auravide auravide

El Origen del Miedo


Traducción de Teresa - [email protected]

El modo en cómo aprendemos a interpretar la realidad que nos rodea estructura nuestras formas de percepción de la vida. Sin embargo ocurre que nuestros profesores de interpretación de la realidad de la vida no siempre o casi nunca estaban preparados para eso. La forma de cognición que tenemos de la vida está mezclada de conceptos y prejuicios atávicos que actúan en nuestro cotidiano sin nuestro conocimiento ni consentimiento.

A lo largo de nuestra vida desarrollamos nociones de la realidad verdadera que vivimos, interpretadas y entendidas a partir de aprendizajes obtenidos por nuestros "educadores" en una época pasada, cuando todo era muy diferente de hoy. Ellos, a su vez, aprendieron con sus "educadores" que adquirieron conocimientos en una época todavía más remota, desarrollaron sentimientos basados en conceptos morales, religiosos y culturales que ya no tienen semejanza alguna con los de nuestros días. Pese a ello, vemos aún hoy como muchas creencias supersticiosas y conceptos morales trasnochados sirven todavía de referencia y orientación en decisiones individuales y colectivas. Uno de los ejemplos más actuales que podemos ver hoy es la condición de la mujer en la sociedad. Ya nadie duda de que la mujer es igual de capaz que el hombre en el desempeño de varias funciones, pero es notorio, en la misma proporción, que la mujer es preterida y menos valorada en muchas ocasiones. Otra situación igualmente fuera de lugar es la creencia de que "Dios castiga", pregonada durante mucho tiempo por algunas religiones a lo largo de la historia de la humanidad. Los propios atributos de Dios descalifican esa creencia, es decir, no tiene lógica que un Ser reconocido por su suprema bondad pueda emplear el castigo como método de corrección o punición. Sin embargo, sabemos que tal creencia aún hoy aterra a los inconscientes, incapaces de elaborar un razonamiento lógico.

De esta forma, de cultura a cultura, de religión a religión, mitos y creencias van siendo creados y alojados en el inconsciente de las personas de generación en generación, pasando a formar parte de sus normas morales, éticas y educacionales, así como base de sus leyes.

No es difícil observar comportamientos naturalmente tolerados y practicados en un país o región, que en otro son inadmisibles. Leyes que regulan el comportamiento en un país, en otro son miradas como absurdas.
Como esas enseñanzas, otras muchas, igualmente adulteradas, yacen en nuestro inconsciente participando activamente en todo lo que hacemos y sentimos.

Así es como de manera muy sutil todas las experiencias que vivimos quedan grabadas en nuestra mente, y, sin nuestro conocimiento o consentimiento, pasan a actuar como cribo y referencia para todas las experiencias futuras.
Recuerdo que cuando era pequeño había un señor, tío de mi madre, que decía "después de que ha llegado la luz eléctrica, el Curupira y el Saci Pererê montaron en la mula sin cabeza y desaparecieron, y desde entonces nunca más nadie les ha tenido miedo".
Leyendas y cuentos y hasta canciones infantiles desarrollan el miedo en los niños limitando sus potenciales, su alegría y su creatividad.
¿Cuántos críos no habrán dejado de hacer una trastada por miedo al "hombre del saco" y cuántos no se han quedado sin ir al baño en la escuela por miedo a la "rubia del baño", o cuántos también no habrán perdido el sueño por miedo al "buey de la cara negra" o al "coco que los va a llevar"?

Por eso, con relación al miedo, es preciso conocerlo y administrarlo con racionalidad. Es preciso saber que hay miedos que actúan en cierto período y desaparecen con el tiempo, otros esclavizan por toda una vida.

El miedo no es necesariamente malo siempre, también existe el miedo bueno. Es malo el miedo que limita, que paraliza y desorienta. Y es bueno el miedo que nos impide la exposición exagerada al peligro, que nos protege de obrar con imprudencia poniendo en riesgo nuestra vida y la de otros.

En una próxima entrega escribiré con más detalles sobre "El Miedo Bueno y el Miedo Malo".


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


Leia Também

A Origem do Medo


cardim
Ronaldo Cardim é Terapeuta Corporal e Psicoterapeuta Holístico, formado em psicologia, trabalha com as técnicas: Shiatsu, Zen-Shiatsu, Massoterapia Corporal, Massagem Bioenergética, Massagem de Alongamento, Sei-Tai (manipulação da coluna), Psicoterapia Holística, Relaxamento induzido, Hipnoterapia Condicionativa, Regressão (TVP).
Atende em seus consultórios em Tupã/SP (14) 3496.6310 e em Marilia/SP (14) 3413.9979


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa