auravide auravide

Cada uno vive el mundo de acuerdo con su visión kármica


Traducido por Melissa Park - meishiman@hotmail.com

Estar al lado de aquellos que nos ayudan a ver con más claridad es una bendición!
La semana pasada, mi hijo Lama Michel visitó el Brasil por una semana. A partir de un hecho muy simple, pude tener una gran enseñanza: al apretar los botones de la cámara filmadora, intentando ajustar la cinta en la última imagen gravada, él me dice: “Mamá, es sólo apretar este botón en la pantalla de vídeo, él ajusta la cinta solito”. Jamás me había pasado la idea, que podría tocar la pantalla, y mucho menos que habría una forma tan simple y fácil de ajustar la cinta en la última imagen gravada. Me reí, y le dije: “Creo que es eso lo que tú haces en nuestra vida: apuntas un camino más próximo y más fácil, que yo ni imaginaba poder recorrer”!

A veces, ciertas personas, o hasta frases cortas, nos ayudan con puntos simples que efectivamente amplían nuestra visión del mundo. En estos momentos, percibimos como vivimos según nuestra percepción limitada: sin darnos cuenta, somos el resultado de los límites que nos imponemos!

Así como una conversación esclarecedora es capaz de develar malos entendidos, conquistar una nueva visión de una situación limitadora trae alivio y regenera la capacidad de seguir adelante. Como es posible vivir una misma situación de modos tan diferentes!

Cada uno vive el mundo de acuerdo con su visión kármica. O sea, una única realidad consiste en una experiencia de infinitas realidades diferentes.

Según el budismo tibetano, todos los seres con karma semejante poseen una misma “visión kármica”, esto es, comparten el mismo conjunto de percepciones del mundo a su alrededor. Por ejemplo, nosotros, los seres humanos, somos muy parecidos unos con los otros por que poseemos la misma visión kármica; claro que, debido a las fuerzas del karma individual, cada uno vivencia de un modo particular su propia visión kármica. Dentro de cada reino, la condición kármica de cada ser es única.

Todo lo que vemos es el resultado de aquello que nuestra visión kármica nos permite ver. Nada más que eso. La visión kármica es el resultado de nuestras proyecciones mentales: deseos que no son reprimidos con éxito y tienden a ser proyectados como un “enemigo interno” de la personalidad. En este sentido, la visión kármica es un reflejo de un conflicto interior.

La existencia humana no es la única visión kármica posible. Según la psicología budista, existen seis grandes visiones kármicas impuras, descritas como tres reinos superiores y tres reinos inferiores. Los tres reinos superiores incluyen a los dioses, semidioses y los humanos. Los tres reinos inferiores se refieren a los animales, los fantasmas hambrientos y los seres del infierno.

Cada reino es marcado por la contaminación de una fuerte emoción negativa que produce una percepción particular de la realidad. El reino de los dioses es marcado por la pereza y por el orgullo; el reino de los semi-dioses por la envidia y los celos; el reino de los humanos por el deseo de poses; mientras que el reino de los animales es marcado por lo miedo y la ignorancia; el reino de los fantasmas hambrientos por la avidez y finalmente, el reino de lo infiernos por la rabia e impaciencia.

A pesar de cada reino poseer una característica predominante, nosotros vivimos diariamente los demás reinos cuando somos alcanzados por sus complejos estados psicológicos.

Entramos en un reino cuando estamos presos a su sufrimiento. Para saber salir de una situación, es necesario saber como se entró en ella!

Chagdud Rimpoche nos contó una historia que ejemplifica bien esta enseñanza. Cierta vez, un campesino del interior del Tibet, en una peregrinación al Potala, metió su cabeza entre las estrechas barrotes de una de las ventanas del palacio para contemplar la vista. Miró para la derecha y para la izquierda y, cuando quiso sacar su cabeza de la ventana, se dio cuenta que ella estaba presa entre los barrotes. Viendo que no conseguía salir, llamó a sus amigos y les dijo: “Estoy preso aquí y se que no voy a conseguir salir. Pero morir en el Potala es una gran honra. Por favor, avisen a mis familiares que morí feliz”. Los amigos, entonces, comenzaron a llorar. Un Lama que estaba cerca se aproximó para ver que estaba sucediendo y preguntó al campesino: “Como puso su cabeza allí”? El campesino, entonces, giró su cabeza para mostrar y así, salió naturalmente de los barrotes... Moraleja de la historia: usted sale de un problema de la misma forma como entró.

En las próximas semanas vamos a reflexionar reino por reino. Vamos analizar las maneras por las cuales nuestros pensamientos y sentimientos se cristalizan con la forma de preocupaciones emocionales y como, por medio de la compasión, podemos encontrar una actitud de solución frente al conflicto del sufrimiento.

Así como escribe Martin Lowenthal en su libro “El Corazón compasivo” (O Coração compassivo - Ed. Pensamento): “La compasión no es apenas el resultado de la intuición y de la comprensión: es ella misma un camino para la libertad. La compasión es la respuesta natural y espontánea de un corazón abierto. Además de eso, somos más fértiles e intuitivos cuando ayudamos a los otros que cuando sólo nos preocupamos con nosotros mismos. La compasión – devoción por el bienestar y felicidad de los semejantes – nos puede sacar de nuestros mundos solitarios de sufrimiento y revelarnos las causas de los mismos. La sabiduría de la compasión - la comprensión de nuestra naturaleza y de la confusión básica del sufrimiento - brota después el abrirnos enteramente para lo desconocido y aprendemos el invalorable conocimiento de nuestra libertad”.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


bel
Bel Cesar é psicóloga, pratica a psicoterapia sob a perspectiva do Budismo Tibetano desde 1990. Dedica-se ao tratamento do estresse traumático com os métodos de S.E.® - Somatic Experiencing (Experiência Somática) e de EMDR (Dessensibilização e Reprocessamento através de Movimentos Oculares). Desde 1991, dedica-se ao acompanhamento daqueles que enfrentam a morte. É também autora dos livros `Viagem Interior ao Tibete´ e `Morrer não se improvisa´, `O livro das Emoções´, `Mania de Sofrer´, `O sutil desequilíbrio do estresse´ em parceria com o psiquiatra Dr. Sergio Klepacz e `O Grande Amor - um objetivo de vida´ em parceria com Lama Michel Rinpoche. Todos editados pela Editora Gaia.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa