auravide auravide

Aprender a lidiar con el sufrimiento


por Flávio Bastos - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

"Quien mira para fuera, sueña. Quien mira para dentro, despierta.” (Carl Jung).

Cuando se trata de análisis del inconsciente, ni el psicoanálisis ni tampoco las psicoterapias o terapias que rescatan informaciones de la memoria extra-cerebral (vidas pasadas), operan el milagro de la curación.

Es el sujeto ante sí mismo y ante el propio sufrimiento, quien debe elaborar, lentamente, los cambios psíquicos que son el objetivo mayor de cualquier análisis del psiquismo.

Es a través de percepciones, proporcionadas por la actividad interpretativa del analista – o psicoterapeuta – durante el proceso analítico – o terapéutico – como podrán producirse los cambios psíquicos.

El término “percepción” se refiere a la comprensión interior, al discernimiento o a la comprensión súbita de un mecanismo psíquico que era desconocido o inaccesible a la luz de la conciencia.

La “elaboración” informa que la mente del paciente está trabajando en el sentido de integrar sucesivas percepciones parciales que están siendo adquiridas en el curso del análisis del inconsciente.

Por tanto, percepción y elaboración son indispensables y deben formar parte de los métodos analíticos o psicoterapéuticos, sean éstos de la escuela tradicional o de la línea alternativa que trabaja con la perspectiva de la investigación interdimensional del inconsciente humano.

En la praxis, la aguzada perspicacia del profesional debe captar las informaciones que emergen durante el proceso analítico o psicoterapéutico. Sin la atención fluctuante y permanente, se hace difícil para el terapeuta o analista hacer la lectura de la asociación libre de su paciente, o incluso, las interpretaciones necesarias del rico material que emerge de las memorias cerebral o extra-cerebral de una sesión regresiva.

En esa dirección, si partimos del presupuesto de que no existe milagro de curación en esa relación, orientar al paciente a lidiar con su sufrimiento representa la meta de cualquier proceso psicoanalítico o psicoterapéutico que tiene como referencia la curación como forma de maduración a través de la lenta elaboración psíquica, que permite obtener una alteración conductual que lleve al individuo a cambios psíquicos estables y definitivos.

El caso que estudiaremos a continuación revela la necesidad de una mecánica de trabajo que proporcione al paciente condiciones para que él procese su auto-curación, o sea la sanación interior basada en un mejor nivel de comprensión de los mecanismos psíquicos que dan origen a su sufrimiento.

ESTUDIO DE CASO

Michel es el resultado de una experiencia muy sufrida con la figura paterna, que le ha dejado marcas muy profundas en su psiquismo. Fruto de la relación con un padre severo, distante y dependiente del alcohol, que bebía y se volvía agresivo con la familia.

Consecuencia: Michel se convirtió en un adulto tímido, con baja autoestima y graves dificultades en la relación de ámbito afectivo. Su sufrimiento lo llevó, durante algunos años, a consumir drogas, en una tentativa de hacer más llevadero su dolor psíquico.

Su sufrimiento, por lo tanto, es real, originado por traumas psíquicos producidos en la niñez, que afectan considerablemente a su calidad de vida. A partir de esa realidad fuimos en busca de sintonías en su pasado, por medio de la regresión de memoria.

En el proceso regresivo Michel siente angustia y miedo: “No, yo no quiero ver”, dice, al tiempo en que aprieta los ojos. Y bloqueado queda, hasta comprender que debe liberar el contenido que está volviendo a vivir, y dejar que fluya su sentimiento asociado a las emociones reprimidas.

A medida que libera el flujo de la experiencia infantil, él ve a su padre tirado en la acera frente a la vivienda de la familia. Michel se acerca y “mira” la escena a través de su apreciación y sentimientos de niño. Le pregunto qué siente en aquel momento. Michel verbaliza: “constreñimiento, vergüenza”.

En la secuencia regresiva, con mucha dificultad él ayuda a levantarse a su padre, quien camina tambaleándose hacia la casa y, colérico, da un puñetazo a una cristalera. Las astillas del cristal alcanzan la mano de Michel, que sangra.
Alertados por sus llantos, unos vecinos lo socorren, llevándolo para casa.

El padre, según él, permanece propinando puñetazos y patadas a la puerta de la casa, en la tentativa de hacer que su mujer le abra la puerta, para que él pueda entrar. El episodio marca extremadamente a Michel. Le pregunto qué siente en aquel momento. Respuesta: “miedo y vacío”.

Termina la regresión en que se destacan cuatro palabras-clave de importante significado, que deben trabajarse en las siguientes sesiones de psicoterapia de orientación psicoanalítica: constreñimiento, vergüenza, miedo y vacío (de la indiferencia y del abandono parental).

Subyacente a las palabras-clave está el sufrimiento psíquico relativo a la vida actual de Michel. Palabras cuyo significado lleva a interpretaciones, percepciones y elaboraciones, que son imprescindibles para que Michel aprenda a lidiar mejor con su sufrimiento.

Observación: la verdadera identidad de la persona ha sido preservada.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa