Somos Todos Uno
     
 
Home Home Volver Volver


Salió Bien. ¡2018 será diferente!

por: WebMaster
 
Salió Bien. ¡2018 será diferente!
 

Autor Wilson Francisco
wilson153@gmail.com

Traducción de Teresa
teresa_0001@hotmail.com

Un cliente llamado Fernando me envió un correo: “Tengo que contártelo, Wilson, ¡salió bien! ¡Empiezo 2018 con coche propio y empleo nuevo! Me siento muy feliz. Gracias por tu apoyo. Me habías dicho que yo tenía que enfocarme en mi felicidad. Y que así, por consecuencia, mi padre sería feliz. Me pareció extraño, confieso que dudaba. La confianza en los procesos que he venido realizando contigo me dieron fuerza y ánimo para que yo diese nueva dirección a mi energía; manteniéndome enfocado en mis objetivos. Pues bien, él, mi padre, está muy contento con mi nuevo empleo. Y se ha sentido muy orgulloso de que yo hubiese comprado el coche. Y además me ayudó mucho en todas esas iniciativas. Nos hemos unido y noto que eso ha dado un ánimo nuevo”.

Ese episodio, envolviendo a un hijo y su padre, es emblemático. Hay casi siempre una disonancia entre padres e hijos. Cada uno con su modo de ver la vida. Es natural la diferencia. Desde que empecé esta actividad del Proyecto Mutación he venido observando esos buenos resultados. Y he tenido todavía más confianza cuando conocí el proceso del Ho'oponopono.
El psicólogo Dr. Ihaleakala Hew Len, considerado un “chamán abuelo”, tenía 70 años de edad y actuaba como terapeuta en Hawái. Fue el creador del proceso Ho'oponopono.

El Hospital Estatal de Hawái durante cuatro años tuvo el pabellón donde encerraban a los locos criminales muy peligrosos. El Dr. Len nunca vio a los pacientes. Firmó un acuerdo para tener una sala en el hospital y revisar sus historiales médicos. Mientras leía los historiales médicos, él trabajaba sobre sí mismo. Estudiaba la ficha del preso y a continuación, miraba hacia dentro de sí mismo a fin de ver cómo él había creado la enfermedad de esa persona.
Mientras trabajaba sobre sí mismo, los pacientes empezaron a curarse. “Después de pocos meses, los pacientes que estaban encadenados tuvieron permiso para caminar libremente”. “Otros, que tenían que permanecer fuertemente medicados, empezaron a tener su medicación reducida. Y aquellos que no tendrían jamás posibilidad alguna de ser liberados, recibieron el alta”.

Ante estos hechos afirmé todavía más la consciencia que lleva a creer que “si tú asumes completa responsabilidad por tu vida, entonces todo cuanto miras, escuchas, saboreas, tocas o experimentas de cualquier forma es de tu responsabilidad, porque está en tu vida. El Ho'oponopono significa amarse a sí mismo.
Si deseas mejorar tu vida, debes curarte a ti mismo.
Si tú deseas curar a alguien, aun que fuese un criminal mentalmente enfermo, lo haces curándote a ti mismo. ¿Se aplica eso a cualquier persona? Sí.
Como se puede observar, tanto el Dr. Len como mi cliente Fernando actuaron internamente, o sea, en sí mismos, y obtuvieron resultados extraordinarios.

¿Es magia eso? ¿Brujería? ¡No! Se trata de un simple fenómeno natural que todo ser humano puede realizar.
Hay una ley de Atracción Divina que nos conduce dentro de la Ley del Merecimiento y de la Compasión.
Tú eres atraído para estar en “algún lugar” con “determinada persona” ante “un hecho”.
Alguien dirá: ¿Y mi Libre Albedrío?
¡Pues bien! Tú fuiste conducido por Leyes Divinas. ¡Ahora bien, la decisión de realizar es TUYA!
Tú puedes tener compasión, consciencia u otro sentimiento/consciencia cualquiera y proceder! O pasar de largo, sin que te importe el hecho o la persona.

Quien le gusta y cree en la Biblia, lea la Parábola del Buen Samaritano y entenderá lo que estoy diciendo.
Volviendo a mi cliente y el psicólogo. Ellos tuvieron el valor/consciencia de poner en marcha la energía cósmica universal, propiedad de todo ser humano, e irradiando esa energía envolvieron personas que “fueron tocadas” y se transformaron.
El Dr. Len indica una manera sencilla de hacer ese proceso.
Decir 'Lo siento mucho' y 'Te amo', una vez tras otra, porque: AMARSE A SÍ MISMO ES LA MEJOR FORMA DE MEJORARSE UNO MISMO, Y A MEDIDA QUE TE MEJORAS A TI MISMO, MEJORAS TU MUNDO”.

Joe Vitale relata esta experiencia:
“Un día alguien me envió un correo que me desequilibró. En el pasado yo hubiera reaccionado trabajando mis aspectos emocionales tórridos o intentando argumentar con la persona que me había enviado aquel mensaje detestable. Sin embargo, esta vez decidí poner a prueba el método del Dr. Len. Empecé a pronunciar, en silencio: “Lo siento mucho” y “Te amo”.
No le decía esto a alguien en particular. Permanecía, simplemente, invocando el espíritu del amor, para que éste curase dentro de mí lo que estaba creando aquella circunstancia externa.

Pasada una hora, recibí un correo de la misma persona, disculpándose por el mensaje que me había enviado antes.
Observa que yo no hice ninguna acción externa para recibir esa disculpa. Yo ni siquiera contesté aquel correo.
No obstante, solamente con repetir “lo siento mucho” y “te amo”, de alguna manera curé dentro de mí aquello que había creado en aquella persona.
¡Tengo la seguridad de que 2018 va a ser diferente para ti! A partir del momento en que el foco total de tu deseo de transformación se dirija a tu corazón y tu alma.

somos todos uno WebMaster o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: info@somostodosum.com.br


Otros artículos




  Ejercicios
 
Ejercicios Mapa Astral
Ejercicios Vidas Pasadas
Ejercicios Baraja Gitana
Ejercicios Juego de las 3 runas
Ejercicios Cuál es el color de tu miedo
Ejercicios La numerologia de las Relaciones
Ejercicios Constelaciones Familiares
Ejercicios Alineando los 7 centros energéticos de tu cuerpo
Ejercicios Mensaje del Sabio
Ejercicios I ching
Ejercicios Juego del Tarot Stum
Ejercicios Tarot de los Angeles
Ejercicios La numerologia de los colores que faltan en tu nombre
Ejercicios Central de la meditación
Ejercicios Tarot de las Relaciones
Ejercicios La cura del alma a través de los colores
 




 
© Copyright 2000-2018 - Somostodosuno.com - Todos los derechos reservados