auravide auravide

Descripciones del cordón de plata

por Wagner Borges
Publicado dia 01/12/2008 14:30:52 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

Dentro del estudio de la proyección de conciencia, el cordón de plata (1) es un capítulo aparte. Es, verdaderamente, una de las partes más importantes de ese estudio. Por ello, vamos a estudiarlo un poco más y averiguar sus mecanismos de acción.
Algunos proyectores afirman que el cordón de plata no existe, que nunca lo han visto en sus proyecciones. Con todo, esto es fácil de explicar: a veces la densidad del cordón es tan sutil que se hace invisible e intangible para el propio proyector. Además de eso, si el proyector está proyectado a gran distancia de su cuerpo físico, se hace más difícil todavía percibirlo. Puede considerarse, además, que algunos proyectores no logran ver siquiera su propio cuerpo humano tendido en el lecho (2), y esto no significa que no existe.
La mejor manera de que el proyector verifique la existencia del cordón de plata es mantenerse cerca del cuerpo físico, donde su densidad es mayor, debido a la acción de la cúpula energética, y emplear, entonces, las manos extra-físicas (paramanos) para tentar la propia nuca extra-física (paranuca) y en ella tocar o sentir las pulsaciones energéticas del cordón.
Por el hecho de inserirse el cordón en la parte posterior de la paracabeza del psicosoma, es obvio que el proyector puede no percibirlo, pues la mayoría de las veces está mirando hacia adelante, y ni siquiera se apercibe que hay una conexión energética sutil, ligándolo al cuerpo físico.
Además del gran número de proyectores (la mayoría) que relatan haber visto e incluso tocado extra-físicamente el cordón de plata, tenemos también el relato de muchos clarividentes que en plena vigilia física han visto el cordón adherido al psicosoma (3) del proyector que les aparecía en aquel instante. Hay, además, las informaciones transmitidas por los espíritus desencarnados, a través de la psicografía y la psicofonía, conteniendo informaciones pormenorizadas del funcionamiento de ese cordón.
Hay cierta controversia entre los investigadores y los proyectores respecto del punto de conexión del cordón de plata en el cuerpo físico. Algunos dicen que se sitúa en el plexo solar. Otros afirman que el punto de contacto es en el interior de la cabeza.
Verdaderamente, el cordón de plata es una serie de filamentos energéticos embutidos por toda la extensión (interna) del cuerpo físico. Cuando el psicosoma se proyecta, esos filamentos se distienden y se unen formando, entonces, un haz de energía que liga los dos cuerpos. Puede decirse que son mini-cordones que se juntan en uno solo. Los principales filamentos se distienden a partir de cinco puntos básicos: vientre (chakra sexual), plexo solar (chakra umbilical), bazo (chakra esplénico), corazón (chakra cardíaco) y cabeza (chakras coronario y frontal).
A veces esa conexión del cordón de plata se produce a través de los omóplatos extra-físicos (paraomóplatos) y llega hasta la paranuca por dentro del psicosoma (4).
Si el psicosoma se presenta bastante denso energéticamente fuera del cuerpo, es muy probable que el proyector vea un gran filamento del cordón exteriorizándose desde el plexo solar o pecho, pues son áreas que contienen mucho ectoplasma (5).
El filamento energético de la cabeza también estará exteriorizado, no obstante, como es muy sutil, puede que el proyector no lo perciba.
Como el lector observará, el cordón de plata se exterioriza desde puntos diferentes en el cuerpo físico (6), pero su conexión principal está situada en la cabeza, sede del cuerpo mental. Ni que decir tiene que la persona piensa con la cabeza, y no con la barriga.
En los relatos mediúmnicos transmitidos por los espíritus desencarnados, éstos informan de que la ruptura final del cordón de plata tiene lugar dentro de la cabeza, y no en el plexo solar.

Para comparación del lector, veamos algunos relatos importantes sobre el cordón de plata extraídos de las principales obras de proyección extra-física:

- (Fragmentos extraídos del libro "A Transição Chamada Morte" (La Transición Llamada Muerte) - Charles Hampton - Páginas 42-44 - Editora Pensamento):

"El libro del Eclesiastés - Cap. 12 - Vers. 6 se refiere al cordón de plata con estas palabras: 'o el cordón de plata se suelte o el vaso de oro se parta.'
Una cantidad enorme de filamentos nerviosos se reúnen en la base del cráneo y son, entonces, entrelazados a través de la materia del propio cerebro. Así, podemos considerar al cerebro como un panel controlador del sistema telegráfico de los nervios y músculos del cuerpo como si operase alternadamente a través de la línea-tronco del cordón de plata por las conciencias superiores. El cordón de plata reúne los filamentos nerviosos que terminan en el cerebro en un cable eléctrico, que está ligado a la fontanela de la coronilla, llamada en sánscrito centro brahmarandra, o abertura de Brahma. Es a través de ese centro en la coronilla por donde normalmente la conciencia deja el cuerpo humano, parcialmente en el sueño o la meditación, y completamente en la muerte."
"Imagínese un cable hecho con muchos cientos de delgados filamentos nerviosos, cada uno de ellos con una línea claramente definida de sustancia etérica extendiéndose a partir de ellos, desde el punto en que se une al cuerpo, pero volviéndose más etéreo a proporción en que penetra los éteres más finos, hasta hacerse muy tenue. Una buena ilustración es un haz de rayos luminosos cruzando cierta extensión del espacio y por el cual un aeroplano puede guiarse con certeza y seguridad, tal como en las historietas infantiles en que las hadas se deslizan por los rayos de luna. Así como tenemos innumerables extensiones de ondas en nuestra radio, y la sinfonía pasa a una fracción de pulgada de distancia de las noticias irradiadas, sin que una jamás se interfiere en la otra; de la misma forma el cordón de plata de una persona jamás se enmaraña con el de otra, porque cada persona es única, tal como dos hojas de un árbol no son exactamente iguales, ni dos huellas dactilares son las mismas."
"En el sueño, principalmente en una persona que recele alejarse demasiado de su cuerpo, el cordón de plata tiene la apariencia de un cordón umbilical, a no ser por el hecho de estar ligado al centro del cerebro y no al ombligo. Parece casi palpable. Pero si una persona viaja a una cierta distancia de su cuerpo, sería más comparable a una irradiación de farol."

* * *
- (Fragmentos extraídos del libro "Viagens Fora do Corpo" (Viajes Fuera del Cuerpo) - Robert Allan Monroe - Páginas 144-145 - Editora Record):

"Salí del físico a través del proceso 'el rodar del tronco', después empecé a atravesar el cuarto. Parecía que algo me retenía. Era como intentar andar despacio en el agua, tirando con brazos y piernas sin moverse del sitio. Súbitamente hubo un tirón en mi espalda (sin dolor) y yo retrocedí formando un arco, con los pies por encima de la cabeza, y reentré en el físico. Me senté físicamente, cuando alguien llamó a la puerta (mi hija). ¿Qué cosa habría tirado de mí hacia atrás tan resueltamente? ¿El 'cordón' sobre el que había leído desde entonces?
"Contestando a una pregunta hecha en discusión con la Sra. Bradshaw, decidí verificar si había realmente un "cordón", pero no se me hizo visible; o estaba demasiado oscuro, o en otro punto. Entonces tenté la cabeza para ver si él salía por la frente, coronilla o nuca. Cuando hice eso mi mano tropezó con cualquier cosa, y tenté por detrás de mí con ambas manos. Sea lo que fuese, se extendió a partir de un punto detrás de mí, directamente entre los omóplatos, según pude percibir; y no de la cabeza, como yo esperaba. Sentí la base, y parecía exactamente como las raíces de un árbol esparciéndose desde el tronco principal. Las raíces se inclinaban hacia fuera y bajaban por mi espalda hasta el medio del tronco, subían por el cuello y penetraban por los hombros a cada lado. Estiré los brazos y vi que formaban un "cordón". Quedaba colgado y suelto; pude sentir su textura con precisión. Tenía el calor de un cuerpo, y parecía compuesto por centenas (miles) de hilos como tendones, unidos en grupos, pero no retorcidos ni en espiral. Era flexible, y no parecía tener piel por encima. Satisfecho por ver que existía de veras, me alejé y volví."

* * *
- (Fragmento extraído del libro "Fenómenos de Bilocação-Desdobramento" (Fenómenos de Bilocación-Desdoblamiento) - Ernesto Bozzano - Páginas 36-37 - Editora Correo Fraterno do ABC):

"Caso VII- Lo extraigo del Journal of the S.P.R. (1894, pág. 287).
El Dr. C. E. Somins cuenta que, en enero de 1890, a los 25 años de edad y cuando estudiaba medicina, le sucedió cierto día pasar por un fenómeno extraño y éste, cuando, con otros colegas, se preparaba para los exámenes en la Facultad.
Escribe él: '...Me encontraba en la situación de alguien presa de una pesadilla. Me sentía incapaz de moverme en una u otra dirección y experimentaba la sensación de estar ligado de pies y manos. Solamente podía mover los ojos para todos los lados, pero no conseguía abrir o cerrar los párpados. Tenía plena conciencia de lo que sucedía en derredor. Veía las horas: 3h49min de la tarde; miraba el cuaderno en que escribía mi amigo H., observando que tomaba notas del tratado de "Materia Médica". Permanecí así por tres minutos, contados en el reloj frente a mí. Durante ese tiempo, tuve la sensación de una 'fuerza' desconocida que paralizaba mis movimientos, y esa fuerza parecía concentrarse detrás de mí, a distancia de un metro poco más o menos, a nivel de mis hombros.
Cuando me preguntaba si estaría despierto o no, de repente tuve la conciencia de dividirme en dos seres distintos, y fue la 'fuerza' en apreciación lo que produjo el fenómeno. Uno de los dos seres yacía inerte sobre el diván; el otro estaba libre y se desplazaba en un círculo restricto, desde donde podía, a voluntad, contemplar al segundo. Entre ambos existía una 'fuerza elástica' que impedía el rompimiento del lazo que los unía. A voluntad podía yo obtener que el ser, frente a mí, se extendiese en el suelo o circulase en el cuarto, a poca distancia del otro. Cuando la distancia entre ambos alcanzaba cierto límite, la 'fuerza elástica', que los unía, se estiraba. Más allá de ese límite (que actuaba entre los dos seres), ningún esfuerzo de voluntad por parte de mi persona lograba distanciar más el ser fluídico y, alcanzado el límite, yo experimentaba fuerte sensación de resistencia en los dos cuerpos."
* * *

- (Fragmento extraído del libro "No Limiar do Mistério da Sobrevivência" (En el Umbral del Misterio de la Supervivencia) - Hamilton Prado - Páginas 25-26 - Editora Serviço Social Batuíra):

"Me propuse, pues, en tales ocasiones, volver cerca de mi cuarto y observar lo que se me presentaba. Sin embargo, todas las veces que así procedí al aproximarme de mi cuarto, mal ingresaba en éste, luego despertaba. Pero poco después empecé, en el momento de realizarse el desdoblamiento, a encontrarme en mi propio cuarto, pero, al acercarme a mi lecho, pronto despertaba, lo cual no impedía que yo viese mi cuerpo tumbado sobre la cama y notase la posición en que éste se encontraba, al igual que las mantas, para comprobar, después de despierto, si las posiciones coincidían. Las verificaciones hechas han sido siempre satisfactorias, pues coincidían. Al fin, un día, desde uno de los rincones del cuarto, noté que de mí salía una especie de cordón luminoso, que procuré observar mejor, sujetándolo con las manos. Noté que no era un simple hilo, sino una especie de cordón, a que se ligaban muchas bolas de tamaños diversos, cuya palpación me daba la sensación de estar sujetando tejidos suaves y resbaladizos que eran, además, fosforescentes. Así, sujetando en mis manos aquel extraño cordón y tirando de él como quien tira de una cuerda, me vi, de repente, junto a mi cama, donde noté mi cuerpo material acostado de lado.
Sin embargo el cordón me ligaba, es decir, ligaba a mi "YO", no al cuerpo material, sino a un pequeñito cuerpo agrisado, como si fuese un crío, que yacía (7) detrás de aquél. Aún esa vez, después de despertar, verifiqué que la posición de mi cuerpo era la que había visto antes."

* * *
- (Fragmentos extraídos del libro "A Projeção do Corpo Astral" (La Proyección del Cuerpo Astral) - Sylvan J. Muldoon - Páginas 77,78,141,142 - Editora Pensamento):
"Casi todos los estudiosos de los fenómenos espíritas saben que el cordón astral es como de estructura elástica, ligando el cuerpo astral al cuerpo físico. Parece que es todo cuanto se ha dado a conocer, relativo a ese esquemático organismo astral. Tal desconocimiento no es difícil de explicar. Por una parte está el experimentador psíquico que, si incapaz de proyectarse, tan sólo saca conclusiones de las informaciones ajenas. Por otra parte, muchas personas que se proyectan, no mantienen una conciencia absolutamente clara. Algunas se mantienen alerta a cierta distancia del cuerpo físico; otras, de tal modo quedan absorbidas con las maravillas encontradas, que en ese momento nunca el pensamiento de investigar las causas penetra en sus mentes. Se calcula que actualmente cerca de quince mil personas ven más o menos en el plano astral; y que cerca de cincuenta, nomás, pueden, por voluntad propia, penetrar en aquel plano.
Muchas veces, cuando proyectado conscientemente, he conseguido examinar minuciosamente y observar la acción del cordón astral. Es una especie de misterio suplementario, participando del principal acto, llamado proyección. Esa estructura vital está compuesta, por lo que me es dado ver, del mismo material o esencia del cuerpo astral. Su acción errática siempre me ha causado una profunda impresión, y por veces, casi he sido llevado a pensar que poseyese inteligencia. De dónde viene en la exteriorización del fantasma, dónde desaparece cuando el fantasma entra en coincidencia, son para mí dos misterios insondables. Su elasticidad está más allá de la imaginación y no es comparable a ningún objeto material en cuanto a sus cualidades de extensión.
Cuando intentamos formar una idea de ese cordón astral, lo máximo que podemos conseguir es compararlo a un cable elástico. Aún tal comparación no llega a hacer justicia a ese órgano realmente vivo. El cordón astral siempre se extiende de un cuerpo a otro, sea cual fuere la distancia existente entre ellos."
"Jamás he visto al cordón tomar contacto con el cuerpo físico en el plexo solar; pero he observado tal contacto delante, en el lado, y en la parte posterior de la cabeza. Pero en mí la punta del cordón se adhiere invariablemente a la región de la médula oblongada del fantasma. Con todo, hago una sugerencia: que los experimentadores que sostienen que el punto de contacto es el plexo solar, hagan sugerencias respecto de ello, cuando en desenvolvimiento.
Sea como fuere, la razón por la cual el cordón astral se prende en diferentes puntos de la cabeza física se debe a la posición del cuerpo físico en el momento de la proyección. Los cuerpos astral y físico coinciden. Tal la posición del cuerpo físico, cual la del cuerpo astral. Si el físico tiene la cara hacia arriba, cuando en posición horizontal, el cuerpo astral emergerá también mirando hacia arriba. Entonces el cordón saldrá de la frente del cuerpo físico, entre los ojos, se ligará al fantasma por la parte posterior de la cabeza - en la región de la médula oblongada. Añadiría que esta es la posición ideal para la proyección.
Por otra parte, si el cuerpo físico está de bruces, el cuerpo astral emergerá horizontalmente y mirando hacia abajo. Entonces el cordón irá desde la médula oblongada del cuerpo físico directamente a la coronilla del fantasma, en la región de la médula oblongada. Si uno se encuentra consciente, cuando sucede una proyección de este último tipo, sentirá el cordón rodeando la cabeza, en lo astral, dando la sensación del contacto con una manguera blanda, en la cual hubiese pulsaciones regulares."

* * *
- (Fragmento extraído del libro "The Silver Cord and The Seed Atoms" . Max Heindel - Editora Fraternidade Rosacruciana):

"Cuando los vehículos superiores dejan el cuerpo denso, aún están ligados a él por un cordón plateado, delgado y centelleante, muy semejante al dibujo de dos números seis en posición invertida, uno de ellos en posición vertical y el otro colocado horizontalmente, los dos ligados por las extremidades de los ganchos. Uno de ellos queda preso al corazón por medio del átomo permanente, y es la ruptura de ese átomo lo que lleva el corazón a pararse. El cordón propiamente dicho no se rompe hasta que el panorama de la vida pasada, contenido en el cuerpo vital, sea revisto... El cordón plateado se rompe en el punto en que los "seis" se unen, permaneciendo una mitad con el cuerpo denso (y con el doble etérico) y la otra mitad con los vehículos superiores. Desde el momento en que el cordón se rompe, el cuerpo denso está del todo "muerto". El rompimiento (del átomo permanente) en el corazón, libera el cuerpo vital, que, con el cuerpo de deseos y la mente, fluctúa por encima del cuerpo visible durante no más de tres días y medio, mientras el Espíritu está enfrascado en la revisión de la vida pasada."

* * *
A partir de estos relatos, el lector constata que el verdadero protector del cuerpo físico durante la experiencia extracorpórea es el cordón de plata. Éste no falla: siempre atraerá al proyector de vuelta a su "celda de carne". Inclusive, en ciertas situaciones, el cordón puede interrumpir una proyección debido a algún ruido ocurrido en las proximidades del lugar donde el físico está acostado, justo en medio de un evento extra-físico importante. El proyector debe acostumbrarse, pues esto es más común de lo que se piensa.
Muchas personas preguntan: "Pues bien, después de salir del cuerpo ¿cómo se hace para volver a él? - Verdaderamente, esa cuestión no es importante, pues la vuelta al cuerpo es inevitable. El espíritu está ligado al cuerpo para una experiencia encarnado en la Tierra, y el cordón es lo que le mantiene anexado al plano físico. Por tanto, el proyector no debe preocuparse con eso, pues no hay modo de no volver al cuerpo (8).
Podemos concluir este nuestro pequeño estudio sobre el cordón de plata, citando un fragmento de un mensaje cortito y directo que recibí del espíritu Rama:

"VIAJE LUMINOSO,
ASTRAL DESTRABADO,
CUERDA ESTIRADA:
VUELA SUAVEMENTE.

(Este extenso texto sobre el cordón de plata ha sido extraído del libro "Viagem Espiritual II - Wagner Borges - Editora Universalista - 1995).

- Notas:
1. Cordón de Plata: conducto energético que interconecta el cuerpo espiritual al cuerpo físico durante las experiencias fuera del cuerpo; cordón astral; hilo de plata; tela de plata; cordón pránico; cordón espiritual.
2. Tal hecho se debe a tres factores básicos:
- Miedo de encarar el propio cuerpo, postrado en el lecho, vacío de alma, tal cual un zombi;
- La acción del cordón de plata, dentro del perímetro energético de su cúpula, crea dificultades para que el proyector se mantenga totalmente lúcido y con perfecta autocrítica de los acontecimientos;
- Psicosoma portando energías muy densas, lo cual acarrea distorsiones en las parapercepciones del proyector;
Obs.: El famoso proyector inglés de la década de 1920, Oliver Fox (seudónimo de Hugh Callaway (1885-1949), autor del libro "Astral Proyection") nunca vio su cuerpo físico durante sus proyecciones.
3. Psicosoma (del Griego: "Psique": "Alma"; y "Soma": "Cuerpo"): Significa literalmente "cuerpo del alma" - Expresión empleada inicialmente por el espíritu André Luiz en las obras psicografiadas por Francisco Cândido Xavier y por Waldo Vieira, en las décadas de 1950-1960, que actualmente es más usada por los estudiantes de Proyecciología).
Sinonimias: "Cuerpo espiritual" (Cristianismo - Cor. I, cap 15, vers. 44) - "Cuerpo astral" (del Latín "Astrum": "Estrellado" - Expresión empleada por el gran iniciado alquimista Paracelso, en el siglo XVI, en Europa, y por diversos ocultistas y teosofistas posteriormente) - "Periespíritu" (Espiritismo - Allan Kardec, siglo XIX, en Francia) - "Cuerpo de luz" (Ocultismo).
4. A veces, esa conexión del cordón de plata se verifica por los omóplatos extra-físicos (paraomóplatos) y llega hasta la paranuca, por dentro del psicosoma.
5. Ectoplasma: energía bastante densificada del interior del cuerpo humano, que, por veces, se exterioriza para fuera del cuerpo humano.
6. Ver el estupendo libro de Hernani Guimarães Andrade: "Espírito, Perispírito e Alma"; Ed. Pensamento; pág. 153-157.
7. Todo indica que ese pequeño cuerpo agrisado era una masa de ectoplasma exteriorizada del cuerpo físico.
8. Sugiero al lector que consulte la sección de bibliografía de nuestro Website, pues hay una selección de estupendos libros sobre las experiencias fuera del cuerpo, listados allí.
Obs.: el libro "Viagem Espiritual II" está disponible íntegramente para lectura gratuita en nuestro Web, incluyendo las 60 ilustraciones proyectivas en color realizadas por Gloria Costa. - www.ippb.org.br



estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Leia Também

Descrições do cordão de prata




Sobre o autor
wb
Wagner Borges é pesquisador, conferencista e instrutor de cursos de Projeciologia e autor dos livros Viagem Espiritual 1, 2 e 3 entre outros.
Visite seu Site e confira a entrevista.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Não se trata do que eu devo nem do que eu quero...
artigo Infeliz
artigo O sagrado
artigo Tenha uma vida afetiva abundante


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa