auravide auravide

Del otro lado del espejo

por WebMaster
Publicado dia 20/11/2008 15:54:53 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

por Wilson Francisco - [email protected]

Inácio Ferreira, a través de la mediumnidad de Carlos Baccelli, en el libro Del Otro Lado del Espejo, comenta lo muy sorprendido que se quedó cuando vio en la dimensión espiritual a su madre transfigurada, con la apariencia de una joven, con brillo en los ojos y trajeada de manera elegante.
Recordó a su madre, aún en la Tierra, y dijo con sinceridad:
A veces, llego a pensar que la vida de usted era inútil... Compréndame: inútil para su espíritu: usted no salía de casa, no leía, no se interesaba por los acontecimientos... ¡Usted siquiera se acercaba al portal, mamá! A lo que ella repuso:

Pero yo pensaba, Inácio, pensaba y oraba... Trabajaba con el pensamiento, divagando por inconmensurables distancias. Las madres no sólo aman: las madres igualmente razonan. Espiritualmente yo intentaba disciplinarme. No vayas a creer que yo fuese tan vacía de ideas como aparentaba...

Extraordinario ese diálogo. Confieso en que en mi vida, principalmente en la religiosa, he estado muy tentado a hacer bastante: era dirigente de CE, hacía campañas, visitaba hospitales, presidios, daba pases, etc y tal. Participé durante muchos años en el movimiento espírita. Si una lista de actividades abriese las puertas del cielo, para mí estarían abiertas de par en par. Craso error. No es así, hoy lo comprendo. Hay otros caminos y mucho más verdaderos, como hemos percibido en la conversación relatada entre madre e hijo.

Debido a eso, he tomado un rumbo diferente, ahora tengo pocas actividades, selecciono mis acciones y procuro, eso sí, estar siempre en antena con las personas y seres de la dimensión espiritual y material, poniendo día y noche mis recursos a disposición del Universo. Y he venido teniendo experiencias importantes, demostrando que podemos y somos muy útiles, allá donde estemos.

No por ello dejo de dar mis cursos, imparto algunas charlas y escribo para algunos Websites. Pero todo bien dosificado, sin ansiedad ni correrías, con la conciencia de que somos seres de luz, irradiando a todo y a todos nuestra energía, en la medida de nuestra transformación y disponibilidad.

En la vida física, las experiencias se multiplican mostrando caminos insospechados. Una cliente, a cuenta de un accidente, está alejada del trabajo. Y, resultado de ese alejamiento, se le ensanchó una depresión que ya amenazaba a su psiquismo. Y ella se queda muy desanimada, porque entiende que el trabajo que desarrollaba en la empresa, era lo que hacía de ella una mujer, un ser social, una integrante del mundo.

Hay incluso un concepto muy malo en la cabeza de la gente. Es común, por ejemplo preguntarse esto: ¿Tú trabajas? Y la respuesta es: No, yo atiendo mi casa. Ahora bien, y atender a una casa, planchar, hacer la comida, llevar a los hijos al colegio, acompañar sus deberes, en fin, mantener toda la estructura de limpieza, alimentación y estudio de los hijos y además atender a las cosas de su marido ¿no es trabajar?

Esa cliente, contaminada por el pensamiento que he expuesto más arriba, entiende que estar en casa, acompañando los quehaceres de su madre y buscando ávidamente tratamientos para su cuerpo, no significa todo. Ella se siente mal, desprovista de una vida propia, de proyectos y sueños.

Está equivocada, y así se lo dije a ella. Estamos en la vida para el desarrollo de nuestros talentos divinos, de las cualidades que pueden transformarnos en seres humanos esenciales. El trabajo profesional puede ser un camino, pues en él establecemos relación con personas, tenemos oportunidad de dar valor al tiempo, de compartir, en varias oportunidades confrontamos situaciones, personas que nos contemplan con enseñanzas o nos piden actitudes.

Sin embargo, ella allí en su casa, en la convivencia pacífica con su madre, está también desarrollando talentos, y hay muchas criaturas que le envidian su situación. Poder estar al lado de la madre, en casa, cuidando de sí misma y de los que quiere bien. Por otra parte, cuidar del cuerpo, procurar remedio a sus dolores, es también un camino donde aprendemos lo muy importante que es nuestro cuerpo.

Una situación que merece reflexión, es la de las personas en estado de coma, en vida vegetativa. Cuando ocurre esto, el primer impulso es decir que de nada vale la continuidad de la existencia de aquella criatura. Sin embargo, ya he tenido la oportunidad de acompañar casos en que la persona ha salido del coma o de una vida vegetativa, “reentrando” en el mundo físico y que para asombro general, dice que escuchaba y sentía todo lo que se hacía a su alrededor.

Esto quiere decir que el Espíritu estaba allí al lado del cuerpo. Y ¿por qué entonces ese tiempo de inanición física? Bueno, para quien considera que la vida material sólo vale por lo que podemos realizar físicamente, entonces un tiempo así es improductivo, pero para quien sabe que la gran valía de esta nuestra existencia está en las acciones esenciales que ejecutamos, tanto en la vida física, como en la mental, emocional y espiritual, entonces los conceptos de utilidad de la vida deben ser repensados.

Y en ese particular, yo destaco la actitud de una prima mía que tuvo a su marido dominado por una vida vegetativa, tras un AVC contundente, durante dos años. Y era interesante y emocionante verla saliendo de nuestra casa a toda prisa para darle el almuerzo o el desayuno a su marido. Éste estaba siempre allí, inmóvil, en la cama. Pero para ella, era su compañero. Y hacía su trabajo con la mayor dignidad. Seguramente él, del otro lado, aunque no pudiese tener cualquier reacción emotiva, aplaudía la dedicación de la esposa. Y ella, a su vez, desarrollaba sus talentos con hidalguía.
Sin embargo, esa comprensión de utilidad del tiempo y del trabajo, aún afecta mucho a las personas, principalmente a quien se jubila. Y el índice de depresión y de consumo de alcohol aumenta significativamente en esa época, principalmente porque el hombre se ha acostumbrado a pensar que trabajar es estar en una empresa, llevando a cabo las obligaciones que su oficio exige. Menos mal que en la actualidad la sociedad ha elaborado ese programa fantástico encaminado a la tercera edad, rescatando en las personas la idea de que convivir con otras personas, bailar y pasear, también son actividades, tanto o más importantes como la que antes ejercían.

Este ha sido un paso importante, no obstante, queda mucho por hacer, principalmente en la resignificación del dinero, que es otro monstruo que amenaza casi siempre la estructura de las criaturas, aunque sea un ingrediente muy importante en la receta para poder realizar nuestra felicidad.


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  



Sobre o autor
clube WebMaster é es el Apellido usado por el Somos Todos UM para poner en el aire artículos recibidos de nuestros asociados, amigos y usuarios de la Web.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Não se trata do que eu devo nem do que eu quero...
artigo Infeliz
artigo O sagrado
artigo Tenha uma vida afetiva abundante


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa