Somos Todos Uno
     
 
Home Home Volver Volver


Astromedicina: El Asma

por: Graziella Marraccini
 
Astromedicina: El Asma
 

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

‘Todo tiene flujo y reflujo; todo tiene sus mareas; todo sube y baja; todo se manifiesta por oscilaciones compensadas; la medida del movimiento a la derecha es la medida del movimiento a la izquierda; el ritmo es la compensación’ EL CAIBALION

El acto de respirar no es un movimiento voluntario, y por lo tanto no puede ser controlado, al menos no enteramente. En ese ritmo de ‘tensión y distensión’, de toma y daca, se produce el intercambio necesario para que el oxígeno entre en nuestro torrente sanguíneo, permitiendo nuestra propia existencia.

Entre las enfermedades respiratorias, la que presenta mayor cantidad de síntomas psicosomáticos es el asma. Se manifiesta por una repentina falta de aire y una respiración típica que se parece a un silbido. Puede estar provocada lo mismo por una inflamación de las vías respiratorias que por una especie de hinchazón alérgica de los pulmones, con secreción mucosa o no.

Para la persona que padece asma bronquítica, alérgica o no, el ataque de asma se parece mucho a una especie de ahogo, y desencadena una lucha desesperada para conseguir respirar y, especialmente, espirar.

Pero el asmático tiene consigo varios problemas, tales como:

Tomar y dar. A menudo el asmático respira muy profundamente, reteniendo el aire, lo cual sobrecarga los pulmones, causando así un calambre respiratorio. El paciente debe aprender la ley de la polaridad, de modo a equilibrar la entrada y salida del aire. Por querer tomar mucho, acaba sobrecargando a los pulmones, que ya no son capaces de recibir el aire puro que él tanto necesita. De esta forma, retiene el gas carbónico que debería expirar y acaba envenenándose él solito. El tomar sin dar lleva a una sensación de ahogo. El equilibrio entre el tomar y el dar ha de buscarse en todos los sentidos, ya sea en lo referente a dinero, sabiduría, conocimiento, fama, etc. No olvidemos que recibimos en la medida que damos, si dejamos de dar, tampoco podremos recibir.
Deseo de dominio. El asmático tiene una necesidad muy grande de ejercer su dominio, lo cual, sin embargo, no quiere confesar ni a sí mismo. La hinchazón de los pulmones se debe a esta pretensión de dominio y a esta arrogancia interior que él intenta retirar de su conciencia. Cuando se enfrenta a una persona que, como él, quiere dominar al otro o cuando quiere ejercer su poder sobre un inferior, se queda como bloqueado por el enfrentamiento, y ya no es capaz de espirar, y nota ‘falta de aire’. En realidad, el asmático se daña a sí mismo únicamente para ejercer dominio sobre los demás, de forma inconsciente, claro está. Este dominio empieza con los animales domésticos (culpables de su falta de aire y que por lo tanto deben ser eliminados) y llega a los granos de polvo, a las alergias al tabaco, al aire condicionado, etc. El ataque asmático no es más que una demostración del deseo de dominio y de la arrogancia del enfermo. En realidad, él debería aprender a aceptar conscientemente su inferioridad, o sensación de inferioridad, con relación a los demás. Advertir su propia limitación y aceptarla ya es caminar hacia la curación. Si él está enojado con el mundo o con alguien, debe aprender a manifestar verbalmente su agresividad. El componente alérgico ligado al asma demuestra claramente esta agresividad no manifestada.
Deseo de aislamiento. Podemos provocar el asma en una persona haciéndole inhalar amoniaco. En un determinado momento, la persona va a bloquear el diafragma, ocasionando bronco-constricción y secreción mucosa. Este es un reflejo involuntario, cuyo objeto es impedir la entrada de algo nocivo, que viene de fuera. En el caso del amoniaco, el reflejo se produce con la finalidad de conservar la vida. De la misma forma, el asmático percibe como peligrosas algunas sustancias, de lo más simples e inocuas, existentes en el ambiente en que vive. De ahí el componente alérgico de la manifestación asmática. La impresión de ahogo, que impide al enfermo dilatar sus pulmones y espirar, es debida al miedo de permitir la entrada en sí de algo indeseado. De ahí la necesidad de aislamiento, que puede llevar al asmático hasta la muerte. Este peligro de muerte también es importante para el asmático, que se sirve de él para chantajear a los demás, ya que difícilmente el asma es una enfermedad mortal.
Negativa a encarar los lados oscuros de la vida. El paciente asmático gusta de todo lo que es limpio, claro, estéril, y por lo tanto, siente miedo de lo oscuro, lo sucio, lo desconocido. Por lo regular, se trata de un paciente de un signo de Aire, y en todo caso, como ya se ha dicho, ligado a los signos gobernados por Mercurio. Es un ser racional, y no acepta nada que no sea claramente analizado por su intelecto. Incluso la sexualidad, que pertenece a un polo opuesto que él no quiere asimilar, es llevada al pecho, que de esta forma produce una gran cantidad de mucosidad, más relacionada con los órganos sexuales en estado de excitación. La secreción es expelida por la boca, y debemos recordar aquí la relación (lo que está abajo es como lo que está arriba) entre la boca y los órganos sexuales.
La necesidad de ir a lugares elevados, como las montañas, es una necesidad de buscar un aire ‘más puro’, alejado de los valles fértiles donde la vida se reproduce. En las cumbres más altas existe únicamente la vida mineral. A veces incluso el mar es saludable para el asmático, porque en él la vida mineral es más evidente que la vida animal, oculta en sus profundidades.
En realidad debemos concluir que el asmático tiene una gran necesidad de amor, pero no ha aprendido a dar y recibir. ¿De qué forma puede él ayudarse?

Siendo honrado consigo mismo y preguntándose: ¿Dónde quiero ‘tomar sin dar’? ¿Podré encarar honradamente mi agresividad? ¿En qué campo me siento en condición inferior? ¿Qué es lo que considero sucio y poco noble, y qué es lo que quiero evitar?

El único remedio contra el miedo (que restringe) es la apertura, que viene de la honradez con uno mismo.


Vea tambiém:
Astro medicina: A Asma

Otros artículos

Graziella Marraccini astróloga, taróloga, cabalista e estudiosa de ciências ocultas e dirige a Sirius Astrology. faça seu mapa astral Atende em seu consultório em SP com hora marcada no horário comercial.
5 perguntas Frequentes, visite Canal do youtube e Facebook
Para atendimentos e consultas.
Email: contato@astrosirius.com.br


Compartilhe
Facebook   E-mail   Whatsapp




  Ejercicios
 
Ejercicios Mapa Astral
Ejercicios La numerologia de las Relaciones
Ejercicios La numerologia de los colores que faltan en tu nombre
 




 
© Copyright 2000-2019 - Somostodosuno.com - Todos los derechos reservados