auravide auravide

Danzando con mi padre

por Wagner Borges
Publicado dia 10/04/2008 13:59:09 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

Padre, ya queda lejano mi tiempo de crío.
Hoy, yo mismo soy padre y me acuerdo tanto de ti.
Sé que nunca hemos conversado mucho, pues tú siempre has trabajado demasiado.
Sin embargo, ahora, mientras mis cabellos encanecen, pienso en ti.
Los años se escurren por el río del tiempo, y el hijo se convierte en padre, y finalmente comprende.
Ni tú eras duro, ni yo era tan listo.
Nos hemos gritado uno al otro, muchas veces.
Y todo eran tonterías, tío. Tú sólo querías que yo creciese y fuese feliz.
Tal como yo hago con mis hijos hoy.
Sé cuánto te has rallado para mantener a mis hermanos y a mí.
Nunca has conseguido expresar bien tus sentimientos.
Pero yo sé de tu amor. Lo he visto en tus ojos. ¡Te he visto, en espíritu, tío!
Y allí, en el medio celeste que los hombres desconocen, hemos hablado como nunca.
Y tú ¡hasta te has reído! Y me has pedido que escriba algo que haría a hijos y padres felices.
Y, además, me has dicho: “¡A ver si no te olvidas, chaval!”
Y ahora, padre, yo escribo estos renglones, por ti.
Tal vez, ahí en el cielo, tú sepas mejor que yo, acerca de esto que siento.
¿Logras ver mi corazón desde ahí?
¡Tío, qué nostalgia! Y que bueno verte riendo y bromeando.
Perdóname por los gritos y las bobadas de otrora; ¡yo era tan terco!
Pero he crecido. Y tú te fuiste… Y ahora yo también soy padre.
Hoy te comprendo. Y sé cuánto amabas a tus hijos, a tu manera callada.
Padre, muchas gracias por la firmeza y por ayudarme a crecer.

Padre ¡valió!

P.D.: Me has pedido que escribiese una canción.
Pero yo sólo tengo estos escritos, que vienen del corazón.
Tal vez otros hijos y padres se sientan felices al leerlos.
En la Tierra o en el Astral, tanto da. Lo que vale es el amor.
Ese amor que siento por mis hijos, y que tú sientes por mí.
Ese amor que también viaja por el infinito, desde mi corazón hasta el tuyo.
Ese amor que perdona los gritos y las tonterías, pues conoce el tiempo de cada cual.
Ese amor que armoniza a hijos y padres, aunque estén en planos diferentes.
Ese amor que enseña que “todo tiempo, es tiempo de crecer”.
Ese amor que me ha hecho escribir estos renglones, por ti.
Me ha gustado mucho verte sonriendo.

Que te quedes bien, padre.

- Nota:
Escribí estos renglones mientras escuchaba la linda canción “Dance With My Father, del excelente cantante americano Luther Vandross (1951-2005). Como me gusta mucho esa canción, he decidido ponerla como título de este texto.
No conozco el motivo de haber hecho estos escritos; sólo seguí mi corazón y escribí. Tal vez yo haya sido influenciado por la letra de la canción, ¿quién sabe?
O, tal vez, mi corazón sepa algo que yo todavía no sé.
Como mi padre aún está por aquí, con 76 años de “encuadernación”, viviendo en Río de Janeiro, y nos llevamos muy bien, pienso que estos escritos pueden tener una finalidad espiritual de reencuentro entre otros hijos y padres, por esos mundos de Dios. Tal vez algo que no haya quedado bien resuelto antes, pueda ahora ser reparado. Aunque alguien haya cambiado de plano y se haya ido a vivir “en el lado de allá”, todavía es posible conectarse, en espíritu y verdad, de corazón, y pedir perdón – o ser perdonado.
Sí, es posible; pues el amor conoce el tiempo de cada cual, aún entre planos.
Ese mismo amor que también siento por mis hijas y por mi padre.
Ese amor que viaja por estos renglones, de corazón a corazón, a los hijos y padres.
Ese amor que no se explica, sólo se siente…

Dedico estas líneas al cantante Luther Vandross, que se ha ido a vivir “en el lado de allá” y a encantar a los espíritus con sus bellas canciones).
Paz y Luz.

DANCE WITH MY FATHER II

Nuestra canción nunca se acaba.
El universo nos escucha – y otras conciencias también.
Lo que sucede en cada corazón siempre permanecerá…
El cantante y la canción son expresiones del mismo Todo.
Cada ser tiene su belleza y su canción, que viajan por el infinito…
Danzamos con Nuestro Padre, todo el tiempo, en las pistas de lo Eterno…
Bailamos, con el Anciano de los días dentro del corazón.
Él y nosotros, en el centro de la vida, con las estrellas girando en torno.
Hay canciones secretas, que sólo Dios escucha.
No hay muerte, sólo canciones de Dios, bien vivas.
Cada ser es expresión inmortal y musical de Él.
Danzamos con Él, todo el tiempo.
Sí, en la Tierra o en el Espacio, danzamos con Él.
Danzamos con Él… Él… Él… ¡forever!

DANCE WITH MY FATHER III

Tío, una vez más escucho tu canción y me emociono.
Aunque hubieses venido a la Tierra solamente para hacerla, ya habría valido la pena.
Sé que has padecido mucho con la salud y la soledad, pero tu canción ha quedado.
Y, tal como me pasa a mí, ya ha tocado a muchos corazones en estos mundos de Dios.
Ah, cuántas veces tu canción me ha inspirado a escribir textos estupendos…
En la soledad de la noche, ella ha acunado mis visiones y me ha hecho sentir gratitud.
En la letra y en la melodía, has honrado bien a tu padre, y conmovido a otros hijos y padres.
Ahora, yo te honro a ti, admirado y agradecido, por entre los planos de la vida.
Sabes, me quedo pensando en esas conexiones espirituales, en que la distancia desaparece.
No nos hemos conocido por aquí, pero nos reconocemos en la luz del corazón.
Brother, vivimos en planos distintos, pero tu canción nos ha ligado, en espíritu.
Me gustaría haber charlado más contigo, sobre textos, poemas y canciones.
Yo conozco el motivo de tus canciones de amor y de tu pasión por las divas.
Habías venido a la vida en cuerpo de hombre, pero tu corazón era femenino.
Y pocas personas lo han comprendido… ellas no sabían qué amor era el que tú sentías.
Has fraguado muchos éxitos, pero ¿quién ha tocado tu corazón, my friend?
Aún así, valió la pena haber vivido, Brother.
“Dance With My Father” viaja por muchos corazones que te están agradecidos.
Nada te fue fácil en la vida. Pero tu canción es bella. Y yo la escucho, ahora mismo.
Y pido a las estrellas que lleven estas palabras hasta ti, en nombre de mi padre.
Yo, que también soy padre, escribo en nombre de otros padres e hijos.
Con admiración y respeto, Luther.

Paz y Luz.
(Textos Extraídos del Libro “Flama Espiritual” – de Wagner Borges).


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

Dançando com meu pai




Sobre o autor
wb
Wagner Borges é pesquisador, conferencista e instrutor de cursos de Projeciologia e autor dos livros Viagem Espiritual 1, 2 e 3 entre outros.
Visite seu Site e confira a entrevista.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Não se trata do que eu devo nem do que eu quero...
artigo Infeliz
artigo O sagrado
artigo Tenha uma vida afetiva abundante


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa