auravide auravide

ALGO MÁS ALLÁ DE LA SEPULTURA – PARTE 1 Drummond


por Íris Regina Fernandes Poffo
irisp@uol.com.br

Traducción de Teresa
teresa_0001@hotmail.com

El escritor Carlos Drummond de Andrade (1902 – 1987) aporta su contribución desde el otro lado de la vida en el libro FAZ PARTE DO MEU SHOW* (FORMA PARTE DE MI ESPECTÁCULO).

Él nos cuenta que estuvo presente en su propio velatorio. Conoció a su mentor (o amparador o ángel-guardián), que no tenía alas, ni cabellos rubios rizados, y enseguida se puso a hacerle decenas de preguntas sobre curiosidades que siempre tuvo.

Después se marchó con él para aprender a adaptarse en el plano espiritual “sobre” la ciudad material del Río de Janeiro (RJ), donde continúa escribiendo con su “pluma estilográfica Mont Blanc desencarnada”, como él mismo la denomina.

Mirad lo que tiene para contarnos sobre la vida más allá de la sepultura:

“La muerte sería un tedio en caso de no haber vida. Sería una negación, si no hubiese nada después de la sepultura.

Imaginaos yo, acostumbrado a trabajar, a producir intelectualmente, obligado a permanecer allí parado (en el cementerio) indefinidamente. ¿El cuerpo inerte en la fría tumba, acostado, esperando la voracidad de los gusanos? ¡Sin pensar, sin producir, sin al menos ver pasar las horas!

¿Aguardar al infame juicio final? Y ¿para qué? ¿Ser enviado a un cielo de ociosos, que han aparcado en el peor retrato de mal gusto del Olimpo y no han aprendido a tocar otro instrumento más emocionante que el arpa? ¿Para ser despachado al infierno, donde el decorador se ha equivocado en la cantidad del color rojo y los hombres, por si fuese poco, tienen rabo? Pero la muerte, para paz mía, no es así”.

Él mismo describió cómo fue su tránsito a la vida espiritual:

“Pareció que yo dormía. Simplemente eso. Pero dormía un sueño diferente, con sueños nítidos poblados por seres, cosas y situaciones. Yo simplemente vivía, era todo. Pero el cuerpo no me respondía. Y ante aquella agonía de vivir sin cuerpo, y de morir sin el alma, yo veía tan sólo el cuerpo tendido con la boca abierta. Y yo – yo ya no era aquel cuerpo, conservaba mi transparencia que pasaba a través de la cama, de los muebles, de las paredes. Yo era espíritu”.

¡Relatos como este nos hacen reflexionar que la vida no se acaba con la muerte del cuerpo físico! ¡Somos espíritus inmortales! ¡Cada uno sigue su camino y un día caminaremos todos juntos en la luz!

*FAZ PARTE DO MEU SHOW (p. 66 e 67). psicografía de Robson Pinheiro por el espíritu Ângelo Inácio. 2ª edición. Casa dos Espíritos Editora. Contagem, MG. 181 pp. 2004.

Por: Iris R. Fernandes Poffo – SP/SP – octubre 2017

Este texto fue extraído del libro: “Passagens entre mundos entrelaçados” de Iris R. F. Poffo y adaptado para la página del STUM.


estamos online

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1




clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa