auravide auravide

¿Cómo convivir con el dolor físico?


Autor Elaine Rezende - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

El dolor continuo a menudo trae desánimo y momentos de desesperación por no saber ya qué más hacer para aliviar el dolor. Decidí tratar este asunto a petición de una amiga que sigue mi Website. Desde hace algunos meses ella viene notando un dolor continuo en la zona de la columna lumbar. Recibe atención médica, y aunque ya le hicieron varias pruebas y ha tomado diversos medicamentos, el dolor disminuye pero no cesa. Ella siente ese dolor todos los días, y dice que hace varias cosas que le ayudan pero a veces se encuentra desesperada y no sabe ya qué más puede hacer para aliviar su dolor.

Cuando sentimos dolor nuestra atención se dirige totalmente a él. Nos preocupa ese dolor y queremos saber su origen y cómo librarnos de él. Este estado puede causar ansiedad o depresión, pudiendo intensificar el dolor. Lo que podemos hacer para cambiar eso es dirigir nuestra atención hacia algo que nos proporcione satisfacción. Por ejemplo, reírnos mucho mirando una película o serie de humor. Estos pequeños momentos de placer son muy eficaces para aliviar el dolor. Reír es realmente un santo remedio para alivio del dolor pues produce una liberación de las endorfinas, consideradas como analgésico natural de nuestro organismo. Prueba a poner tu atención en las partes del cuerpo que están sanas. Esta actitud te proporciona mayor consciencia sobre tu cuerpo y quita el foco del punto de dolor.
Hay un Proverbio Budista que dice: “El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”.
Hay dos formas de lidiar con el dolor y por parecer obvias muchas veces no las hacemos. Que son: aceptar el dolor y vivir el presente.

Como decía mi profesora Talita: “Lo obvio no siempre es obvio”. Aceptar el dolor no significa rendirnos y no hacer nada. Pero sí aceptar que el dolor es un hecho en este momento y que puede abrirme a un mundo de posibilidades, permitiéndome explorar ese dolor. Haz eso por hoy, piensa en este momento. Pregúntate: ¿Qué puedo hacer hoy por mí? ¿Para aliviar el dolor que siento? Concéntrate en tu respiración y en las pequeñas grandes cosas que envuelven todo este momento y que el dolor es parte de él, no es acierto ni error.

Recuerda, todo pasa, se transforma.

Crea la costumbre muy saludable de preguntarte: “¿Qué puedo hacer AHORA para sentirme mejor?” ¡Y manos a la obra!
Quizá percibas que charlar con un amigo, contemplar una flor o tomar un helado puede ayudarte y mucho en el caminar de la vida.
¡Estamos juntos!

Fuerte Abrazo


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa