auravide auravide

El gobierno invisible


por Gesiel Albuquerque - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Entre las varias teorías conspiratorias, ya conocidas por la gran masa poblacional, hay una que menciona un supuesto gobierno invisible, que controla nuestro mundo por entero. En medio de estas ideas extrañas, muchas son meramente obra de una imaginación fértil. Sin embargo otras son merecedoras de crédito.

En medio de esas ideas están aquellas cuyos propósitos son serios, si bien poco ortodoxos. Pero también hay las que se aprovechan del miedo y de la inseguridad de muchos humanos en lo que atañe a su supervivencia en nuestro planeta, y presentan propuestas muy bizarras.

Pero sobre estas intenciones ruines hablaré más tarde. Aquí lo que quiero es llamar la atención sobre el hecho de que hay, verdaderamente, un gobierno invisible en nuestro planeta. Aplicadamente, no se trata de un gobierno en el sentido político de la palabra, sino de miembros de una especie de consejo mayor bajo el cual están otros diversos consejos, que coordinan tareas como: desencarnación y encarnación, cambios climáticos, catástrofes, alteraciones políticas e ideológicas, entre otras.

Increíblemente, cada ser perteneciente al planeta Tierra tiene una misión específica que desempeña consciente o inconscientemente. Desde la bacteria hasta el hombre, todos los seres vivos, antes de existir en la 3ª dimensión, reciben una programación x o y que han de cumplir. En este caso no importa si tal programación va a construir o a destruir (según nuestro concepto) proyectos, civilizaciones, culturas, comportamientos, salud, etc. Eso, para los constructores, es lo de menor importancia. Pues todo tiene una razón de ser, y lo que para unos significa construcción representará destrucción para otros, y viceversa.

En uno de sus textos, William Shakespeare dijo que había más misterios entre el cielo y la tierra de lo que soñaba la vana filosofía. Y no se equivocaba. Si se supiese lo que se oculta por detrás del velo de misterios y secretos que hacen a la humanidad ser lo que es, o hacer lo que hace, quizá nuestro modelo existencial perdiese todo el sentido y la eficacia para mantenernos encarnados.

El gobierno invisible que he mencionado no interfiere directamente en nuestros planes, pues todo lo que la humanidad es, y todo lo que será, ya está trazado hace trillones (al infinito) de años. Estos seres denominados humanos son experimentos para el gobierno invisible y se visa mejorar su forma de absorber y expandir energía. En este momento los humanos pierden más energía de la que producen en la dimensión intracelular. En un análisis simplón, es como si estuviésemos en fase de pruebas de laboratorio en las cuales los científicos pretenden alcanzar un nivel interactivamente cuantificado por los propósitos de los señores del Consejo Supremo.

Mientras somos “olvidados” por los gobernantes invisibles, recibimos visitas de seres de agencias menores (provenientes de otros universos y galaxias), quienes ven en la humanidad un excelente manantial para la realización de sus experimentos atómico-nucleares, que buscan hibridar nuestra composición matricial con la suya y, con ello, la aparición de otra modalidad de conciencias en nuestra galaxia (física y astral). Esto ya ha ocurrido entre diversas entidades y sigue ocurriendo en muchos mundos atacados/conquistados por seres diferentes.

En la Tierra tenemos los ejemplos de los ETs – Águila (Egipto), Saltamontes y Reptilianos (Oriente Medio y Occidente), ETs acuáticos (océanos y mares) y astronautas y zetas (interdimensionales). El Gran Consejo tiene conocimiento de estas interferencias y permite que se produzcan para descubrir hasta dónde llegará todo eso. Es decir, qué es lo que va a surgir después de estos mestizajes y qué raza permanecerá estructuralmente intacta.

Ya he leído u oído algo sobre el siguiente pensamiento: “ni una hoja de árbol se mueve, si no es por el poder de Dios”. Esta afirmativa no está del todo equivocada y tiene gran fondo de verdad. Intentaré explicar, más o menos, como es eso.

El consejo supremo no se preocupa ni autoriza la caída de una hoja, porque él hizo la planta para que de ella cayesen hojas. Por tanto, ellas caen, inaplazablemente, a montones. El gran consejo tampoco está preocupado con cada acto del ser humano, porque el gobierno invisible sabe exactamente quién es quién, qué es lo que alguien hace o puede llegar a hacer a nivel constructivo, o destructivo, contra los parámetros vibracionales de esta dimensión.

Somos lo que somos, tanto física como energéticamente. Tenemos la porción de la fuerza divina en nosotros y eso nos hace ser programas instalados en el gran computador central. Si, por alguna razón, tendemos a escapar de la programación original, una lucecita amarilla se enciende allá arriba y los constructores se vuelven hacia ella a fin de saber qué es lo que está pasando y cómo podrán resolver tal alerta. Quiere decir que estamos bajo control durante las 24 horas del día y tenemos todos los pensamientos y actos analizados día y noche. Sin embargo, por toda la eternidad, hay poca intervención del Gran Consejo en nuestras vidas.

Otra razón de que no intervengan los consejeros en nuestro proyecto principal está relacionada a su poder de hacer que todo vuelva a lo que era antes. Así, ellos solo estudian tales actos y perciben cuando ha llegado la hora de actuar para inhibir “desmanes reiterados”. Eso puede llevar billones o trillones de años terrestres. Conviene decir que el proyecto humanoide es relativamente joven frente a la eternidad del tiempo.

Todo lo que aquí se dijo no es, y no debe ser, sorpresa para nadie, ya que estamos en constante contacto con esta realidad, principalmente durante el sueño o a través de nuestros pensamientos, deseos, emociones y sentimientos del día a día. Lo que parece complejo de entender es el modo en cómo todo se procesa en nuestra vida, pues ésta parece tan obvia y objetiva en sus propósitos: nacer, crecer, reproducirse y morir. A esto yo añado: nacer, interactuar, crecer, influenciar, intervenir, subordinarse, controlar y morir.

Por más obvia que parezca la existencia (a algunos), todos los seres cumplen su papel en la inmensa acción de la mente de Dios. Todos contribuyen para que este gran sistema funcione según las leyes programadas por los señores invisibles. Para estos señores, la Tierra es una célula llena de habitantes en su flujo, los cuales le dan vida a ella para que ella también dé vida al organismo mayor conocido como cuerpo universal. Imagina el cuerpo físico y sus billones de células, cada una con sus habitantes y organismos, y comprenderás lo que te estoy diciendo.
Mi blog: link


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa