auravide auravide

¡Asume con propiedad el sitio que es tuyo por derecho!


por Teresa Cristina Pascotto - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

En un texto anterior – “No te dejes limitar por agentes externos”, hablaba sobre crear un sitio en nuestra vida (solo es una posición, una condición interna), donde sea posible sobrepasar nuestras limitaciones y llevar a cabo modificaciones reales en nuestra vida. Hablaba asimismo sobre una condición externa que nos saca de ese puesto. Ahora hablaré sobre algunos de los motivos internos que nos hacen dejar ese puesto tan disponible hasta el punto de que alguien nos lo quite. No somos víctimas de nada, somos siempre responsables por todo lo que nos ocurre. Si estuviésemos firmes en nuestra posición en ese sitio, nada ni nadie tendría el poder de arrebatárnoslo. Por tanto, es preciso mirar hacia dentro, para descubrir qué condiciones y verdades, ocultas en nuestro inconsciente, han sido las responsables de esa pérdida.

Cuando conquistamos ese lugar experimentamos sensaciones agradables de satisfacción, plenitud y confianza; pero juntamente con esas buenas sensaciones, también advertimos sensaciones incómodas y desagradables. En un primer momento nos sentimos victoriosos, pues hemos vencido muchos obstáculos para lograr estar allí, pero tales obstáculos han sido creados por nuestro Ego, para que no llegásemos. El Ego tiene miedo de lo que allí pueda pasarnos, sabe que en ese lugar podremos rescatar muchos de nuestros potenciales, dones, sabiduría, fuerza interior, y que eso nos permitirá ir más allá, recorriendo el camino de nuestro Espíritu.

Ciertamente no es eso lo que quiere el Ego, pues nuestro inconsciente está cargado de memorias de vidas pasadas, en las cuales habíamos vivido experiencias similares a las que hemos programado para vivir en esta vida; y en ese lugar estaremos más cerca de adentrarnos por el camino que nos llevará a la realización de todo lo que él más teme. Esas experiencias anteriores nos trajeron sufrimiento, dolor, desilusión y consecuencias peligrosas, y el Ego quiere evitar, a toda costa, que nos acerquemos siquiera a escribir historias parecidas a las anteriores; considera que obtendremos los mismos resultados negativos y destructivos. Pero lo que no sabe es que nuestro espíritu ha programado esta vida actual, con las condiciones adecuadas para que podamos superar dificultades similares a las pasadas y nos ha llenado de capacidades y potenciales que nos dan todas las posibilidades de lograr “salir triunfantes” en esta existencia.

Estando en ese lugar las posibilidades de cambios empiezan a manifestarse, empiezan a ocurrirnos situaciones diferentes, saludables y buenas. Al principio lo saboreamos y nos gusta, e incluso empezamos a ser aceptados, apreciados, amados y reconocidos, lo cual normalmente no ocurre, y es lo que el Ego más desea. Pero cuando el Ego percibe que estas cosas buenas solo son las “contraseñas secretas” para el comienzo del salto cuántico en nuestra vida, empiezan a sonar alarmas de peligro y él inmediatamente se pone a crear dificultades para impedirnos proseguir, y alza sus armas secretas contra nuestro avance, aquellas que siempre nos hacen sufrir, produciendo en nosotros las viejas sensaciones tan conocidas de temor, angustia y confusión; el inconsciente empieza a liberar varias memorias de dolor de experiencias pasadas, lo cual hace que empecemos a retraernos, a cuestionar y a dudar de si ese lugar es de veras bueno.

Habíamos subido, peldaño por peldaño, hasta ese lugar y el Ego empieza a hacernos retroceder, a bajar los escalones, a alejarnos de la parte inferior de la “escalera”. No nos hace renunciar, pero nos aleja del lugar, aunque sin el debido cuidado de protegerlo. Las dudas y el miedo se apoderan de nosotros y empezamos a encontrarnos raros, toda aquella felicidad que sentíamos empieza a dejar lugar a la tristeza y al desánimo.

En ese momento, llenos de dudas, dejamos de lado nuestro puesto, no lo abandonamos pero tampoco lo asumimos con propiedad. Damos a entender que el sitio está disponible y cualquier persona oportunista, que no esté preparada para crear su propio puesto o que no quiera pasar por ese trabajo, detectará la vibración del puesto vacante. Así, esa persona, que está más desequilibrada y desesperada por encontrar un puesto para sí, juntamente con el apoyo de todos los familiares que buscan el retorno al “orden familiar”, fácilmente encontrará nuestro sitio disponible y tomará posesión de él.

Cuando nos damos cuenta ya es demasiado tarde para reclamar nuestro derecho. Principalmente debido a la intensidad con que esto ocurre, con la influencia de toda la familia, según expuse en mi artículo anterior.

Si bien podemos entender que eso no ha sido del todo malo. Si hemos tenido dudas, se debe a que tenemos cuestiones internas que tratar, antes incluso de proseguir. Si no las tratamos, ciertamente las cuestiones relativas a esas dudas se manifestarán más adelante, en algún momento de nuestra trayectoria, pudiendo pillarnos muy desprevenidos y hacernos un daño mayor. Ya que las dudas muestran que hay algo que debe ser conocido y acogido dentro de nosotros, para solo entonces poder proseguir con seguridad, entonces es mejor que nos detengamos a verificar esas cuestiones. Lo ideal sería que estuviésemos en nuestro sitio, sintiendo la felicidad al igual que las dudas, pero de forma responsable podríamos pararnos a descubrir el significado y sentido de nuestras dudas. Respecto de las cuestiones que se manifestarían, lidiaríamos con ellas, y estaríamos más capacitados para seguir adelante. Claro que el Ego ha providenciado todas las incertidumbres para hacernos retroceder, pues si alguien tomase nuestro puesto, esto dificultaría aún más nuestra jornada.

Pero debemos aprovechar para nuestro beneficio todo lo que nos sucede, “lo bueno y lo malo”, revertiendo cualquier resultado a nuestro favor. Así, incluso aunque el Ego esté providenciando todos esos sabotajes contra nuestra intención de recorrer el camino de nuestro Espíritu, esto nos ha fortalecido y nos ha hecho comprender la vida con una mirada nueva, sin sentirnos víctimas de circunstancias, sino muy responsables por todo cuanto nos ocurre, pudiendo, incluso, reverenciar a nuestros familiares por todas las experiencias que nos proporcionan. Así, ahora más fortalecidos, podremos crear un nuevo sitio, mejorado y adaptado a nuestra realidad interna y externa; estaremos más atentos y sabedores de que nuestras sensaciones de conflicto serán únicamente los indicadores de que aún queda algo por conocer y comprender, antes de que estemos realmente listos para los próximos pasos.

La vida sucede paso a paso… si tenemos prisa o desertamos al menor signo de dificultad o contrariedad, nunca saldremos del mismo lugar.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa