auravide auravide

El quinto Hilo Interdependiente: El poder de los Seis Sentidos


Traducido por Melissa Park - meishiman@hotmail.com

Dando continuidad al estudio sobre los 12 Hilos de Interdependencia - enseñanzas budistas que nos incentivan a romper el hábito de sufrir - hoy vamos a estudiar el quinto Hilo, denominado El poder de los seis sentidos.

El quinto Hilo se refiere a los órganos de los sentidos (ojos, oídos, nariz, lengua, cuerpo y mente) acompañados por sus objetos (formas, sonidos, olores, sabores, objetos del tacto y objetos de la mente). Ellos son interdependientes, esto es, no existen separadamente. En otras palabras, lo que vemos influencia a lo que saboreamos y así por delante...

Lama Gangchen nos alerta para la realidad, de que el mundo, tal como lo conocemos, es creado por nuestras mentes, como explica en su libro Auto-cura Tantrica III (Ed. Gaia): “El resultado de la causa y condición del surgimiento interdependiente negativo de nuestro renacimiento con una mente y cuerpo impuros (nuestro samsara interno) y el desenvolvimiento en nuestros órganos embrionarios de los seis vientos de energía poluídos ligados a los seis sentidos. En el útero de nuestra madre, nuestro cuerpo y mente son como una casa recién construida con seis entradas: ojos, oídos, nariz, lengua, vientos del sentido del tacto y viento de energía Sogdzin de sustentación de la mente (sin los sentidos groseros ni conciencia mental). Nuestros vientos de energía de los seis sentidos surgidos inter dependientemente hacen que las sombras de nuestro apego y rabia egoístas se desenvuelvan y crezcan: la auto-destrucción - lo opuesto de la auto-cura.”

El cerebro procesa las informaciones transmitidas por los órganos sensoriales y las transforma en imágenes y pensamientos. Por ejemplo, cuando escuchamos una música que nos desagrada, el nivel de cortisol (el compuesto químico del stress) aumenta. Sentimos malestar y quedamos irritados. Mientras que, cuando escuchamos una música que nos agrada, el nivel de cortisol disminuye y la DHEA, u hormona sexual producida principalmente en las supra-renales, aumenta, colocando las moléculas sexuales en movimiento. Comenzamos a sonreír. Así como relata la Dra.Theresa Crenshaw, en su libro La alquimia del amor y del tesón (Ed. Record): “Y usted termina sonriendo con tanto placer que su dopamina también debe estar fluyendo. La dopamina lo motiva y moviliza. De hecho, un aumento de dopamina es la razón por la cual las personas saltan de alegría y danzan, cuando están felices. Tal vez sea también la razón por la cual ellas se mueven con la música. Y entonces que sucede? De la bienvenida a la ocitocina. Cuando bailamos, nos tocamos. O, por lo menos, esperamos tocar a alguien, más tarde o más temprano. Sus peptídeos entran en la danza. La ocitocina aumenta. Algunas músicas animadas - ejercicio físico - y otras hormonas van subiendo. Su temperatura sube demás y la vasopresina le dice de hacer una pausa. Cuando usted se cansa viene una música lenta. Usted está con gotas de sudor y exhalando feromonios. Usted regresa a tener contacto físico, esta vez un contacto frontal completo - sobrecarga de ocitocina. Sus endorfinas aumentan. Usted va a las nubes...”

Es por eso tan importante tomar conciencia sobre el poder de los estímulos sensoriales sobre nuestras decisiones y elecciones. La mente integra, traduce, decodifica las impresiones de los cinco sentidos. Mientras vivimos bajo el dominio de los estímulos sensoriales, estaremos a merced de nuestra química interna!

Heloisa Gioia escribe en Un camino iluminado (Ed. ABDR): “El íntimo funcionamiento Psicofísico (Mente/Cuerpo) es responsable por la formación y por la acción de los Seis Sentidos que tenemos: los cinco que están en nuestro cuerpo, como vista, audición, olfato, paladar, tacto y el sexto sentido, que está en la mente, comprendido como aquellos sentidos que posibilitan experimentar el mundo sin utilizar los cinco primeros. El sexto sentido, por ser mental, se refiere sobretodo la capacidad de pensar, conocer, memorizar, imaginar, visualizar. A través del sexto sentido es posible, por ejemplo, visualizar claramente alguna cosa aún con los ojos cerrados, sin tener siquiera conocimiento anterior de ella”. La mente es amplia y trasciende los límites de la materia.

El quinto Hilo está simbolizado en el diseño de la Rueda de la Vida por una casa vacía con seis ventanas. El hecho de que ellas estén vacías indica que, en esencia, somos puros. O sea, la lectura que tenemos del mundo externo es una expresión de los datos que cargamos en nuestro mundo interno. Aquellos que realizaron el potencial pleno de sus mentes, esto es, que eliminaron los vicios mentales negativos, pueden ver, oír, tocar, oler y saborear siempre positivamente.

Por eso, las prácticas budistas nos estimulan a purificar nuestra percepción sensorial como forma de purificar nuestra mente. Lama Gangchen Rinpoche siempre nos dice: “Mire con paz, escuche con paz, toque con paz, huela con paz, saboree con paz. Así, ustedes podrán cambiar sus vidas positivamente”.

La primera vez que lo escuché diciendo esto, estábamos sentados en una sala de meditación escuchando sus enseñanzas, cuando inesperadamente él paraba de hablar y percutía unos címbalos (tubos sonoros) que vibraban sonidos graves y agudos por toda la sala. Él apenas decía: “Escuchen con paz”. Las primeras veces, percibí que mi mente estaba más agitada. Sin saber como lidiar con los inesperados sonidos aleatorios, me sentía más ansiosa al intentar relajarme. Pero, de a pocos, a cada vez que Rinpoche tocada los címbalos, yo me emocionaba al sentir que hace mucho tiempo no me abría para escuchar con paz.

Esta experiencia quedó marcada en mí hasta hoy. Ella me ayuda a observar la frecuencia con que mi mente critica antes de apreciar, reclama de lo que ni experimentó y aún así lo evita porque podría no ser bueno. De hecho, estamos estresados de ver y oír, pues nuestra percepción sensorial está sobrecargada de imágenes violentas y sonidos agresivos y por eso, nos cerramos para nuevas ideas y oportunidades. Sin darnos cuenta, apartamos a las personas de nosotros apenas por mirarlas con un ojo crítico. No saboreamos más lo que comemos por estar tan acostumbrados con los alimentos de nuestro cotidiano. Al observar como nuestra mente escucha, saborea, toca, mira el mundo a nuestra vuelta, podemos superar el tedio al sorprendernos con la frescura de un mundo que ya nos parecía obvio!


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


bel
Bel Cesar é psicóloga, pratica a psicoterapia sob a perspectiva do Budismo Tibetano desde 1990. Dedica-se ao tratamento do estresse traumático com os métodos de S.E.® - Somatic Experiencing (Experiência Somática) e de EMDR (Dessensibilização e Reprocessamento através de Movimentos Oculares). Desde 1991, dedica-se ao acompanhamento daqueles que enfrentam a morte. É também autora dos livros `Viagem Interior ao Tibete´ e `Morrer não se improvisa´, `O livro das Emoções´, `Mania de Sofrer´, `O sutil desequilíbrio do estresse´ em parceria com o psiquiatra Dr. Sergio Klepacz e `O Grande Amor - um objetivo de vida´ em parceria com Lama Michel Rinpoche. Todos editados pela Editora Gaia.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa