Somos Todos Uno
     
 
Home Home Volver Volver


Viajando en la nave del discernimiento consciencial

por: Wagner Borges
 
Viajando en la nave del discernimiento consciencial
 

Traducción de Teresa –
teresa_0001@hotmail.com

Desde hace mucho tiempo, varias tradiciones religiosas hablan de la venida de un ser superior para poner la casa en orden en la Tierra. Para unos es Cristo; para otros, Maytreya; y otros esperan a que descienda Kalki o algún otro luminar espiritual. O sea, hay siempre alguien esperando a que descienda algún ser celeste por aquí.
A decir verdad, esa esperanza es antigua. Y lo que cambia son únicamente los discursos y los heraldos que piensan representar al ser en cuestión, cada uno con su supuesta verdad, siempre calcada en la fe (que debe ser respetada siempre, pues la libertad de expresión es derecho inalienable de cada cual, siempre que no “dé la vara” a otros que piensan diferentemente, ni intente adoctrinar el discernimiento ajeno).
No obstante, cuando las cosas no suceden como era esperado, o la profecía de alguien falla, la decepción aparece. Entonces vemos varios fieles abandonando la nave de su fe porque el lance esperado no ruló; y otros, reinventando explicaciones y marcando nuevas fechas, como si sus conciencias dependiesen de que alguien de fuera bajase para resolver sus follones de dentro.
Hay muchas explicaciones y mucho “dijo me dijo”, pero pocos hechos concretos en apoyo de lo que les parece; y también poca fe, pues cuando el corazón arde verdaderamente en la sintonía de algo mayor que el ego humano, poco o nada representa la profecía o el heraldo tal; vale más lo que el amor dice dentro del alma; vale más sentir la luz de dentro, que sabe, aun sin ver.
Por tanto, la preocupación mayor debería ser portar tal luz dentro del corazón y no dejarse envolver por personas y cosas de fuera, siempre sujetas a cambios de interpretación o de foco.
¿Se posa la nave o no? Jesús, Kalki, el ángel y los ETs ¿bajan o no?
Sinceramente ¡yo qué sé! Y eso no tiene importancia alguna, pues lo mejor está dentro de cada ser humano, realmente. Lo malo es no tomar conciencia de que el peligro está en que la nave de los propios pensamientos no llegue a bajar en el campo de aterrizaje del corazón, perdiéndose así en la necesidad de que seres celestes de fuera tengan que venir a hacernos el trabajo.
Ese es el gran peligro: valorar la venida de alguien de fuera, prescindiendo de la propia capacidad de regeneración y progreso. Olvidar que se es un destello del Todo que está en todo, privarse de andar con las propias piernas y venerar el cielo de fuera, olvidando el cielo de dentro, real y mucho más cerca de lo que se imagina.
Qué sé yo lo que viene por ahí… Todo es posible, pero es una bendición no depender de posibilidades relativas (como todo en la vida) para ser feliz. Con nave o sin ella; con Cristo, Krishna o Buda; con espíritus, ETs o ángeles; necesitamos todos de una buena dosis de discernimiento y amor en nosotros mismos.
Necesitamos ser felices, aquí y ahora; el momento presente es lo que existe; el mañana dependerá de lo que realicemos hoy. Y, aunque así no fuese, aún dependería de cada uno de nosotros el cambio de dentro, pues éste es sensible a lo que pensamos y hacemos.
Si los grandes maestros descendiesen por aquí nuevamente, pienso que es eso lo que ellos dirían a los hombres. Y si no descienden, pienso que la propia conciencia, en el tono del sentido común y de la inteligencia, debería decirlo a sí misma.
De cualquier forma, al observar las miradas inyectadas de los supuestos heraldos y sus reacciones ante quienes no aceptan sus vaticinios, prefiero de veras quedarme con el bueno y viejo discernimiento en acción.
¡En la nave de mi vida, quien vuela alegre y se posa feliz soy yo!
Que un día por fin rule un contacto con otros seres del universo, no porque alguien lo haya vaticinado, sino porque es realmente probable, principalmente teniendo conciencia de la inmensidad sideral y del anhelo de conocer otros parajes del cosmos, que no debe ser cosa únicamente de los seres humanos.
Que ese encuentro sea en un día bien soleado, lejos de vaticinios apocalípticos y de personas miedosas, para saludar juntamente con ellos la belleza de la Naturaleza.
Para volar alegres y posarnos felices, juntos. Hasta allá, vamos moviendo el balón e intentando ser felices de la mejor manera posible, aquí y ahora, pues lo que somos depende de lo que pensamos y de lo que hacemos. Y esto nadie jamás lo hará en nuestro lugar (ni Cristo ni los ETs): ¡evolucionar por nosotros!
Con nave o sin ellas; con Cristo o no; discernimiento a todo vapor ¡por favor!
- Nota:
Estos escritos no van dirigidos a alguien (o a algún grupo) específicamente. Y retratan naturalmente sólo mi punto de vista (relativo, como el de todos) sobre la superposición de vaticinios religiosos con la temática ufológica. Nadie es detentador de la verdad. Por eso necesitamos tener la mente abierta, pues en la vida todo es posible; pero sin abdicar del filtro del buen sentido y del discernimiento en las ponderaciones. Y también sin irritaciones fuera de lugar o ataques personales a otros por esa u otra opinión; para quien razona, la cuestión es siempre la discusión sobre ideas, nunca sobre personas.

- Wagner Borges ha nacido en Rio de Janeiro, en septiembre de 1961; es investigador espiritualista, proyector extra-físico, conferencista y autor de varios libros, entre ellos la serie “Viagem Espiritual”, sobre las experiencias fuera del cuerpo.
Es el fundador del Instituto de Pesquisas Projeciológicas e Bioenergéticas (IPPB - link)
Es colaborador de varias revistas y columnista de varios Websites en Internet.
(Texto publicado originalmente en la Revista Sexto Sentido, número 81, p. 23 e 24 - Año de 2007.)




Vea tambiém:
Viajando na nave do discernimento consciencial

Wagner Borges pesquisador,
conferencista e instrutor de cursos de Projeciologia
e autor dos livros Viagem Espiritual 1, 2 e 3 entre outros.
Visite seu Site e confira a entrevista.
Email: eippb@uol.com.br


Otros artículos




  Ejercicios
 
Ejercicios Mapa Astral
Ejercicios Vidas Pasadas
Ejercicios Baraja Gitana
Ejercicios Juego de las 3 runas
Ejercicios Cuál es el color de tu miedo
Ejercicios La numerologia de las Relaciones
Ejercicios Constelaciones Familiares
Ejercicios Alineando los 7 centros energéticos de tu cuerpo
Ejercicios Mensaje del Sabio
Ejercicios I ching
Ejercicios Juego del Tarot Stum
Ejercicios Tarot de los Angeles
Ejercicios La numerologia de los colores que faltan en tu nombre
Ejercicios Central de la meditación
Ejercicios Tarot de las Relaciones
Ejercicios La cura del alma a través de los colores
 




 
© Copyright 2000-2019 - Somostodosuno.com - Todos los derechos reservados