auravide auravide

Discernimiento - los oídos del corazón


por El Morya Luz da Consciência - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Martin Luther King Jr. reconoció este principio: "No necesitas tener un diploma universitario para servir. No es fundamental conocer la segunda ley de la termodinámica en la física para servir. Solo has de tener un corazón generoso y un alma movida por el amor".

Hay muchas dudas respecto de los "trabajos de cura".
¿Podemos considerarlos un servicio como otro cualquiera? ¿O este es un servicio especial que escapa a las reglas conocidas y consideradas normales? Muchos preguntan: ¿cómo reconocer a quién podemos hacer caso? ¿Quiénes son los verdaderos curadores? ¿Hay diferencia entre un médium que trabaja en un centro espírita y un Terapeuta? ¿Es correcto cobrar por los trabajos? Es difícil discernir quién realmente dice la verdad.
Empleando el razonamiento lógico no llegamos a lugar alguno. Para eso tenemos que servirnos de los oídos del corazón. Cualquier profesional puede ser considerado holístico cuando tiene en cuenta todas las necesidades de una persona. Un médico, por ejemplo, que asiste a su paciente en todas las situaciones aparte de las físicas, ¿es o no holístico?
¿Él cobra por eso, o no? Pese a que utilice características espirituales, como la compasión, la generosidad, la acogida, etc., también ha gastado en todos los sentidos: económico, tiempo, esfuerzo, capacidad, para buscar una formación profesional. ¡Y el conocimiento cuesta!

Quien atiende solamente a la razón, no ve más que un diploma colgado en la pared, pero existen los verdaderos profesionales. Muchos ejercen la profesión que eligieron únicamente por ganar dinero, no obstante, hay muchos que al provecho material anteponen el amor y el respeto hacia el prójimo. En el área holística no ocurre de modo diferente. Esa inseguridad en el campo espiritual está causada por el gran número de personas que hoy llevan a cabo todo tipo de trabajos, divulgando milagros y curaciones, a menudo sin ninguna ética, aprovechándose de un momento difícil o de una enfermedad, cuando la persona busca desesperadamente un lenitivo, para anunciar fórmulas fáciles de cura, desacreditando así a aquellos que trabajan en serio y dando lugar a mucha confusión.

Primeramente es preciso aclarar la cuestión de la mediumnidad. Todos nosotros somos médiums en potencia, incluso quienes no creen o nunca han pensado en esa posibilidad.
Mediumnidad, según Allan Kardec en el "Libro de los Médiums" capítulo XIV, quiere decir: "Todo aquel que siente, en un grado cualquiera, la influencia de los Espíritus es, por eso mismo, médium. Esta facultad es inherente al hombre; no está constituida, por tanto, en privilegio exclusivo. Puede, pues, decirse que todos somos, más o menos, médiums. No obstante, habitualmente, así solo se clasifica a aquellos en que la facultad mediúmnica se muestra bien caracterizada y se traduce en efectos patentes, de cierta intensidad, lo cual entonces depende de una organización más o menos sensitiva."

Médium es "aquel que hace una intermediación entre una y otra dimensión". Y, a decir verdad, el médium entra a menudo en contacto con sus propias características espirituales, o sea, todo el bagaje acumulado por su espíritu durante sus jornadas. Como espíritus que somos, entramos en contacto con nuestra propia sabiduría acumulada. Según esa definición, podríamos decir entonces que cualquier profesional puede utilizar esa capacidad para actuar en su profesión. Entonces, ¿por qué considerar ese don solamente a los llamados Curadores y Terapeutas? Quienes poseen discernimiento y algún conocimiento de la espiritualidad saben que debemos, primeramente, oír a nuestro propio corazón. Y el corazón nunca se equivoca.

Un Terapeuta Holístico se prepara para ejercer una profesión que contempla al hombre como un todo: cuerpo, mente, emociones y espíritu, y se sujeta a toda esa confusión porque en sus actividades cuenta con la ayuda de las "energías espirituales" y reconoce esa ayuda.
Pienso sinceramente que nadie se gradúa Terapeuta, pues el que realmente lo es ya nace con ese don, y lo ejerce en sus diversas actividades.
Ese don es la "síntesis". Saber observar al otro en su totalidad; tener la facilidad de dialogar con cada uno respetando su individualidad, sus creencias, sus patrones y conseguir buenos resultados. La Síntesis es una característica del 2º Rayo Dorado del Amor-Sabiduría.
Reconocemos al verdadero curador a través del amor que dedica a su trabajo, y ¿no tiene derecho ese profesional a ganar para su sustento? Todo terapeuta hace donación de su energía. Aquel que frecuenta un Centro espírita para donar, no vive de eso. Y aquellos que "sostienen" ese Centro cargan con todas las responsabilidades. Y solo hay que preguntar cuán difícil es pedir donaciones.

Conocí un local espírita donde los atendimientos se hacían gratuitamente, pero a menudo los medicamentos indicados a los pacientes costaban más que una consulta en un Terapeuta. Y en todas partes ocurre así, o sea, o alguien "sostiene los gastos" para que todos donen, o es preciso cobrar en otras actividades: cursos, venta de medicamentos, de libros, etc.

Esta complejidad de opiniones es una expresión de la época actual que en todos los campos de pesquisa espiritual y mental genera mucha intranquilidad y perturbación. Yo diría a todos cuantos buscan la verdad y la luz que eviten juzgar, criticar o hacer conjeturas al respecto.
Que oigan la voz del corazón en el silencio, pues solo así encontrarán las respuestas a todas sus preguntas. La dirección verdadera será la que él señale.
Asimismo diría que no influyan sobre la gente con aquello que les parece correcto, porque cada persona tiene capacidad para analizar y discernir por sí misma.
En el libro Discurso, el Maestro El Morya da la siguiente orientación: "El camino hacia la perfección es largo. Muchos buscadores se pierden en las veredas laterales. El deseo de perfección exige ese precio. Dejad a las personas que anden con sus propios pies. Yo estoy siempre a vuestro lado y bendigo vuestro esfuerzo."

Es esencial que cada persona sienta que su vida vale la pena. Elegir un camino de servicio al prójimo es sencillo, no hacen falta diplomas, y sí mucho, pero mucho amor en el corazón.

Vera Godoy


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa