auravide auravide

Apometría Kármica


Traducción de Teresa - [email protected]

Autor Maiana Lena - [email protected]

A lo largo de la jornada espiritual, cada fracción de alma constituida por una esfera monádica en particular reencarna en varias frecuencias y planos tridimensionales con el objetivo de crecer y evolucionar. A cada reencarnación va agregando el conocimiento en todos los aspectos de la vida material, emocional, mental y espiritual. Se hacen necesarias muchas vidas para que cada fracción de alma pueda ascender a planos más elevados.

En el transcurso de estas innumerables reencarnaciones, cada fracción de alma va somatizando estándares kármicos obstructivos en su jornada espiritual, dando ocasión a la necesidad de futuras reencarnaciones con el objetivo de perfeccionar y transmutar el patrón kármico de esa situación, obteniendo el aprendizaje necesario en su camino de vida. Conforme a sus necesidades, cada espíritu va a pasar por el proceso de 10, 100 o 1000 reencarnaciones, porque la finalidad del espíritu es su evolución en los trámites tridimensionales en todas sus formas de expresión de vida, tanto mineral, como vegetal, animal y humano. El objetivo de la reencarnación no es pagar débitos kármicos sino obtener el aprendizaje necesario para el camino evolutivo de cada parcela de alma en la vivencia de los patrones evolutivos de la tercera dimensión.

Lo que nos pone en sufrimiento en la gran mayoría de nuestras encarnaciones no es el débito kármico que traemos de otras encarnaciones, sino las frecuencias que mantenemos con otras parcelas de vidas ligadas a nuestra esencia primordial que se encuentran reincidiendo en patrones pesados y comprometedores para la esencia monádica correspondiente. Toda fracción de alma reencarnada mantiene conexión con otras fracciones de vida que se hallan paralelamente ligadas al propósito de vida en cuestión. Entre tanto, la espiritualidad inferior usa los referidos errores de las fracciones de alma que pasan por la reencarnación originando culpa y miedo, resultantes del mal uso de la experiencia de vida, lo cual mantiene a muchas almas presas a sucesivas reencarnaciones.

Para cada nueva encarnación, a nivel astral es creado un fragmento de consciencia correlativo a cada encarnación, donde queda acoplado a la consciencia del espíritu, funcionando como registro para futuras reencarnaciones, reviviendo entonces, a nivel consciente, los procesos kármicos que objetivaron que un grupo de espíritus volviesen a encontrarse. A cada reencarnación son “despertados” todos los fragmentos de consciencia en correlación con la experiencia reencarnatoria, para que puedan actuar en el compromiso kármico implicado en la situación. Los demás fragmentos de consciencia de cada espíritu no correlativos con las personas y situaciones de aquella reencarnación, permanecen acoplados y guardados en el cuerpo búdico para ser trabajados en el momento oportuno.

Como parcelas de consciencia fragmentada, experimentamos a cada renacimiento el aprendizaje necesario para el proceso evolutivo de la esencia monádica a que estamos afectos. Aun inconscientemente de esa misión monádica nuestra, vamos recibiendo gradualmente el propósito de nuestro objetivo reencarnatorio, el cual es mucho más amplio que una simple condición particular de rescate kármico en correlación con un grupo de personas y/o situaciones. Dependiendo del grado evolutivo en que nos encontramos, podemos ascender no sólo nuestra parcela de alma sino la de otras muchas fracciones de almas ligadas a nuestra esencia multidimensional que se encuentran en condiciones de efectuar este salto cuántico.

Dentro de este proceso de profundo despertar, es de vital importancia que cada fracción de vida que haya alcanzado cierto nivel de despertar trabaje en el rescate de sus fracciones de alma que todavía estén dormidas en la ilusión del ego y presas en los dominios de la dualidad de la tercera dimensión, teniendo en vista que si no lo hacen quedarán expuestos a las frecuencias de estas realidades paralelas, lo cual traerá gran sufrimiento a la fracción que ya se halla en un nivel superior de consciencia. Todas las fracciones de almas reencarnadas en los dominios de la tercera dimensión poseen paralelamente fracciones de almas en regiones umbralinas y similares, lo cual las coloca en la misma frecuencia si se hallan en el mismo grado evolutivo, y en el compromiso de ayudarlas, en caso de que no lo estén. Si la fracción de alma aquí reencarnada ha alcanzado en el transcurso de sus experiencias tridimensionales cierto grado evolutivo, se conectará con fracciones ligadas a la espiritualidad superior, que se agregarán a su yo multidimensional, lo cual proporcionará gran soporte a las fracciones de alma que no hayan alcanzado esa fase.

La Apometría Kármica viene para ayudar en este proceso, reconduciendo fracciones de almas que desde hace mucho vienen buscando reconectarse a la frecuencia de su Yo Multidimensional y reconducirse a un nuevo proceso evolutivo dentro del contexto de la esencia monádica a que pertenecen. Dentro del trabajo de la Apometría Kármica, la fracción de alma será gradualmente reconducida a un nuevo nivel de consciencia, al igual que todas las fracciones de almas conectadas paralelamente a su frecuencia de vida. Es un trabajo gradual que implica el compromiso de la parte en cuestión, teniendo en vista que al dar inicio a este profundo despertar estará trabajando concomitantemente no sólo su despertar y la trasmutación de patrones kármicos agregados a su consciencia, sino el de todas sus fracciones de vidas paralelas que están en conexión con el proceso kármico en el aquí y ahora. No es posible para una fracción de alma ascender sin que todos sus fragmentos de almas también lo hagan. En ese proceso, la llama violeta se convierte en una importante aliada en el proceso de trasmutación y reconducción de la fracción de alma a un nivel de armonía experimentado por su Yo Multidimensional.

La Apometría Kármica tiene el potencial de tocar y transformar los registros akáshicos del paciente y de todas sus fracciones de vidas, en correlación con su vida actual y agregadas a su consciencia. El objetivo del tratamiento es trabajar la sanación y la trasmutación no sólo de la fracción de vida encarnada aquí y ahora, sino además las de todos los niveles y subniveles dentro de otras realidades en correlación con la actual encarnación. Si la sanación no es operada dentro de estos patrones, no alcanzará los resultados anhelados. Cuando el atendido alcanza estos niveles más profundos, poderosos cambios surgen naturalmente en su vida, afectando positivamente a todo su proyecto de vida.

Infórmate sobre el Tratamiento de Apometría Kármica

Maiana Lena - Terapeuta Energética Multidimensional


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa