auravide auravide

Espiritualidad - el poder evolucionario de la vida


por Marcos Porto - portomfc@terra.com.br

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

Cuando se trata de buscar respuestas sobre nuestra existencia, frecuentemente formulamos el mismo conjunto de preguntas: "¿Cuál es el sentido de la vida?" o "¿Cuál es el propósito de la vida?" o bien "¿Por qué nacemos?"

En la mayoría de los casos tenemos nuestras propias respuestas sobre nuestro propósito en la vida.

No obstante, a partir de una perspectiva espiritual, dejamos de considerar lo que ya traemos con nosotros, o sea, toda la magia de la Creación Divina del poder evolucionario de la vida.

¿Vamos, entonces, a reflexionar sobre el tema?

Tal como hemos considerado en las dos últimas ediciones, cuando tomamos conciencia del poder de ser partes integrantes del Todo, el universo de los universos, incluyendo nuestro pequeño planeta Tierra, ciertamente no está siendo divinamente administrado para de adaptarse únicamente a las conveniencias y responder a nuestras preguntas individuales, como tampoco para recibir nuestra aprobación o desaprobación, y mucho menos para gratificar los caprichos o satisfacer nuestras curiosidades.

Los Maestros Espirituales auxiliares del Ser Mayor Creador Dios, responsables por la gestión del universo, sin duda saben exactamente qué hacer; y así también somos nosotros, seres humanos espirituales evolucionarios portadores de la vida.

Por tanto, incumbe a nuestras mentes mortales comportarse en la espera con la debida paciencia y cooperación sincera con las reglas de la sabiduría, del reino del poder y de la marcha del proceso evolutivo.

Conforme a las enseñanzas que hemos recibido a través de libros, conferencias, cursos, es de nuestro conocimiento que el planeta Tierra, cuando fue formado hace unos 4,8 billones de años, era una bola caliente en evolución del gas compuesto de átomos de diferentes elementos.

Elementos pesados, como el hierro y el níquel se hallaron en el centro, mientras que los relativamente más ligeros, como el silicio, se formaron en la capa intermedia.

Los elementos todavía más ligeros, como el oxígeno, el hidrógeno y el carbono fueron hallados en la capa más externa.

Debido a las temperaturas extremadamente altas los átomos de esos elementos no pudieron combinarse para formar moléculas.

Cuando la Tierra empezó a entibiar gradualmente su temperatura, los átomos empezaron a combinarse entre sí para formar moléculas. De donde se puede concluir que la generosidad del Universo nos proporciona compensaciones frente a las dificultades.

Pero independientemente de estas consideraciones, los Maestros Espirituales supervisores más recientes de nuestro planeta expresan confianza completa en el éxito de la evolución de la raza humana y en que, al final, triunfen los planes y modelos originales de vida y espiritualidad.

Del mismo modo, los Maestros Espirituales saben que hay un don divino original de adaptación en ambos, tanto en las cosas como en nosotros, los seres humanos espirituales.

En toda planta o célula animal viva, y en todo organismo vivo - material o espiritual - hay un deseo insaciable de alcanzar una perfección siempre creciente de ajuste al ambiente, de adaptación del organismo para aumentar la realización de la vida.

Esos esfuerzos de todos los seres vivos evidencian que en ellos hay una búsqueda innata de perfección. ¿Forma sentido?

En el reino vegetal, el más importante paso en la evolución de las plantas ha sido el desarrollo de la capacidad de producir la clorofila, y el segundo mayor avance fue la evolución de la espora a semilla. En biología, espora es la célula reproductora capaz de germinar, dando un nuevo organismo.

Uno de los más útiles y complejos episodios en la evolución de los más elevados tipos de animales consistió en el desarrollo de la capacidad del hierro en las células de la sangre circulante, para actuar con la doble función de transportar el oxígeno y recoger el dióxido de carbono.

Vale recordar que el hierro es el nutriente esencial que produce hemoglobina (glóbulos rojos de la sangre), la mioglobina (pigmentos rojos de los músculos) y ciertas enzimas. Este mineral ayuda al crecimiento, previene la fatiga y la anemia y nos defiende contra enfermedades. ¿Correcto?

Los animales superiores, incluidos nosotros, los seres humanos espirituales, oxigenamos nuestros tejidos por medio de la acción del hierro de las células rojas de la sangre, que conducen el oxígeno hasta las células vivas y, de un modo también eficiente, retiran el dióxido de carbono.

Sri Aurobindo (1872 - 1950), filósofo espiritualista, yoghi hindú, en su iluminado trabajo sobre el progreso humano y la evolución espiritual, nos dice: "El proceso evolutivo es como esas formas que, empezando por la materia, evolucionan en el universo para incorporar los aspectos de físico y mente, a fin de que un día el espíritu cumpla su evolución, retornando a la fuente espiritual. La creación se hizo para el placer de ser de esas formas cuando fueron creadas, o sea, el universo fue creado para que el placer de ser del Espíritu Infinito pueda manifestarse bajo la forma de creación. Cuando descubrimos nuestro Yo Superior y Espíritu, experimentamos la alegría para la cual fuimos creados".

¡Activa y adaptativamente, el poder evolucionario de la vida está en progreso constante en este planeta!

Con todo, muchos ajustes aparentemente misteriosos de los organismos vivos son puramente químicos, integralmente físicos.

Por ejemplo: nuestro cerebro posee la capacidad innata de responder a los comandos de nuestra mente; del mismo modo que la mente, en desarrollo, de una personalidad, posee la capacidad innata de receptividad al espíritu y, por tanto, trae en sí los potenciales del progreso y realización espiritual. ¿Está claro?

Nuestra evolución intelectual, social, moral y espiritual está ligada a los dictámenes de la mente, inspirada en el Ser Mayor Creador Dios.

Del mismo modo que la evolución de nuestra mente se deriva del desarrollo de nuestras condiciones físicas, o se ve retrasado por él, también nuestro progreso espiritual tiene relación con la expansión mental, y el retraso intelectual lo difiere infaliblemente.

Con todo, esto no quiere decir que la evolución espiritual sea dependiente de la educación, cultura o sabiduría.

El Alma puede evolucionar independientemente de la cultura mental, pero no en ausencia de la capacidad mental y del anhelo, o sea, la elección de la sobrevivencia y la decisión de alcanzar una perfección siempre creciente - en hacer la voluntad de nuestro Ser Mayor Creador Dios.

Aunque nuestra sobrevivencia física pueda no estar supeditada a la profundización en el conocimiento y la sabiduría, nuestro progreso espiritual ciertamente sí lo estará.

Volveremos sobre la cuestión.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa