Autoconhecimento Autoajuda e Espiritualidade
 
auravide auravide

El Dedo de Dios

por WebMaster
El Dedo de Dios
Publicado dia 06/11/2009 14:20:38 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

por Wilson Francisco - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Gabriela es una niña encantadora. Vive en Santos y su madre es clienta mía desde hace algún tiempo. Un día estuvo con su madre en la consulta, y le dediqué un espacio de tiempo, para conocerla mejor y atender a su curiosidad. Quería saber qué es lo que hace un terapeuta holístico.

Charlamos sobre la energía, la escuela, la vida y muchas cosas más; me encantó con sus pensamientos. Habló sobre las dificultades que tiene con una amiga.
En esa relación rola mucha envidia. Y es que ella tiene características que demuestran una energía que trasciende, casi invasiva, no por propia voluntad, sino que su energía se expande naturalmente y toda persona que se relaciona con ella lo percibe, y la sensación que se tiene es la de que ella quiere dominar todo y a todos.
Entre sus amigas, tanto de la escuela como de donde vive, la imagen que transmite es la de una criatura muy presumida.

Tú que me lees has de conocer a algunas personas así, llegan a cualquier lugar y se adueñan del asunto o, simplemente basta que lleguen para que se destaquen, no siempre por propia voluntad. Diferentemente de otros seres, que tienen dificultad para manifestarse o incluso para llegar a un ambiente.
Como se ve, eso es una cualidad energética que viene del alma. Dirigida para el bien, proporciona una jornada importante de actitudes que hacen desarrollarse a la persona y crean posibilidades de alegría y entendimiento en la relación con los otros.
No obstante, si la persona portadora de esa energía no tiene consciencia o conocimiento, o bien si alía a esa energía sentimientos de maldad o envidia, entonces ésta se volverá una criatura nociva, tanto en el ambiente en que vive como en sus relaciones.

En este caso, en que las protagonistas son Gabriela y su amiga, ambas son portadoras de ese tipo de energía, lo cual les hace ser amigas, o vivir en un ambiente común, pero cada una trabaja en una plataforma energética. Gabriela expandiendo su energía y su amiga devolviéndoselo con actos que la incomodan. Ambas tendrán que resolverse, en cualquier tiempo de esta existencia. Si ninguna toma conciencia, acabarán por romper la amistad y guardarán esa situación sin solución hasta que encuentren en otro tiempo alguna otra persona o ambiente donde se enfrentarán a ese hecho.
Quizá en un nuevo tiempo, ellas dirán: no puede ser, Wilson, todo se repite en mi vida, personas y acontecimientos...

A las personas que tengan esas características les sugiero atención y el desarrollo de ejercicios para administrar su energía y principalmente, comprender que esto no es un defecto, sino una cualidad. Bloquear nunca. Administrar y dar nueva dirección, sí.

Charlé mucho con ella, y le di ejercicios con mandalas. Ella pinta los dibujos geométricos y en ese proceso va trabajando su energía; y la consciencia sobre su propia naturaleza le ayudará en la relación.
Hay además otro factor que puede ser causante de ese estado de animosidad que incendia la mente de las personas cuando surge en el grupo alguien con las características de Gabriela.
Yo mismo a veces vivo esa experiencia. Las personas nos juzgan por algo que ni siquiera hemos creído ser o hacer. Pero para ellas somos realmente aquello que piensan. En ese caso, es como si esa persona estuviese observando a otro, a una sombra que nos acompaña, una parte de nosotros, del pasado o un algo que está alojado en nuestro inconsciente, y que por veces aparece muy claramente a los ojos de quien nos observa.

Suelo decir: observa bien y mira si es realmente eso lo que yo he hecho o hablado, o bien tú estás viendo o escuchando a otro que está aquí a mi lado, una sombra de mí. Y pongo a la persona a pensar.
Este es un fenómeno común. Puede estar causado por influencias extra-psíquicas, que pueblan la atmósfera del planeta, formas-pensamiento que atormentan nuestra mente y se inmiscuyen en nuestro campo mental.
O bien puede ser un fragmento de nosotros, perdido en el universo, que hemos vivenciado en otras etapas, en universos diferentes y, que por razones desconocidas, hemos atraído a nuestra atmósfera, dejándolo a la vista, para quien nos pueda observar.
El universo tiene misterios y secretos que todavía no hemos conseguido desvendar.

Hoy mismo le he dicho eso a una clienta, en una conversación telefónica. Hay momentos en que siento que estoy oculto en el planeta Tierra. En otros, parece que estoy desnudo, observado por un universo de seres.
Entonces, dirás: siendo así todos saben lo que pensamos y sentimos, donde quiera que estemos. ¿Cierto? No.
Si tú en tu universo mental no manifiestas miedo, culpa o remordimiento, conseguirás administrar y encaminar tus pensamientos, y no serás invadido, a no ser que solicites apoyo u orientación.

Es decir, la protección y seguridad de tu mente y corazón están en cuánto sientes de confianza en ti mismo, en cuánto te amas a ti mismo y cuán seguro estás en cuanto a lo que haces y quieres para ti, dentro del principio del amar al prójimo como a ti mismo y de la certidumbre de que el amor cubre una multitud de pecados.
Sí, esa conversación con Gabriela ha ido lejos, claro que se lo he resumido bien, hablando en un lenguaje que ella ha podido comprender, pero una cosa no ha aceptado y solo se lo dijo a su madre al llegar a casa.
Mira mamá, él ha acertado en todo lo que ha descubierto con el péndulo, pero a mí me parece que el cristal lo mueve con el dedo.
Me he reído bastante cuando la madre me lo contó, porque un gran amigo que ya ha dejado el cuerpo y a quien dirijo siempre mi pensamiento de gratitud porque a él le debo el inicio de todo este proyecto que desarrollo; pues bien, ese amigo también decía lo mismo: Mira Wilson, creo mucho en ti y en tu trabajo, pero me parece que mueves el cristal con el dedo.

En verdad, quiero decir a mi amigo que se encuentra en el mundo paralelo, y también a Gabriela, que el péndulo se pone en movimiento, dirigido, eso sí, por el dedo de Dios y por la voluntad de las almas que buscan en ese procedimiento indicaciones y apoyo para sus jornadas. Yo, en ese proceso, no soy más que un facilitador que el universo ha puesto en sus vidas para intercambiar experiencias y aprender con la confianza que han depositado en mi voluntad de servir y apoyar.


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  



Sobre o autor
clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Transcomunicação Instrumental
artigo A liberdade de ser
artigo Você sabe quais os benefícios de um atendimento de radiônica?
artigo Do Oran Mor aos corações apaixonados pela Luz





horoscopo


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa