auravide auravide

Cremando las tonterías en el Fuego del Discernimiento

por Wagner Borges
Publicado dia 23/04/2008 12:56:26 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

(Respuesta a la pregunta de un lector, preocupado por si debería mandar cremar su cuerpo tras su muerte)

No te preocupes tanto por la eventual cremación de tu cuerpo.
Preocúpate más por la cremación de tu orgullo y de tu ignorancia.
Quema tus tonterías en la hoguera del discernimiento. Y, después, dispersa las cenizas de tus ilusiones en el mar de la vida…
No será el tipo de muerte – o la transformación de tus despojos densos – lo que determinará la calidad de tu vivir, en la Tierra o en cualquier otro plano de manifestación. Esto va determinado por lo que tú piensas, sientes y haces.
Fuego o siete palmos bajo el suelo, nada de esto tiene que ver con tu conciencia inmortal.
¡No te sujetes a nada de eso!
Entierra tan sólo tus miedos y quema tus culpas.
¿Qué fuego podrá quemar lo eterno?
¿Qué tierra podrá cubrir el principio imperecedero?
Sólo tu cuerpo podrá ser incinerado o enterrado. ¡Tú, no!
Entonces, como estudiante espiritual, ¿por qué estás tan preocupado por eso?
¿Tus estudios son tan sólo teóricos y no te dan certidumbre alguna?
¿Será que nunca has sentido la pulsación de lo Eterno en tu corazón?
¿Nunca has sentido el amor iluminando tus días?
Tal vez nunca hayas escuchado a tu corazón, sólo a tu mente.
Por eso tu luz se ha quedado débil y la duda ha capturado tu raciocinio.
Yo no sé si debes mandar cremar o enterrar tu cuerpo tras la muerte. Por cierto, el cuerpo es tuyo – y tu duda también. Entonces, ¿por qué otro debe decirte lo que has de hacer?
Lo que sé es que se debe prestar atención a la vida y al momento presente.
¿Cremar o enterrar? Yo qué sé. ¿Qué tiene eso que ver con tu conciencia?
Tú no eres el cuerpo. Desde el momento en que te marches fuera de él definitivamente, el planeta lo absorberá de vuelta, de una manera o de otra.
Sea “in natura”, o “flambeado”, tus elementos físicos serán transformados por la alquimia planetaria. ¡En la naturaleza, nada se pierde, todo se transforma!
Mientras estés vivo en el cuerpo, cuida bien de él, pues es tu compinche de viaje terrestre. Pero, después de que salgas de él, piensa en otros planos de manifestación y despega hacia el infinito, sin miedo.
Mientras tanto, ¿qué tal vivir el ahora?
Quema tu ansia y entierra tus dramas.
Y, un día, a la precisa hora que el Alto determine, márchate fuera del cuerpo y vuela bien alto, como espíritu libre… Y deja que el cuerpo sea transformado en paz, en el seno de la tierra o purificado por el fuego.
De todas maneras, él volverá a formar parte de los elementos planetarios.
Así como tú volverás a las estrellas y a los espacios libres, en tu cuerpo de luz, pudiendo incluso jugar con los (Devas - del sánscrito - seres celestiales, divinidades, ángeles) devas(*) del fuego, por ahí…
Tú eres hijo del Eterno y llevas el fuego estelar en tu propio Ser.
Con la luz del sol en tus ojos, quema tus miedos. ¡E ilumina tu vida, aquí y ahora!
Sé feliz, con cuerpo o sin cuerpo, en la Tierra o en el Espacio.
En cualquier lugar o condición, lo que vale es lo que piensas, sientes y realizas. Es aquello que tú eres. Es lo que haces contigo mismo. ¡Lo que importa es tu conciencia!
¿Cremación o entierro? Yo qué sé, da igual.
Lo importante es ser feliz.
Sélo, entonces.

Mientras contestaba a esta carta, me acordé de un texto del grupo extra-físico de la Compañía del Amor. Considero que complementa bien estos escritos. Por eso lo pongo a continuación.

MANZANARES CONSCIENCIALES

Cada cual debe asumir integralmente su propia vida. De nada vale la confianza si no está cimentada por la madurez espiritual íntima.
Cada uno es lo que es y las frutas verdes se llaman así precisamente por no estar maduras. ¿Cuál es la característica de la fruta verde? Es dura y su sabor no es agradable al paladar.
En la Espiritualidad sucede lo mismo: hay personas duras y hay personas maduras colgando del mismo árbol de la vida. Sus sabores son diferentes y directamente proporcionales a su estado natural. Algunas son bastante ácidas, otras son suaves y sabrosas.
En el inmenso manzanar de la Creación, donde el árbol divino está plantado por obra y gracia del AMOR, las personas y las frutas tienen su temporada. Cabe a cada cual percibir lo que le va en el íntimo y cuál es su temporada y su sabor.
¿Agrio o suave? ¿Duro o sazonado? ¿Amargo o dulce?
Cada cual es lo que es…
El discernimiento siempre señalará las frutas maduras e indicará las mejores para el consumo. Ello porque, además de las frutas verdes, también están las frutas podridas y las agusanadas. En la vida espiritual pasa lo mismo: la lucidez consciencial siempre dará prioridad a lo mejor. Incluso por el hecho de que las personas verdes o estropeadas pueden hacer mucho daño a quien las consuma. Todavía más si están “agusanadas” por el egoísmo.
Las personas verdes recibirán la asistencia del Dr. Tiempo para que maduren.
Las personas estropeadas recibirán la ayuda del Dr. (Karma – del sánscrito “Karma” – acción: causa – es la ley universal de causa y efecto – Todo cuanto pensamos, sentimos y hacemos son movimientos vibratorios en los planos mental, astral y físico, generando causas que inexorablemente presentan sus efectos correspondientes en el universo inter-dimensional. Luego, obviamente, no hay efecto sin causa y los efectos buscan naturalmente sus causas correspondientes. A esto los antiguos hindúes denominaron Karma) Karma(*), que las derribará al suelo para que sean absorbidas y posteriormente fructifiquen nuevamente más adelante. Las personas maduras harán su papel y alimentarán a las demás, pues su sabor es excelente.
¿Agrio o suave? ¿Duro o sazonado? ¿Amargo o dulce?
Cada cual es lo que es… ¡Pero el Dr. Tiempo y el Dr. Karma están ojo avizor!
Mientras tanto, las personas maduras serán recogidas en el momento adecuado y viajarán en las cestas divinas y conocerán nuevos árboles en los manzanares divinos.
Cada cual es lo que es…

(La Compañía del Amor es un grupo de cronistas, poetas y escritores brasileños desencarnados que me transmiten textos y mensajes espirituales desde hace varios años. En su gran mayoría son poetas y tienen muy buen humor. Según ellos, sus escritos son para poner de manifiesto que los espíritus no son nubecitas o lucecitas parpadeando en un plano espiritual inefable. Ellos quieren hacer ver que continúan siendo personas corrientes, sólo que viviendo en otros planos, sin la carga del cuerpo denso. Quieren que los encarnados sepan que no sólo existe vida tras la muerte, sino además, mucha alegría y amor. Sus textos son sencillos y directos, buscando el corazón del lector. Para más detalles acerca del trabajo de esa pandilla maravillosa, ver los libros “Companhia do Amor – A Turma dos Poetas em Flor” – Volúmenes 1 y 2 – Edición independiente – Wagner Borges, y su columna en la Web IPPB (que es de las secciones más visitadas: link Compañía del Amor(*)
La Pandilla de los Poetas en Flor(Recibido espiritualmente por Wagner Borges).

- Nota de Wagner Borges: Hay momentos en que cada uno de nosotros presenta facetas variadas de su personalidad transitoria en el mundo. Dependiendo de las circunstancias, podemos ser verdes, estropeados o maduros. Con tantas vidas desperdiciadas a lo largo del tiempo y muchas tonterías proyectadas en nuestros caminos, es hora de que maduremos. Y el primer paso es pensar en ello.
El viento de la experiencia sacude las hojas y las ramas del árbol de nuestras vidas. Podemos balancearnos mucho, pero si el discernimiento guía nuestro rumbo, no caeremos al suelo. Y, en el momento adecuado, estaremos paseando por ahí, en alguna cesta entre las estrellas y manzanares del Cosmos.
En algún momento, estaremos riendo con las estrellas y agradeciendo al Gran Arquitecto Del Universo, el dueño de todos los manzanares, por todas las oportunidades de crecimiento.
Mientras tanto, aún balanceándonos mucho, que podamos reír por aquí mismo, entre los frutos y los hombres de la Tierra. El tiempo hará su trabajo y las estrellas nos esperan…
¡Forever!


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

Cremando as tolices no Fogo do Discernimento




Sobre o autor
wb
Wagner Borges é pesquisador, conferencista e instrutor de cursos de Projeciologia e autor dos livros Viagem Espiritual 1, 2 e 3 entre outros.
Visite seu Site e confira a entrevista.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Treinando a não-mente
artigo Horário
artigo Ativação dos sentidos interiores
artigo Amigos extrafísicos


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa