auravide auravide

Distancia + Silencio = Separación


Traducción de Teresa - [email protected]

¡Decepción, miedo, angustia, amargura, resentimiento, tristeza! Cuántos sentimientos surgen en el momento de la separación. El dolor de una relación que se acaba solo puede ser evaluado por quien lo vive y principalmente por quien, a pesar de separado, aún siente amor. Por más que podamos imaginarnos cómo será, no logramos evaluar la profundidad del sufrimiento cuando sucede.

Durante nuestra vida, tendemos muchas veces a desistir de continuar. Esto generalmente sucede cuando esperamos actitudes y comportamientos que no se producen; esperamos una palabra y encontramos tan solo el silencio; esperamos el abrazo y recibimos el desprecio; esperamos la presencia y encontramos tan solo la distancia. Nos sentimos lastimados, heridos, decepcionados y dilacerados en nuestro simbólico corazón, donde guardamos nuestros sentimientos más preciados.

Cuando permitimos que alguien forme parte de nuestra vida es porque creemos que cuidará de nuestro amor como si fuese el suyo propio, que buscará realizar todos sus sueños, sí, pero ahora a dos. Sin embargo en algún momento parece que todo se pierde, y el diálogo se va haciendo cada vez más difícil, el enojo y la tristeza empiezan a sobreponerse a la paz y al deseo de estar juntos, y la distancia se instala. Es hora de hacer algo para demostrar que tal como está hace mucho daño. Lo más indicado sería conversar, pensar, y juntos elegir un camino; pero cuando esto ya se ha intentado varias veces, el que lo intenta siempre va encontrándose cada vez más sin valor, inseguro, sin fuerzas, e intentarlo una vez más sería lo mismo que admitir esto.

Repensar la relación en soledad implica una decisión unilateral, que no siempre significa lo mejor y mucho menos corresponde a los sentimientos de quien toma la decisión; puesto que cualquier decisión que se tome se reflejará en la vida de las dos personas, nada más justo que tomar esa decisión juntos, y que cada cual pueda expresar sus sentimientos y llegar a una conclusión, respetando los sentimientos y deseos de ambos. Pero esto no siempre es posible, especialmente cuando uno de los dos se calla y se aleja, dando al otro el derecho de sentirse menospreciado, rechazado, abandonado y solo. Sentimientos que lastiman, no solo por la ausencia del otro, sino además por cuanto se lleva con él en su partida, o sea, todos los sueños que habían sido compartidos cuando estaban juntos y que ahora ya no tienen razón de ser sin el que se ha ido.

Aquellos que de pequeños han vivido la experiencia del abandono, tendrán muchas más dificultades para aceptar o elaborar momentos como este, pues sentirán nuevamente la angustia del abandono y/o rechazo, desencadenando así de su inconsciente un pasado que tanto lastima y que ahora se refleja en sus reacciones físicas y emocionales. Cuando, por el contrario, hubo una infancia de afecto, seguridad, presencia, enfrentarán de adultos los momentos de la separación con mucha más serenidad, tranquilidad, y menos sufrimiento.

Decir se acabó no quiere decir he dejado de amar, por más que lo pueda parecer; quizá esté más cercano a un sonoro grito que dice: despierta, estamos perdiéndonos, vamos a cambiar, pero juntos. Poner un final, incluso con el corazón partido, llorando, sangrando, pudo estar motivado mucho más por el rechazo y desprecio sentidos con el silencio, la distancia, la indiferencia, la falta de preocupación y cuidado con todo aquello que un día fue motivo de unión, que corresponder a un deseo real de separarse. Y quién sabe puede significar mucho más una búsqueda desesperada de salvar lo que aún hay dentro de cada uno: ¡el amor!

Separarse puede ser la esperanza de renovar, de hacer que el otro piense, una invitación a la reflexión sobre los propios sentimientos y sobre lo que ha llevado al hecho en sí, y recordar que mientras quede el amor, nunca habrá motivos suficientes para desistir.
Y en este torbellino de sentimientos, en esa mezcla de alivio y sufrimiento, angustia y dolor, de la presencia constante a la distancia presente, ahogamos nuestros sentimientos, adormecemos nuestros sueños, callamos nuestra voz, reprimimos nuestras emociones, como si fuésemos capaces de evitar sentir el dolor del presente y la añoranza del pasado, de los momentos vividos juntos y congelados en nuestra memoria, de todo aquello que hemos vivido y principalmente, de lo que podríamos haber llegado a vivir.

Y al llegar la noche, sin TV, radio, periódico, e-mails, teléfono móvil, trabajo, personas o lo que quiera que se pueda hacer, con tal de no pensar o contribuir a huir de lo que se siente, te recoges en tu silencio, quizá los pensamientos invadan tu mente y te hagan recordar y reflexionar sobre lo ocurrido. En tu interior, sentirás la soledad y el vacío de lo que ya no existe, será el yo y no más el nosotros, quién sabe en este momento podrás nuevamente valorar y desear el juntos antes que el solo, el hablar antes que el callar, el compartir más que el dividir, la paz más que la rencilla, la espiritualidad mejor que el poder y el dinero, la humildad al orgullo, el diálogo al silencio, la cercanía mejor que la distancia. ¡Quién sabe después de encontrarse y revisar todos estos valores, sea posible permitirse amar y ser amado y, juntos volver a soñar!


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


zago
Rosemeire Zago é psicóloga clínica CRP 06/36.933-0, com abordagem junguiana e especialização em Psicossomática. Estudiosa de Alice Miller e Jung, aprofundou-se no ensaio: `A Psicologia do Arquétipo da Criança Interior´ - 1940.
A base de seu trabalho no atendimento individual de adultos é o resgate da autoestima e amor-próprio, com experiência no processo de reencontrar e cuidar da criança que foi vítima de abuso físico, psicológico e/ou sexual, e ainda hoje contamina a vida do adulto com suas dores.
Visite seu Site e minha Fan page no Facebook.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa