auravide auravide

¡Despierta para la felicidad!


por Flávio Bastos - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

La raíz del desequilibrio psíquico-espiritual, o sea, del mal, entendido como opción del libre albedrío, acompaña al hombre desde su aparición sobre la faz de la Tierra, y se manifiesta de una forma individual y potenciada, al dejar secuelas muchas veces incurables, atribuidas a una infancia traumatizada por la irresponsabilidad de unos padres o de quienes les sustituyeron en la educación.

Con todo, el mal es una llaga estructural, sistémica y cíclica. La fórmula del mal que actúa sobre el psiquismo humano es simple, pese a que el hombre, debido a sus estudios incompletos en el área de la psicología, complique su plena comprensión, que es la siguiente: libre albedrío = predominio del mal = desequilibrio psíquico-espiritual = (psico)patologías = infelicidad.

Ese patrón de comportamiento revelado por la fórmula de la predominancia del mal en nuestras vidas, tiene además, como resultante, la ausencia del predominio del bien como opción de libre albedrío. Por ese motivo surgen los desequilibrios que nos llevan a las enfermedades, al sufrimiento y al dolor (Ley de Causa y Efecto).

Para comprender el profundo significado del bien – o del amor – en nuestra vida, hemos de profundizar en el estudio del mal, observado como una sutil energía que desde tiempos inmemoriales actúa nocivamente sobre psiquismos y cuerpos humanos, al constituir en patrón unos comportamientos que se repiten cíclicamente, encarnación tras encarnación.

He aquí el paradigma que debe ser modificado, mediante la acción más efectiva de la ciencia en forma de estudios que perciban la tenue “divisoria” entre mente, cuerpo y espíritu. La cura de las (psico) patologías se encuentra en esa cota a que ha accedido la inteligencia humana, aunque todavía no reconocido por la ciencia oficial. Y tal paradigma será sustituido por nuevo modelo cuando la gran mayoría de los profesionales del área de la salud acepten curar el mal por la raíz, es decir, su causa espiritual y no solo su efecto en el cuerpo materializado.

En el área de la psicoterapia alternativa que investiga el inconsciente humano más allá de la vida intrauterina, estudios, experimentos y la propia práctica han venido demostrando que somos espíritus inmortales. Y que cada encarnación es una nueva oportunidad que tenemos para mejorarnos en relación a lo que somos, o sea, despertar para un nivel de auto-conocimiento en el cual la práctica del bien se convierta en algo imprescindible como forma de transformar el “viejo paradigma” en un nuevo modelo de vida, vuelto hacia el crecimiento mediante el predominio del amor.

La psicología y la medicina, inseguras respecto de muchos casos complejos que no logran explicar, desde hace algún tiempo admiten oficialmente el sexto sentido, o sea, la mediumnidad comprendida como un estado alterado de conciencia.

En los últimos diez años muchos psicólogos y psicoanalistas han venido enfocando su base de conocimiento y encaminando sus estudios en dirección a la vida más allá de la intrauterina. Ese vuelco en la praxis profesional es atribuido, en la mayoría de los casos, a la concienciación de que es fundamental actuar en beneficio de un método terapéutico que contemple la naturaleza interdimensional del hombre, y que contribuya a un cambio de mentalidad respecto de diagnósticos basados en un modelo de comportamiento que desde hace milenios acompaña a la humanidad.

En tal sentido, se debe a un condicionamiento teórico-práctico relacionado con un conjunto de creencias materialistas, el que la ciencia oficial no logre salir del “cliché” que fija el conocimiento sobre el psiquismo humano hasta la vida intrauterina.

El amanecer del tercer milenio nos estimula a despertar, de la inconsciencia de nuestra interdimensionalidad, para la luz de la consciencia de aquello que es esencial transformar en nosotros mismos. Y ese cambio interior pasa por admitir que debemos providenciar un cambio gradual de nuestro modelo energético consistente en la aceptación de las leyes naturales – o universales – como referencia máxima en nuestra vida.

Por tanto, conocer, aceptar y practicar las leyes naturales es la fórmula que lleva al individuo a alcanzar un estado de conciencia en que el dolor y el sufrimiento serán comprendidos y, sobre todo, evitados. Comprender que existe un punto de intersección entre el alma y la mente, que, cuando se accede a él mediante la práctica continua del bien, lleva al individuo a una percepción diferenciada de sí mismo, del otro y del universo…

De nada sirve repetir existencias reencarnatorias condicionadas a un patrón de comportamiento asociado al predominio del mal resultante de las elecciones del libre albedrío. Ese ciclo vicioso, aparte de no llevar al individuo a ninguna parte, lo estimula a repetir los viejos clichés que lo acompañan desde hace mucho tiempo.

La transformación de nuestra energía comienza por el ejercicio de la sencillez y de la humildad, mediante la plegaria espontánea, la meditación, el no juzgar, el perdonar y demás orientaciones que nos han dejado los espíritus elevados como Jesucristo, Siddhartha Gautama (Buda), Chico Xavier, entre otros que admiramos. Orientaciones que pueden encontrarse en las leyes naturales del universo, accesibles a todas las criaturas dotadas de inteligencia y libre albedrío.

Es tiempo de que el hombre cree un nuevo modelo de comportamiento, y de sepultar, definitivamente, el viejo paradigma basado en creencias y percepciones desenfocadas de su realidad interdimensional. Es momento de practicar la fórmula del bien: libre albedrío = predominio del bien = equilibrio psíquico-espiritual = auto-curación = felicidad.

link


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa