auravide auravide

Cómo hacer la EFT para llegar a perdonarnos


por Andre Lima - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

En el artículo pasado escribí sobre “La importancia de perdonarnos”, dejando claras las consecuencias negativas cuando no nos perdonamos por los errores cometidos. Según he explicado, entre las consecuencias nocivas está la tendencia a castigarnos inconscientemente, perjudicando aún más nuestra vida.
En teoría, somos conscientes de que sería muy bueno si nos perdonásemos. Pero lo que nos ocurre a la mayoría es que, aun sabiendo esto racionalmente, todavía guardamos enojo hacia nosotros mismos, arrepentimiento, disgusto… No basta con solo decir de boca hacia fuera que se ha perdonado, lo más importante es sentir que no existen cualesquiera sentimientos negativos guardados con relación a uno mismo al recordar el “error cometido”. Solo en ese caso el auto-perdón se hace real y estaremos libres.
Al hacer uso de la *EFT (técnica para auto-limpieza emocional, véase cómo recibir un manual gratuito al final del artículo), conseguimos disolver de forma profunda, y normalmente bastante rápida, el disgusto o enojo que tenemos contra nosotros mismos, y así alcanzar una sensación de paz interior en lo relativo a los errores que hemos cometido. Veremos en este artículo cómo hacer uso de la EFT para alcanzar esos resultados.
Es posible utilizar esa técnica para cualquier recuerdo que traiga pesadumbre emocional: un aborto, una disputa, algo que has hecho o dejado de hacer y te has arrepentido o te sientes culpable, algo que has dicho a alguien, un fallo cometido con tus hijos u otros familiares, errores cometidos en el trabajo, una inversión que ha salido mal, una decisión equivocada, una injusticia que has cometido.
Para que puedas hacer uso de esa técnica, es preciso que inicialmente identifiques el hecho que te trae esa sensación incómoda respecto de ti mismo. Después de identificado el evento, debes recordar lo ocurrido y dejar que salgan a la superficie todos los sentimientos negativos. Presta mucha atención a lo que surge e identifica los sentimientos: culpa, ira, resentimiento, miedo, tristeza, arrepentimientos… Poner todo en un papel ayuda bastante. Escribe el nombre de la emoción (o emociones) que surge(n), e identifica también los motivos, o sea, los pensamientos que justifican cada sentimiento. Cuando tengas la lista hecha en el papel, tendrás un buen material para empezar a aplicarte la EFT. Pondré un ejemplo mejor.
Supongamos a una mujer que hizo un aborto y llega al consultorio para tratar las emociones ligadas a ese hecho. (Obs.: He optado por poner un ejemplo con ese tema por ser un problema muy común, que acarrea serias consecuencias emocionales a muchas mujeres. Esa cuestión surge con frecuencia en el consultorio, como telón de fondo para una serie de problemas emocionales que la persona ni siquiera imagina que han sido causados por el aborto; en verdad, causados por la culpa y todos los sentimientos originados por la práctica de ese acto). La pregunta que haré inicialmente es, “¿cuál es el sentimiento más intenso que viene a la superficie al pensar en el aborto?” O bien: “¿cuál es la cosa peor que sientes al pensar en el aborto?” La respuesta puede ser algo del tipo de: “Siento una tristeza, una sensación de culpa también…”. Dejo que la persona hable un poco más y hago más preguntas para estimular a que surjan más pensamientos y sentimientos negativos. Pueden surgir muchas cosas ligadas con la religión y/o la espiritualidad: “interrumpí una vida…”; “tengo miedo a las consecuencias”, “me pongo a imaginar cómo sería la criatura hoy, qué edad tendría”. Pueden surgir también sentimientos con relación a terceros: “siento enojo contra mi ex pareja, que no ha querido hacerse cargo”; “estoy indignada con mis padres, que no han querido darme apoyo”.
Con esos pensamientos y sentimientos iniciales, ya podemos empezar a aplicar la EFT. Formulamos la ronda:

Frase de preparación: “Aunque me sienta culpable al pensar que hice un aborto, yo me acepto profunda y completamente” – se repite tres veces mientras se golpea el punto de Kárate.
Alto de la cabeza: Me siento culpable / Inicio de la ceja: Yo siento una tristeza / Lateral del ojo: Me pongo a imaginar cómo sería mi hijo / Bajo el ojo: Si sería niño o niña / Bajo la nariz: Me siento culpable / Bajo la barbilla: He interrumpido una vida / Hueso de la clavícula: Tengo miedo a las consecuencias / Debajo de la axila: Yo siento una tristeza / Alto de la cabeza: No es posible retroceder en el tiempo / Inicio de la ceja: Por aquel entonces no veía otra solución / Lateral del ojo: Me siento culpable / Bajo el ojo: Estoy enojada con Fulano, que no quiso hacerse cargo de su hijo / Bajo la nariz: Estoy enfadada con mis padres, que no me dieron apoyo / Bajo el labio inferior: Yo siento una tristeza / Hueso de la clavícula: Me siento culpable / Bajo el brazo: No hay cómo volver atrás.
Las emociones negativas que están por detrás de esas frases se van disolviendo durante la aplicación de la técnica. Esto va a modificar la forma de pensar y sentir de esa persona respecto del problema. Por eso hemos de investigar lo que ocurre en su interior al cabo de la primera ronda.
Tras la ronda le preguntamos: ¿Qué es lo que sientes ahora? Y ¿por qué sientes eso? Pueden surgir o no más sentimientos y pensamientos diferentes de los iniciales. Es preciso preguntar y dejar que las respuestas surjan, pues las personas tienden a responder automáticamente sin prestar atención a lo que sienten. Recogemos las respuestas y elaboramos una nueva ronda. Algunas frases permanecen, otras son modificadas, quizá otras son eliminadas de la ronda. Eso ocurre porque las emociones van disolviéndose a cada ronda.

Debemos aplicar cuantas rondas fuesen necesarias hasta que la persona se sienta en total paz interior al relatar el acontecimiento, eso significa que ya no siente culpa, tristeza, disgusto, arrepentimiento… nada. Al llegar a ese punto, habremos entonces alcanzado el auto-perdón. Es posible alcanzarlo en pocas rondas, pero también puede ser que exija paciencia y persistencia.
Para saber si realmente hemos llegado a donde queríamos, puedo formular una frase de prueba. Por ejemplo, puedo pedirle a la clienta que diga: “Incluso considerando que fue un error que cometí, yo me perdono incondicionalmente”. Después de dicha la frase, le pregunto si ha sonado verdadera o hubo alguna resistencia interior. Si hay alguna resistencia, hacemos más EFT para romperla, hasta que la persona logre decir la frase advirtiendo en ella una verdad absoluta.
Bueno, este fue un ejemplo de cómo podemos hacer uso de la EFT para limpiar sentimientos que nos impiden perdonarnos. Adáptala y sírvete del conocimiento adquirido para aplicarlo a tus problemas específicos.André Lima – Práctico en EFT, Terapeuta Holístico, Maestro de Reiki e Ingeniero.

EFT – Emotional Freedom Techniques – Es la auto-acupuntura emocional sin agujas. Enseña a desbloquear la energía estancada en los meridianos, de forma fácil, rápida y extremadamente eficaz, proporcionando la curación para cuestiones físicas y emocionales. Tú mismo puedes auto-aplicarte ese método. Para recibir un manual gratuito de esa técnica y comenzar ya a beneficiarte, accede a: link y solicita el manual. Infórmate también sobre cursos, atendimientos terapéuticos on-line y mucho más.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa