Somos Todos Uno
     
 
Home Home Volver Volver


Cáncer de mama: su verdadera causa

por: WebMaster
 
Cáncer de mama: su verdadera causa
 

Autora Hee Jin Myung
myungheejin@yahoo.com.br

Traducción de Teresa
teresa_0001@hotmail.com

El cáncer de mama es un tumor maligno que se desarrolla cuando un conjunto de células empieza a dividirse descontroladamente. Alrededor de una de cada 12 mujeres sufrirán un tumor en las mamas hasta los 90 años de edad.

Según la Profesora Cristina Cairo (en su libro “Linguagem do corpo”) el cáncer de mama está causado por un resentimiento contra el padre o el marido, o por una gran pérdida.

Como no existe el tiempo en el mundo espiritual, no importa si el resentimiento o la gran pérdida se produjo en esta vida o en una vida pasada. Esos factores causales van acumulándose, hasta que en un determinado momento surge el cáncer si la persona no sabe comprender y perdonar. Esto explica la ocurrencia de cáncer en niños (en este caso sería resentimiento acumulado de vidas pasadas).

La pérdida de un ser querido funciona como un resentimiento contra Dios (Padre Celestial). Es frecuente ver al paciente quejarse: “¿Por qué Dios me ha elegido para tener este cáncer?”

Dios no ha creado ni dado un cáncer a nadie. Dios nos ha dado el Libre Albedrío y las Leyes Universales. A nosotros incumbe buscar ese conocimiento y emplearlo en nuestro favor.

En primero lugar: “La Ley del Retorno”.

No tenemos motivos para guardar resentimiento contra nadie porque únicamente cosechamos lo que plantamos; y si no hemos plantado en esta vida, con toda seguridad hemos plantado en vidas pasadas. Basta hacer una terapia de vidas pasadas para entender que todo lo que recibimos en esta vida es consecuencia de lo que hicimos en el pasado.

En segundo lugar: “La Ley de la Atracción”.

Esta ley dice que “Semejante atrae a semejante”, o sea, cosas con vibraciones semejantes se atraen.

Tú eres consciencia, energía, vibración.

Aquello que tú piensas emite una vibración (corresponde a tu petición) que va a atraer hacia ti aquello que has pensado, lo quieras o no.

Si permaneces pensando en situaciones que causaron dolor, sufrimiento, estás pidiendo al Universo: “Por favor, dame un poco más de dolor y sufrimiento”.

La persona que guarda resentimiento en su corazón está todo el tiempo rumiando, pensando en cuánto se la ha lastimado, cuánta injusticia se le ha hecho. Ese pensamiento negativo genera emociones de bajo nivel vibratorio (dolor, sufrimiento) que van a atraer (crear) para su vida más y más dolor y sufrimiento (en este caso, un cáncer).

Resumiendo: pensamientos generan emociones que emiten vibraciones que atraen situaciones de su mismo nivel vibratorio.

Cuantos más pensamientos positivos la persona elige tener, más amor, más alegría va a sentir, atrayendo situaciones más alegres y felices.

Cuantos más pensamientos negativos la persona elige tener, más dolor y sufrimiento va a sentir, atrayendo situaciones más y más infelices.

Nosotros creamos nuestra realidad (consciente o inconscientemente) y modelamos nuestro cuerpo a través de nuestros pensamientos: “Pensado, creado”).

Alicia (nombre ficticio), 59 años de edad, divorciada, con tres hijos, acude a mí porque padece depresión, ansiedad e insomnio desde hace 20 años. Me relató que su ex marido la había abandonado por otra mujer más joven, dejándola sola con tres hijos que atender. Nunca le ha pagado pensión de alimentos para los hijos y simplemente se marchó a otro país con su amante.

Hace tres años descubrió un cáncer en la mama, se había operado y hecho quimioterapia, estando ahora en seguimiento médico.

En la primera vivencia, Alicia era una hermosa mujer casada con un rico empresario (su esposo de la vida actual). Su marido trabajaba mucho y viajaba mucho, entonces, Alicia llenaba su tiempo yendo a fiestas y espectáculos con sus amigas.

Un día conoció a Bill, un artista talentoso, y se enamoraron perdidamente. Como en aquella época no existía el divorcio, decidieron escaparse. Alicia cogió todo el dinero que su marido guardaba en su cofre y se escapó con Bill a otro país.

Alicia cambió de identidad, se casó con Bill, tuvieron tres hijos y nunca fue encontrada por su ex marido.

En la segunda vivencia, Alicia era una cantante afamada, guapa y talentosa. Se casó con un rico banquero y tuvieron dos hijos preciosos.

Después del matrimonio, Alicia abandonó la carrera artística y pasó a dedicarse totalmente a la familia. Sin embargo, su hijo mayor, José, empezó a ser rebelde y a andar con malas compañías. Un día José volvía de una fiesta y conduciendo borracho chocó contra un camión, falleciendo en el acto.

Alicia cayó en una profunda depresión, se hizo alcohólica y murió de tristeza.

Después de la terapia de vidas pasadas, Alicia comprendió que ella sólo estaba cosechando lo que había plantado (traicionó y fue traicionada por el mismo marido).

Esa gran pérdida (la muerte de su hijo) en vida pasada, probablemente contribuyó para la manifestación de la depresión y del cáncer en esta vida.

Alicia empezó a hacer la oración del perdón, perdonó a su ex marido y mejoró de la depresión.



somos todos uno WebMaster o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: info@somostodosum.com.br


Otros artículos




  Ejercicios
 
Ejercicios Mapa Astral
Ejercicios Vidas Pasadas
Ejercicios Baraja Gitana
Ejercicios Juego de las 3 runas
Ejercicios Cuál es el color de tu miedo
Ejercicios La numerologia de las Relaciones
Ejercicios Constelaciones Familiares
Ejercicios Alineando los 7 centros energéticos de tu cuerpo
Ejercicios Mensaje del Sabio
Ejercicios I ching
Ejercicios Juego del Tarot Stum
Ejercicios Tarot de los Angeles
Ejercicios La numerologia de los colores que faltan en tu nombre
Ejercicios Central de la meditación
Ejercicios Tarot de las Relaciones
Ejercicios La cura del alma a través de los colores
 




 
© Copyright 2000-2018 - Somostodosuno.com - Todos los derechos reservados