auravide auravide

Ascensión Espiritual


por Ivan Maia Fernandes - esoteraph@gmail.com

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

La misión mayor de todos los seres es buscar su ascensión espiritual. Es un anhelo del alma. La vestidura física, la materia densa y los placeres que de ella provienen acaban enmascarando esa necesidad. El ego comanda el espectáculo y lleva al hombre a la búsqueda del placer y del tener, olvidando el ser y el espíritu. Muchos se vinculan a una religión y frecuentan sus templos de cuerpo presente y alma ausente, en una actitud meramente social. Pero es preciso repensar, reflexionar sobre esa actitud, pues actualmente el proceso de ascensión planetaria se ha acelerado. Urge que despertemos para esa realidad que ya no tiene retorno. Nuestro proceso de evolución está vinculado al de la Tierra. Al fin y al cabo somos un todo, somos todos uno y formamos un organismo único teniendo que caminar juntos.

¿Qué viene a ser la Ascensión Espiritual? Ascensión es elevación, crecimiento, aumento. ¿De qué? De la frecuencia vibratoria de nuestros cuerpos sutiles y energéticos. ¿Para qué? Para tomar conciencia de nuestra naturaleza divina, cambiar nuestra manera de ser y ayudar a nuestros hermanos encarnados, y por consiguiente, a todo el planeta, a cambiar también. Con el aumento de nuestra frecuencia vibratoria entramos en sintonía con el acelerado proceso de ascensión planetaria para que se forme el soñado Paraíso.

¿Cómo se produce la Ascensión Espiritual? Gradualmente, por medio de Iniciaciones. Para esas Iniciaciones ¿es preciso un ritual? No necesariamente. Es preciso que estés presente, consciente, y que consigas recibir el quantum energético que está siendo encaminado a ti. ¿Por un Maestro? Por lo regular, sí. Solo mira esto: Dios y los Maestros Ascendidos no están en el cuerpo físico. Ellos son, trabaja, actúan, interaccionan con el plano físico, básicamente con Luz, Color, Sonido y, de manera general, Energía. Entonces, Ellos proporcionan al discípulo una emanación especial, particular, de Luz/Energía que hará que éste dé un salto cuántico energético. Durante las Iniciaciones, se llevan a cabo grandes limpiezas kármicas y, por ende, diversos aspectos oriundos de esos karmas quedan entonces curados.

Sin embargo, Ellos necesitan que tú pidas su ayuda. Tenemos el libre-albedrío, ¿cierto? Ellos no están autorizados a hacerlo si no se les solicita. No obstante, situaciones triviales también permiten expansiones energéticas. Por ejemplo, un niño te sonríe y tú, al percibir la belleza y pureza de esa simple y sencilla sonrisa, logras abrir una especie de portal consciencial y tomar decisiones, ver la vida de una manera distinta. Evolución es ganancia consciencial, es apertura de visión y demás sentidos… La Iniciación puede producirse también por medio de todo aquello que lleve a una expansión de tu conciencia: ejercicios de yoga, lecturas de ciertos textos/libros, Tai Chi Chuan, Reiki, prácticas meditativas, limpieza energética, etc.

Cada Iniciación aporta saltos cuánticos y evolutivos al espíritu. Como en una escalera, vamos peldaño a peldaño, subiendo algunos, bajando otros, pero elevándonos y atravesando portales que abren nuevas percepciones y proporcionan cambios permanentes en el estado energético y vibracional. Con todo cuidado, orando y vigilando para no caer, y perseverando etapa tras etapa, llegamos finalmente a la Ascensión, a la Iluminación, convirtiéndonos en emisarios inmediatos de la Gran Fraternidad.

Según Djwal Khul, todo el proceso de ascensión y de transformación de nuestro ser en Luz, se verifica en treinta minutos.

Formalmente, un trabajo de Ascensión Espiritual, según el Dr. Joshua David Stone, es un proceso iniciático dividido en varios niveles. Cada nivel representa el progreso energético alcanzado por la persona. Inicialmente, el Camino de la Probación precede al Camino de la Iniciación, que llevará al entonces Aspirante Espiritual a la condición de Discípulo y a las primeras cinco Iniciaciones que anteceden a la sexta Iniciación, cuando se produce la Ascensión Planetaria; entonces, el adepto se convierte en Maestro Ascendido con la fusión de la Luz de la Mónada al plano físico. Es prerrogativa del adepto permanecer en la Tierra y continuar en servicio, manteniendo su cuerpo físico.

Según el Dr. Joshua David Stone, ascender es convertirse en el Cristo, es convertirse en un Buda perfeccionado, en un Maestro Espiritual plenamente desarrollado y un ser realizado, a quien la ley del Karma ya no se aplica, pues el adepto está totalmente fundido con el Plano Monádico de Conciencia. Para ello hay que equilibrar al menos el 51% del Karma de todas sus encarnaciones anteriores y haber cumplido su misión en el plano terrestre. El Ser, en esa fase, se libera definitivamente de la Samsara, la rueda de las reencarnaciones.

Si tú te consideras candidato a la Ascensión, investiga sobre tus deberes ascensionales y declárate disponible para la Ascensión ante Sanat Kumara y toda la jerarquía espiritual, en meditación, relacionando y ofreciendo tus habilidades y dones y declarando lo que quieres dar de ti para la Ascensión, para la realización de tu Dios Interior y para la Humanidad. Repasa tus experiencias espirituales y verifica qué es lo que te ha quedado por hacer en esta vida.

Aunque no es solo eso. Hay 352 niveles de iniciación, anclaje del cuerpo de Luz y ascensión hasta la realización de Dios. Solo para hacernos una idea – aunque no para que nadie se desanime – cuando Jesús se convirtió en Cristo, lo hizo únicamente al nivel planetario, no al galáctico, universal, multiuniversal ni cósmico, los cuales él está trabajando ahora. Nunca ningún ser encarnado en la Tierra ha pasado del nivel 22 o 23, según enseñanzas de la I Am University, Universidad de los Maestros Ascendidos Integrados.

Algunos aspectos caracterizan el estado de ascensión:
- la capacidad de expresarse en cualquier plano de conciencia, en cualquier tiempo y no solo en el plano físico;
- la capacidad de materializarse y desmaterializarse a voluntad;
- la capacidad de materializar instantáneamente aquello que necesitamos y deseamos;
- un sentimiento de unión permanente con Dios y con todos los seres, encarnados o no, y la conciencia de ser un servidor del mundo;
- el poder de dirigir la propia vida para que sea como se desea;
- la capacidad de bilocarse y solo desencarnarse cuando se desee;
- apertura de las facultades psíquicas, como la clarividencia, la clariaudiencia y la clarisciencia o la telepatía;
- el cuerpo del ascendido se presenta a la percepción común como otro cuerpo humano cualquiera, pero teniendo, como se ha descrito antes, capacidades que van mucho más allá de las naturalmente humanas;
- capacidad de construcción y de manifestación de formas-pensamientos, maestría de tiempo-espacio, viajes en el cuerpo de Luz y habilidades de sanación; y,
- poder asumir el cuerpo que se quiera, cambiar de apariencia y rejuvenecer, si se desea."¡El propósito de la vida es la realización del espíritu, del Ser, del Cristo, del Buda y de Dios por el alma! Esto es qué y quién somos nosotros verdaderamente, ¡pero todos tenemos que seguir el camino de la Ascensión, iniciación y anclaje del cuerpo de luz y activación y desarrollo de la conciencia para la realización de esa gran verdad!"
I Am University, Universidad de los Maestros Ascendidos Integrados

Un beso de luz en vuestro corazón y muchos saltos cuánticos evolutivos.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa