auravide auravide

Cada uno se enfrenta a la muerte a su manera


Por Íris Regina Fernandes Poffo
irisp@uol.com.br

Traducción de Teresa
teresa_0001@hotmail.com

Muchas personas evitan pensar y tener conversación sobre la “muerte”. ¿Será por miedo? Porque creen que todo se acaba en un ataúd, bajo la tierra. ¿Será porque su ser querido se fue y nunca más mandó noticias del lado de allá? La muerte es la única certeza que tenemos en la vida, y, tarde o temprano, aparecerá para llamarnos o para llamar a nuestros parientes y amigos. No sirve de nada negarla o huir de ella.
La psiquiatra Dra. Elisabeth Kübler-Ross (2005) afirma que el miedo a la muerte está presente en la raza humana desde hace muchos siglos. Comenta que en el inconsciente humano, la muerte es algo imposible de suceder con nosotros mismos. Cuando se trata de otros, es diferente, porque son los otros. Ella explica que es “inconcebible para el inconsciente imaginar un fin real para nuestra vida en la Tierra”, algo que escape a nuestro control.

La muerte para los adultos entonces está asociada a algo malo, ya que los niños tienen otra concepción, según hemos de ver aún en este capítulo. Por ser algo malo entonces pasa a ser enemiga, y siendo enemiga ¿debe ser combatida? No en vano la medicina y la biotecnología juntas están creando diversos medios para prolongar la vida y aliviar el dolor.
Pero no siempre es mala. Ante la muerte cercana de un ser querido anciano, enfermo, terco y “cascarrabias”, las personas demuestran cierto alivio. Ante un grave accidente, a consecuencia del cual la persona quedará “vegetando” por haber sufrido lesión cerebral, se prefiere morir antes que vivir así.

La reacción de las personas ante la muerte depende, entonces, de varios factores, como el motivo que ha llevado a ese tránsito, el tipo de relación que había entre el que se fue y el que ha quedado, la conciencia limpia o llena de culpas, entre otros. El temor a la muerte puede estar asociado con el miedo a lo desconocido y con ideas preconcebidas de infierno y castigo. Después de la muerte ¿será el alma sometida a juicio? ¿Serán pocos los que van al cielo? ¿Irá la mayoría al purgatorio o al infierno, “pues todos somos pecadores”? ¿Despertarán un día los muertos, cuando los ángeles toquen las trompetas?

El más extraño de estos conceptos para mí, cuando era adolescente, era aceptar el hecho de que el alma pudiese volver a un cuerpo físico que ya estaba deteriorado, prácticamente hecho polvo, como en el caso de mi tatarabuelo.
¿Cuál es el verdadero papel de la religión ante la muerte? La falta de una creencia en algo, o en algo superior, hace más difíciles los últimos momentos del ser humano, como relata la Dra. Elisabeth según los cientos de entrevistas que hizo a pacientes terminales en los EUA. ¡La religión o la filosofía de vida sí que influyen de alguna forma! Los que son más esclarecidos y maduros espiritualmente, tienden a lidiar mejor con la muerte que los que son más materialistas, porque aquellos están seguros de que la vida continúa.

Para saber más lee a la Dra. Elisabeth Kübler-Ross: “Sobre la Muerte y el Morir” (2005).
Iris R. Fernandes Poffo – SP/SP - 2013



estamos online

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1




clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa