mismos siendo adultos, refleja la forma en cómo fuimos tratados.
Muchos que se dicen profesionales, médicos y lamentablemente la mayoría de los psicólogos, ignoran los dolores y sufrimientos reprimidos de la niñez de quien acude a su consulta, porque en realidad no han logrado todavía enfrentarse a sus propios dolores. Y Alice Miller lo describe muy bien en su libro: “Não Perceberás”.
Es muy importante que los padres o aquellos que piensan tener hijos, sean conscientes de la tendencia a recrear patrones conocidos de conducta, y aprendan a cuidar y reconocer a su propio niño interior, para reducir las posibilidades de repetir los patrones de su niñez con sus propios hijos.

- ¿Es importante para un adulto el jugar?
Rosemeire:
Sí, pues al jugar, el adulto está en contacto con su propio niño interior. Para los adultos, jugar es ir a restaurantes, al cine, beber, comprar un coche nuevo. Pero jugar es algo muy distinto, es lo que ocurre de modo espontáneo, no planificado, como cuando ruedas por el suelo, cuando te entregas a lo que estás haciendo. ¿Te has parado a observar a un crío jugando? Él está en el momento presente, totalmente enfocado en aquello que hace y le da placer.
Por ejemplo, muchos padres acaban jugando cuando compran un cochecito de control remoto para su hijo, como única forma de permitirse jugar.

¿Por qué no permitirse comprar un juguete para sí mismo? ¡El día de los niños está cerca y puede ser una estupenda oportunidad!
- ¿Cuáles son las consecuencias de no reencontrar el niño interior?
Rosemeire:
Todos tenemos dos aspectos en nuestra personalidad: el Adulto y el Niño. Cuando no están conectados porque han sido heridos, la sensación interior es de conflicto, vacío, soledad, dependencia. Nos sentimos solos cuando perdemos la conexión con nosotros mismos, cuando aprendemos a abandonarnos desde muy pronto. ¡Y eso es muy triste!
La pérdida del niño interior es una de las mayores tragedias del proceso de crecimiento, pues nuestras necesidades emocionales pueden continuar siendo descuidadas. Perdemos gran parte de la magia y del misterio de vivir, de la parte más rica que tenemos, pudiendo quedar comprometidas nuestras más sagradas aspiraciones y sueños. La mayoría de los niños no han sido amados por lo que eran, sino por su desempeño, por ser obedientes o por lo que representaban. En algún momento habrán de sentir la necesidad de vivir de acuerdo a su verdadero yo.

¿Qué es lo que mejora al entrar en contacto con el niño interior?
Rosemeire:
Todo, pues al identificar los dolores y el sufrimiento de la infancia, aprenderá a validar todos sus sentimientos y que el niño no es culpable de lo que le hicieron, y así se liberará de las ataduras del pasado.
El niño es nuestra mayor fuente de creación y amor.
Hay una transformación, un cambio en la forma de percibir la vida. Transformamos nuestra conciencia, crecemos, trascendemos, tenemos una mayor vivencia de poder personal y de elección. Ya no permitimos relaciones enfermizas y destructivas, y empezamos a asumir más responsabilidad por nuestra felicidad, a respetar nuestros sentimientos, y lo principal: conquistamos nuestra independencia emocional.

- ¿Hay prejuicios hacia toda esa teoría (niño interior)?
Rosemeire:
Sí los hay, pero considero que será por falta de información.
En los Estados Unidos hay muchos cursos basados en esa teoría, pero en el Brasil todavía está poco divulgada y cuando eso ocurre, a menudo no se hace con la seriedad que requiere la cuestión, ya que las más de las veces su alusión está en libros de autoayuda y de forma superficial.


Vea tambiém:
Entrevista sobre la importancia del Niño Interior - Parte 2

Rosemeire Zago psicóloga clínica CRP 06/36.933-0, com abordagem junguiana e especialização em Psicossomática. Estudiosa de Alice Miller e Jung, aprofundou-se no ensaio: `A Psicologia do Arquétipo da Criança Interior´ – 1940.
A base de seu trabalho no atendimento individual de adultos é o resgate da autoestima e amor-próprio, com experiência no processo de reencontrar e cuidar da criança que foi vítima de abuso físico, psicológico e/ou sexual, e ainda hoje contamina a vida do adulto com suas dores.
Visite seu Site e minha Fan page no Facebook.
Email: r.zago@uol.com.br


Otros artículos




  Ejercicios
 
Ejercicios Mapa Astral
Ejercicios Vidas Pasadas
Ejercicios Baraja Gitana
Ejercicios Juego de las 3 runas
Ejercicios Cuál es el color de tu miedo
Ejercicios La numerologia de las Relaciones
Ejercicios Constelaciones Familiares
Ejercicios Alineando los 7 centros energéticos de tu cuerpo
Ejercicios Mensaje del Sabio
Ejercicios I ching
Ejercicios Juego del Tarot Stum
Ejercicios Tarot de los Angeles
Ejercicios La numerologia de los colores que faltan en tu nombre
Ejercicios Central de la meditación
Ejercicios Tarot de las Relaciones
Ejercicios La cura del alma a través de los colores
 




 

© Copyright 2000-2018 - Somostodosuno.com - Todos los derechos reservados