auravide auravide

Amparadores Espirituales - Parte 2

por Wagner Borges
Publicado dia 24/03/2008 17:26:25 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

(Segunda parte de la materia, publicada en la Revista Sexto Sentido N. 22 - junio de 2001)
El especialista en proyección astral Wagner Borges ha conversado con la Revista Sexto Sentido acerca de su actuación como amparador espiritual, ayudando a espíritus que encuentran dificultades para enfrentar la vida tras la muerte del cuerpo físico.

¿Tú has presenciado ya alguna desencarnación?
- Sí. Yo ya he visto morir a personas y he servido como elemento de ayuda en el desprendimiento. El otro día he tenido una experiencia. Vi un barco muy primitivo, lleno de africanos, que huían de algo. El barco volcó y todos murieron ahogados. Vi a los espíritus salir de los cuerpos y, al momento, apareció una mujer hindú, desencarnada, que tendía las manos y proyectaba luz, tirando de los espíritus e introduciéndolos en un vórtice de energía. Yo ya sabía que ellos serían recibidos en el lado de allá. Mentalmente ella me dijo que los seres humanos son ciegos y no están viendo ese amor, que los lleva al otro lado en el momento adecuado. Que todo el mundo recibe asistencia.

¿Quién define la venida de ese ser, que llega para ayudar? ¿Él sabe con antelación lo que va a ocurrir?

- Él ya sabe que va a suceder. El proceso de reencarnación no es aleatorio. Existe una organización extra-física, con seres más avanzados que coordinan los procesos de aquellos que están sometidos a la rueda reencarnatoria. Pondré un ejemplo: cuando tú eras pequeño, no elegiste el colegio en que estudiaste - tu padre y tu madre te han llevado allí. Después, has crecido y has podido elegir tu camino. Cuando una conciencia todavía no sabe lo que es mejor para ella, seres más avanzados coordinan el proceso hasta que alcance la madurez para decidir el camino. Entonces, esos seres hacen que ella se reencarne en países y situaciones adecuados para que aquella determinada alma aprenda lo que necesita. A veces, vienes a una vida para aprender una única característica que te está faltando. Tenemos el libre albedrío y podemos, por ejemplo, acortar el tiempo. Llamemos año lectivo a la vida en la Tierra: el cuerpo es el uniforme, el planeta es la escuela. Se te envía a un curso, cada vida es un curso. A lo largo de la vida ciertas cosas van a suceder y no son libre albedrío, sino experiencias que esos profesores preparan para que la persona aprenda algo. Pero existe el libre albedrío. Dentro del aula, el alumno no elige el currículo que va a estudiar, sino que, por ejemplo, puede elegir hacer amistad con el compañero de al lado, o no. Puede estudiar más o menos. Puede romper el pupitre, o no. La postura del alumno dentro del aula es libre albedrío - el currículo que el alumno va a estudiar, es programado. Cómo reacciona el alumno ante ese currículo, es libre albedrío.

¿Y los ciclos familiares? Dicen que reencarnamos una y otra vez con las mismas personas de un determinado ciclo hasta que las pendencias entre todas queden resueltas.
- Depende, eso también es relativo. Existen miles que reencarnan a lo largo de lo siglos y acaban encontrándose a lo largo de las vidas, pero hay muchas personas a las que aún estamos conociendo, que no provienen de una vida pasada. Algunos se preguntan: si hay reencarnación, ¿por qué la población de la Tierra continúa aumentando? Porque vienen personas de otros planetas para aquí. Existen miles de humanidades semejantes a la nuestra, desperdigadas por la galaxia, con la misma evolución que nosotros. Existen miles de otras, bastante superiores, y miles bastante inferiores.
¿Qué ocurre cuando hay una gran catástrofe, como los terremotos?
- Es una especie de karma colectivo. Las personas son atraídas a ese lugar. Por ejemplo, si necesitas pasar por la experiencia de morir en un terremoto, no vas a nacer en Brasil, sino en California, en Filipinas, en Japón, en países sujetos a terremotos. La pandilla que programa eso en el lado de allá va a encajar a la persona en un lugar en que ella pase por aquella experiencia. Eso ya es dirigido. Cuando ocurre la tragedia colectiva, la gente del lado de allá ya lo sabe con antelación y todos se preparan bastante antes. Del mismo modo que existen bancos de sangre en los hospitales, existen bancos de energía en el lado de allá. Como esos espíritus son sutiles y las personas que están desencarnando, muchas de ellas, están en condiciones bastante densas, varios meses antes ellos comienzan a extraer energía de médiums, de personas bondadosas, de grupos ocultistas, espíritas, yoghis. Ellos captan esas energías sin que nadie lo sepa y las van guardando dentro de aparatos extra-físicos. Cuando ocurre la tragedia, utilizan esa energía para romper los cordones de plata, porque son energías de seres humanos para seres humanos, más compatibles. Ya he visto eso en el lado de allá. Esos seres espirituales que ayudan - los llamados amparadores, guías espirituales o bienhechores - son personas, seres humanos desencarnados. Entre ellos encontrarás, desde gente casi igual a nosotros, del mismo nivel, personas estupendas, hasta aquel ser súper-avanzado que ya no parece gente como nosotros, sino una criatura totalmente de luz.

¿Y cómo es reclutado alguien para esa función?
- En realidad, nosotros somos agentes inter-dimensionales y ya formábamos parte de ese equipo en el lado de allá. Tan sólo reencarnamos para servir de soporte a otros. La mayoría de los sensitivos que conozco es de esa pandilla, y por eso la comunicación que tengo con ellos es natural. Yo no les considero superiores a mí, ellos son mis colegas. Ahora bien, está claro que habrá un colega más o menos igual, uno más complicado y uno más avanzado, como en cualquier grupo de amigos. Tú tendrás un amigo que es un genio, un amigo que es un pelma y uno que es igual a ti. Los espíritus son apenas seres humanos extra-físicos, no son divinidades. Por ejemplo, yo no hago plegarias para espíritus. Cuando elevo la mente en agradecimiento, pienso en un Todo, en una Consciencia Cósmica, y si tengo que pensar en alguien, pienso en alguien como Buda o Jesús, no como un foco religioso, sino como foco de inspiración, de ejemplo.

¿Tú tienes un mentor?
- Tengo varios mentores. Hay siempre dos o tres que me acompañan desde hace más tiempo. Uno de ellos se llama Vyasa, un hindú, y es al que llamo mentor de muchas cosas que escribo. Ese está muy presente. Hay otro que aparece como un chino. Y, dependiendo de la actividad del momento, uno u otro está más presente. Técnicamente hablando, guía espiritual es cualquiera que te ayude en algún camino. Incluso el ser humano a tu lado puede ser tu guía, si te abre camino. Pero por mejores que sean los guías, ninguno de ellos puede caminar por nosotros. Lo que ellos pueden hacer es señalar caminos, sugerir ideas. Y los guías tampoco retiran obstáculos del camino, porque esos obstáculos nos hacen crecer. Eso equivale a un examen en que el profesor no puede dar las respuestas al alumno. El guía, que es un profesor, un maestro extra-físico, no puede dar respuesta a algunos dramas, porque tú aprendes más en la crisis. Si el guía eliminase la prueba, la persona no desarrollaría aquella cualidad. La función del guía, entonces, es intentar inspirar, para que aguantes el tirón de la prueba, para que tu paciencia sea grande, para que tu amor no decaiga, para que tu luz continúe encendida, aunque todo esté en tinieblas en torno a ti.

¿Y cuando el guía ve, por ejemplo, que una persona va a cometer suicidio?
- Intenta al máximo posible arrojar ondas mentales para ayudarle. Pero ocurre que la persona suele estar tan encerrada en sus propias formas mentales, que se hace impermeable. Es igual que intentar conversar con un borracho. Él no escucha. Suelo decir que muchas personas están embriagadas emocionalmente: no beben alcohol, pero beben emociones pesadas, tan pesadas que la capacidad de discernimiento desaparece. La persona es impermeable a todo lo bueno que alguien intente decirle aquí mismo, en la Tierra; imagina en el lado de allá. Aquí entran las leyes de causa y efecto: a cada cual según sus pensamientos, sus sentimientos y sus actos. Es la ley más justa que conozco, en la que cada cual recibe, más adelante, aquello que ha hecho. Vamos sembrando la pista por la que andaremos; algunos arrojan clavos, y dentro de poco empezarán a pinchar los pies en los clavos que han arrojado. Pero hay personas que arrojan flores.

Esto es causa y efecto, es karma, no tiene nada que ver con punición. El umbral no es creación divina, es creación humana, porque ese plano está plasmado a partir de cosas tenebrosas que están dentro de nosotros. Ha sido el ser humano tenebroso quien ha creado el plano astral pesado, de la misma forma que el ser humano avanzado ha creado el plano astral avanzado.

Hay ancianos que desencarnan y su espíritu se manifiesta a las personas 20, 30 años después, con la misma apariencia envejecida. Otros parecen más jóvenes ¿por qué?
- El cuerpo físico no refleja nuestro estado interior. Por ejemplo, yo puedo estar mal, pero disimular y reírme, y tú no vas a saber que estoy mal. El cuerpo físico, el rostro, es una máscara que no refleja lo que pensamos, por eso podemos engañarnos unos a otros. Cuando sales del cuerpo, el cuerpo espiritual refleja lo que piensas, de modo que no es posible disimular tu estado interior. Incluso aquí, en el plano físico, a veces ves a un anciano y él tiene lozanía en la expresión; otras veces ves a un joven y está apagado. Cuando la persona deja el cuerpo, el espíritu que estaba dentro de él, con independencia de la edad, puede remozarse, porque su estado interior es joven y el cuerpo espiritual plasma una imagen remozada. Aquel que estaba mal, puede aparecer envejecido, cargado.

Si la persona deja el cuerpo con una enfermedad ¿puede continuar con ella en lo astral?
- Puede continuar hasta desprenderse del condicionamiento de la dolencia. Por ejemplo, muchos ciegos pasaron tantos años sin ver que consideran que no pueden hacerlo. Entonces, a veces se lleva a cabo un trabajo psicológico para que la persona se dé cuenta de que no está ciega y que aquello es un condicionamiento. Una vez he visto a un desencarnado que volaba en una silla de ruedas. Él no salía de la silla porque había pasado 50 años sentado en una. Esa silla ya no era física, se volvió psíquica, era su apoyo. El hombre desencarnó y se llevó consigo la forma mental de la silla de ruedas. Tras cierto tiempo él dejará de estar condicionado y pasará a volar normalmente, pero a veces la muerte no quiebra un condicionamiento.

Aun después de que el espíritu haya pasado por un hospital físico, donde su cordón astral queda desechado ¿pasa por algún tratamiento para adaptarse a la nueva realidad de su existencia sin cuerpo?
- Muchas veces. El tratamiento en los hospitales es energético, pero ¿quién puede modificar su conciencia? Se puede intentar modificar la energía, dejar a la persona más ligera, pero ella misma puede hacer que ese proceso sea arrastrado, lento. Sin contar aquellos que no aceptan que han muerto, debido a varios factores. La persona se ve en un cuerpo espiritual que refleja la apariencia del físico; mira hacia sí misma y no piensa haber muerto, porque tiene el mismo cuerpo, o porque Jesús no ha aparecido como había prometido, o porque le parecía que tras la muerte iba a estar durmiendo hasta el día del Juicio Final. Y, si le preguntan por qué nadie la ve, dice que están todos ciegos. La persona busca mil y un motivos para no admitir lo que ha pasado.

Imagina a las personas que niegan la muerte durante toda la vida - cuando mueren no van a querer discutir esto y buscan un camuflaje psicológico, distorsionando la realidad. Unos dicen que es una pesadilla, que van a despertar y descubrir que todo aquello no es verdad. O que los espíritus a su alrededor son demonios, que lo están torturando. La persona queda en un estado de confusión y, a veces, tarda en mejorar. Pero una cosa garantizo: toda persona que está bien por dentro tiene un proceso mucho más rápido en el lado de allá. Y una cosa con que no puede engañarse la gente: una excelente persona puede morir violentamente, atropellada, o asesinada. El que su cuerpo haya quedado hecho picadillo debajo de un coche no significa que ella esté mal. Un segundo después ella puede estar bien en el lado de allá. Y el que alguien se muera en la cama, durmiendo, no garantiza que vaya a estar bien en el otro lado. Hay mucho maleante que se muere mientras duerme. Las personas se engañan con la apariencia del cadáver. El género de muerte no determina la calidad de la conciencia, porque lo que determina esa calidad no es la muerte sino lo que ha hecho en vida.

Hay personas que, antes de dejar el cuerpo, empiezan a ver parientes ya fallecidos.
- Eso es porque ellos generalmente vienen a ayudar, vienen a tirar por la persona hacia fuera. Más aún alguien de edad, que ya está enclenque, con los sentidos físicos amortiguados. Esa persona está obteniendo un adelanto y, días antes, ya empieza a ver a la pandilla. Me parece fetén que la persona se desprenda consciente del proceso, porque ella lleva consigo esa certidumbre y en las próximas vidas, nace encarando la cuestión de la muerte como algo natural.

Una recomendación que doy al lector: si la persona por ventura está saliendo del cuerpo en la hora de la muerte, y se encuentra consciente, verá seres a su alrededor. Si viese algún vórtice energético, debe entrar, porque llevará a cabo un paso entre dimensiones tranquilo. Si no ve a nadie - porque a veces, debido a la diferencia de vibración en ese momento, el cordón de plata aún no se rompió; los seres están allí, pero la persona no los está viendo - un consejo que doy es tender las manos hacia delante y proyectar luz en el centro de la frente. ¿Qué ocurre? El patrón dimensional del cuerpo espiritual de la persona cambia, y ella ve a todos a su alrededor.

Y ¿qué ocurre después de que alguien desencarna, pasa por un hospital y ya se encuentra adaptado a su dimensión?
- En esas dimensiones hay ciudades extra-físicas plasmadas por seres avanzados, en las cuales viven comunidades de espíritus. Cuando la persona sale del cuerpo, ve el ambiente inmediato, la habitación, la cama. La próxima dimensión es el umbral, el plano astral más pesado. Pasando por él, están los hospitales extra-físicos y, a continuación, las ciudades astrales. La persona no necesita pasar por una dimensión inferior para llegar a otra, porque es una cuestión de sintonía. No es un desplazamiento espacial, sino un desplazamiento de la conciencia.

Esas ciudades, que existen sobre los lugares físicos, recuerdan los ambientes inmediatos de donde la persona ha salido. Por ejemplo, una ciudad extra-física por encima de São Paulo refleja una realidad igual a la de São Paulo. Los espíritus mantienen una realidad igual paralela para que la persona se sienta ambientada luego de desencarnar. En esas ciudades espirituales no existen problemas de dinero o de violencia - es como si fuese la humanidad estupenda, proyectada en el lado de allá. Es un ambiente humano, con nivel igual al nuestro de aquí, solamente que proyectado en el lado de allá. Entonces, las personas tienen actividades de trabajo, esparcimiento, como aquí, pero todo simplificado y profundizado. O sea, es el plano físico perfecto. Después de esas ciudades extra-físicas - en que la persona recupera el recuerdo de vidas pasadas, reaprende a volar, retorna a su nivel - pasa a otra frecuencia, más compatible con su estado interno. Son los llamados lugares de estudio y aprendizaje. Todos los que están allí saben que han tenido otras vidas, recuerdan todo, saben trabajar con la energía y ya ayudan a otros. En esos ambientes aún se ve la división en hombre y mujer. El espíritu no tiene sexo, pero ellos mantienen la identidad.




estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

Amparadores Espirituais - Parte 2




Sobre o autor
wb
Wagner Borges é pesquisador, conferencista e instrutor de cursos de Projeciologia e autor dos livros Viagem Espiritual 1, 2 e 3 entre outros.
Visite seu Site e confira a entrevista.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Treinando a não-mente
artigo Horário
artigo Ativação dos sentidos interiores
artigo Amigos extrafísicos


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa