auravide auravide

¡Cómo prepararse para la transición!


por Flávio Bastos - flaviolgb@terra.com.br

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

La vida es pura energía. Estamos envueltos – empezando por nuestro cuerpo físico – por estructuras energéticas que forman todo lo que percibimos o dejamos de percibir por medio de los sentidos comunes. Desde el microsistema al macrocosmos, la vida pulsa en una profusión inimaginable de mecanismos energéticos que se interconectan.

Por tanto, la energía, ya sea densa o sutil, está permanentemente presente en la vida humana. Es la “materia prima” que forma todo cuanto existe en el universo, incluso aquello que escapa al conocimiento de la ciencia, o sea, lo desconocido.

El aura humana, por ejemplo, es una prueba científica de la existencia de una energía inmaterial que envuelve a cada individuo. Sus colores revelan el estado mental, emocional y consciencial que nos identifica ante el universo.

Actualmente la humanidad se halla en un momento existencial en que varias previsiones se cruzan en un mismo punto de intersección, que indica el inicio del tercer milenio como una fase de transición del planeta Tierra y su gente. Un pasar de la energía densa a una energía sutil y depurada en el sentido espiritual.

En esa dirección, se hace imprescindible para el ser humano elevar su frecuencia vibratoria para adecuarse a la fase de transición y estar con la mente y el corazón abiertos para no sufrir las consecuencias de su propia energía en contacto con la transmutación energética anunciada por las previsiones.

Para ello el individuo debe practicar la elevación de su pensamiento – que es una fuente de energía – a través de opciones sencillas, que no requieren técnicas complicadas que podrían limitar la acción de personas pertenecientes a grupos considerados incapacitados para seguir determinadas orientaciones.

Entre algunas opciones de fácil acceso, tenemos la plegaria espontánea como refieren los espíritas, o sea, una forma simple y eficaz de elevar el pensamiento encaminado al bien y al amor fraternal, como si se estuviese dialogando con el Creador.

A través de este canal de contacto, la persona puede, inclusive, emitir pensamientos de perdón, auto-perdón, gratitud, protección para sí y para los demás, entre otros. La sencillez y el alcance de esta opción permiten que el campo de irradiación emitido por el agente beneficie a familiares, amigos, conocidos o personas desconocidas. De esta forma, el individuo, que por su limitación no está en condiciones de orar o de seguir la orientación de una técnica que exija un mayor grado de dificultad, será también beneficiado. ¿No debemos hacer el bien sin mirar a quién, como nos informa el sabio dicho popular?

A continuación, un resumen en pocas palabras, de entre las muchas que están a nuestra disposición, una clave de cómo iniciar la práctica de elevación de nuestro pensamiento a través de la plegaria: “Padre, fuente de amor, verdad, justicia y sabiduría. Jesucristo, nuestro ejemplo mayor e iluminado camino”. Sigue, con aquello que deseas para ti, para otros y para nuestro planeta, de una forma sincera, objetiva y pura, como debe ser la sintonía con la espiritualidad superior.

De un modo sencillo y natural, puedes – y debes – elevar tu pensamiento regularmente, siempre pidiendo a través de la energía del amor total, incondicional, el equilibrio y el discernimiento necesarios para acompañar la fase de transmutación energética del planeta Tierra y su gente. Haciéndolo con regularidad, observarás en ti mismo una alteración en tu propia energía, que estará más armonizada por la elevación de tu frecuencia vibratoria.

Sin embargo, la sensación de paz interior resultante de la práctica del pensamiento elevado, exige vigilancia por parte de la persona en relación a sus actitudes del día a día, pues la teoría necesita estar aliada a la práctica para ser eficiente en sus propósitos. Y cuando nos convertimos en intermediarios en la función de irradiar nuestra energía elevada a las personas que se hallan mental y físicamente incapacitadas, nuestra responsabilidad es aún mayor.

Si tenemos disciplina y somos vigilantes con nuestros pensamientos y actos, la tendencia es a “incorporar” en nuestra rutina de vida la frecuencia vibratoria elevada, lo cual nos mantendrá en un buen nivel de lucidez y de paz interior.

Al mantener elevada la sintonía, estaremos receptivos a los cambios previstos, cuyo proceso no será traumático para la humanidad, sino sutil, envolvente e insensible para quienes no estén preparados para vivenciar una nueva era que surge en el amanecer del milenio.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa