auravide auravide

Energías que curan o contaminan


por Flávio Bastos - flaviolgb@terra.com.br

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

" En el aprendizaje de la vida todo vale la pena, incluso si el a alma es pequeña".

Vivimos en una realidad interdimensional cuya energía es el elemento que mueve la mecánica de los acontecimientos que se suceden. Dinámica que, con independencia de la dimensión en que nos encontramos, es el resultado de nuestras libres decisiones durante el proceso vital.

En esta verdadera profusión de energías que representa la vida, el hombre es un hilo conectado con otros hilos del gran tejido de la vida universal. Sin darnos cuenta, nos encontramos ligados a energías compatibles con nuestra naturaleza de característica multidimensional, siendo que el pensamiento asociado a la acción es lo que determina el tipo de energía que nos dará afinidad con el mundo externo.

Por tanto, estamos permanentemente ligados al amplio contexto de contactos interdimensionales llamado vida inteligente. Somos un hilo energético inserto en la inconmensurable malla de la dinámica universal repleta de energías que se conectan por afinidad. Situación que reúne la realidad material, física y la realidad inmaterial, extra-física, donde el hombre se siente todavía perdido en el enmarañado energético de sus pensamientos, actos, sentimientos y emociones. Invariablemente, luz y sombra son sus compañías en la trayectoria existencial que representa el historial de muchas vivencias a través del ciclo de las reencarnaciones.

La luz de la andadura lo anima a depurar su energía mediante el pensamiento y la acción, mientras que la sombra lo incentiva a contaminar su energía por medio de los sentimientos negativos asociados a actos comprometedores.

Por medio del libre albedrío surgen las experiencias vitales conectadas a la sensación de sufrimiento, o las experiencias vitales sintonizadas con la sensación de bienestar o de felicidad posible. Vivencias que encuentran el predominio de energías en conformidad con las libres decisiones durante el proceso existencial del espíritu.

Muchos pasan la vida atribuyendo sus infortunios a la mala suerte, y las lamentaciones son la energía que los mantiene sintonizados con la sensación de sufrimiento. Sin darse cuenta, simplemente reproducen el mismo patrón energético de la vida pasada, que no se deshace con la muerte del cuerpo físico.

Otros generan la misma energía mediante la fijación en sentimientos que los mantienen ligados a su naturaleza imperfecta, como el orgullo, la envidia, el egoísmo, el odio y la prepotencia. Repiten por medio del libre albedrío una situación que nuevamente les llevará por tiempo indeterminado a la experiencia del sufrimiento.

En este sentido, somos los únicos responsables por la energía que generamos para nuestra vida y la referencia para tal afirmación se halla en la capacidad natural de decidir, eligiendo entre varias opciones, nuestro propio destino. El tiempo presente es la base para alterar el tiempo futuro a partir de un mejor nivel de auto-conocimiento. Sin embargo, para que esto ocurra es imprescindible la perseverancia como medio para alcanzar el objetivo deseado.

Sin la persistencia, sin el esfuerzo y sin el despertar para la luz de la consciencia a través de elaboraciones que nos hagan comprender las raíces de nuestro sufrimiento, la curación se convierte en algo que está lejos de producirse. Si no alteramos significativamente nuestro patrón energético (o vibratorio) por medio de lúcidas y saludables opciones para el cuerpo y el espíritu, no nos libertaremos de experiencias negativas que contaminan la esencia e interfieren en el crecimiento integral.

Ciertos casos de sanación, aunque raros, pertenecen al ámbito de los milagros en que la fe religiosa, por mediación de la gracia alcanzada por la promesa o simple ruego, pone en marcha el fenómeno de la curación que la ciencia no puede explicar, pero que, según algunas religiones, es atribuida al criterio del merecimiento. O sea, al hecho de que el individuo, en la vida actual, es merecedor de curarse por haberse empeñado en el proceso de reforma interior. Independientemente de la fenomenología del “milagro” que es un caso aparte en la dinámica de la vida inteligente, nada ocurre por casualidad y todo tiene una razón de suceder.

Interiormente elegimos la energía que va a procesar la auto-curación o a mantenernos subyugados a nuestras propias limitaciones. La curación se adquiere con la firme actitud en relación a la ruptura de un viejo paradigma, mientras que la energía del dolor y del sufrimiento se mantiene con la falta de actitud en relación a uno mismo.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa