Somos Todos Uno
     
 
Home Home Volver Volver


Abandonando la dependencia

por: Rosemeire Zago
 
Abandonando la dependencia
 

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

En el artículo anterior escribí sobre la dependencia, y debido al número elevado de e-mails que he recibido preguntando más sobre el tema, doy continuidad a esa reflexión.

Todos hemos nacido dependientes y, mientras fuimos niños, dependimos de los padres para casi todo, pero ¿por qué algunos adultos mantienen la dependencia en cierto grado en su vida? Si analizases tu vida en todas las áreas, ¿encontrarías algún tipo de dependencia?

La dependencia, física y/o emocional, puede ocasionar muchos daños tanto al cuerpo como a la mente y no siempre nos damos cuenta de la extensión de sus consecuencias. ¿Por qué en algunas ocasiones nos sentimos tan frágiles y carentes que no conseguimos encontrar con facilidad nuestra propia manera de vivir?

Es imprescindible comprender y ser conscientes de nuestro valor personal a fin de asumir la responsabilidad por nuestro propio camino. Sí, a muchos la responsabilidad por la propia vida se les hace aterradora. Muchas personas se creen responsables porque trabajan, madrugan, como la mayoría de los mortales, pero olvidan que la vida no se reduce solamente a eso.

¿Quién cuida de tus ropas? ¿Y de tu alimentación, al llegar a casa? ¿Quién mantiene tu casa limpia, quién administra lo que debe hacerse y cuándo? Y el supermercado, ¿quién te compra el gel de ducha, el papel higiénico, el detergente en polvo para la lavadora? ¿Quién paga la factura de la luz, del agua?

Muchas veces algunas personas piensan que trabajar y tener a alguien que les limpie la casa es lo suficiente. Se olvidan de cuántas cosas son necesarias para mantener una casa organizada y una vida independiente. Como si les pareciera que la ropa se lava, plancha y acomoda en el ropero ella solita. Algunos también contestan que quien lava es la lavadora, sí, pero ¿quién pone la ropa en la lavadora, quién ha ido a comprar el detergente para lavarla? ¿Quién la ha colgado a secar en el tendedero o la puso en la secadora? Se creen que la cama se hace sola todas las mañanas. Algunos consideran que el padre, la madre, la esposa o quien quiera que sea, tiene la obligación de hacer todo eso.

Tenemos, sí, cada uno, la obligación de cuidar de aquello que nos concierne y punto. Si alguien hace algo por nosotros o si hacemos algo por alguien, eso se hace como un gesto de cariño y lo mínimo que se espera es que al menos sea reconocido. Cuando todo se encuentra ya arreglado y ordenado, es fácil creer que todo se ha hecho en un pase de magia, ignorando quién lo ha hecho y el tiempo y cariño que ha dedicado. Claro que todo eso depende mucho de las necesidades de cada cual y de la manera como ha crecido. Quién nunca ha necesitado hacer nada por sí mismo y lo ha encontrado todo hecho por unos padres que querían por encima de todo suplir todas sus necesidades, ciertamente hallará mucha dificultad en hacerse independiente.

Tampoco me refiero a aquellas personas que hacen de todo a los demás, las eternas buenecitas, siempre dispuestas a ayudar, pero que, en verdad, también son dependientes, de la aprobación y del reconocimiento. Hacen de todo para agradar, siempre con la intención de ayudar a alguien. Lo que no perciben es que están presas en un círculo vicioso. Desean conquistar amigos, a la familia, a los hijos, al jefe, a los compañeros de trabajo, a la pareja, al objeto de poder creer en su propia valía como persona, pues de lo contrario se sienten inseguras. ¿Por qué no simplemente ser, en lugar de estar tan sujeto al tener?

Ser nosotros mismos es tomar decisiones, aunque podamos correr riesgos, pero ¿quién ha dicho que la vida es un continuo acierto? Hay que tomar decisiones no para agradar a los demás, sino porque estamos haciendo uso, consciente y responsablemente, de nuestra capacidad de ser, sentir, pensar y actuar.

Ser nosotros mismos es eliminar la dependencia que nos impide crecer, sin miedo a quedarnos solos. ¿Cuántas personas no mantienen relaciones afectivas aunque sean destructivas? ¿O cuántas hay que llevan ropas de marca exclusiva, no porque se encuentren más cómodas, sino para obtener la aprobación de las otras personas? No dejarnos influenciar por el consumismo, por las ideas ajenas, no significa abandonar completamente a las otras personas, sino tan solo la dependencia, a veces enfermiza, de esas mismas personas. ¿Por qué no tener el coraje de romper con las amarras internas y externas que impiden la conquista de la libertad?

Esa libertad exige esfuerzos, coraje, osadía, sin permitirnos más el permanecer en situaciones o relaciones que solamente nos manipulan y nos hacen sufrir. Por estar tan acostumbrados a dirigir nuestra mirada hacia fuera, puede ser difícil mirar hacia dentro de nosotros y percibir la riqueza de nuestro mundo interior. La tan anhelada realización interior está relacionada con el conocernos a nosotros mismos, y difícilmente será posible conseguir mirar hacia dentro mientras persista la dependencia de lo externo. Y la peor dependencia aún es la búsqueda de reconocimiento y aprobación, sea de quien fuese.

Todo ser humano necesita un reconocimiento por lo que hace, pero hay una diferencia enorme entre querer ese reconocimiento de una manera sana, y depender del reconocimiento exterior por sentirse incapaz de reconocerse por sí mismo. No te incumbe cambiar el mundo, pero ciertamente podrás cambiar lo que quieras dentro de ti mismo y de tu propia vida.
Para abandonar la dependencia es necesario identificar en cuáles áreas de tu vida se hace presente. Esto requiere algunos minutos de reflexión.


Vea tambiém:
Abandonando a dependência

Rosemeire Zago psicóloga clínica CRP 06/36.933-0, com abordagem junguiana e especialização em Psicossomática. Estudiosa de Alice Miller e Jung, aprofundou-se no ensaio: `A Psicologia do Arquétipo da Criança Interior´ – 1940.
A base de seu trabalho no atendimento individual de adultos é o resgate da autoestima e amor-próprio, com experiência no processo de reencontrar e cuidar da criança que foi vítima de abuso físico, psicológico e/ou sexual, e ainda hoje contamina a vida do adulto com suas dores.
Visite seu Site e minha Fan page no Facebook.
Email: r.zago@uol.com.br


Otros artículos




  Ejercicios
 
Ejercicios Mapa Astral
Ejercicios Vidas Pasadas
Ejercicios Baraja Gitana
Ejercicios Juego de las 3 runas
Ejercicios Cuál es el color de tu miedo
Ejercicios La numerologia de las Relaciones
Ejercicios Constelaciones Familiares
Ejercicios Alineando los 7 centros energéticos de tu cuerpo
Ejercicios Mensaje del Sabio
Ejercicios I ching
Ejercicios Juego del Tarot Stum
Ejercicios Tarot de los Angeles
Ejercicios La numerologia de los colores que faltan en tu nombre
Ejercicios Central de la meditación
Ejercicios Tarot de las Relaciones
Ejercicios La cura del alma a través de los colores
 




 
© Copyright 2000-2018 - Somostodosuno.com - Todos los derechos reservados