auravide auravide

Estrés y Autoestima


por Willes S. Geaquinto - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Debido a un proceso de banalización orquestado por sectores que se alimentan de la ignorancia popular, muchos términos que denominan asuntos importantes vienen siendo tratados de modo irresponsable, principalmente por los medios televisivos, desinformando y causando daño a mucha gente. Uno de esos términos es el estrés, que muchos inadvertidamente vienen utilizando genéricamente para definir diversas sensaciones de malestar, resultando en que muchas de esas situaciones de desequilibrio físico o emocional, por recibir tratamiento inadecuado, superficial o paliativo, a veces se convierten en patologías crónicas, produciendo daños mayores a la salud de sus portadores.
El psiquiatra norteamericano Richard Rahe, que es especialista en el tema, dice: “Las personas hoy día emplean la palabra estrés para decir que están perturbadas, frustradas, impacientes. Muchas veces resumen sus problemas como si todo fuese estrés. No es exactamente así. El estrés sólo existe como factor físico o psíquico para aquel que se vuelve incapaz de lidiar con los problemas que naturalmente aparecen en su vida. Ese es el punto crucial. El momento exacto para prestar atención a aquello que está causando el malestar”. Preguntado sobre si el estrés es una enfermedad, responde el especialista: “No es una enfermedad, pero puede llevar a una persona a ponerse enferma. Un ejemplo es el infarto, una de las principales causas de muerte en el planeta. El estrés a menudo desencadena una serie de factores fisiológicos que acaban provocando el aumento de la tensión arterial, de los niveles de colesterol en sangre y de la arritmia cardíaca. El estrés nos hace presa fácil para las enfermedades y también perjudica nuestra recuperación”.
Ante las afirmaciones de Richard Rahe sobre el estrés, es posible llegar a la conclusión de que hay que estar preparado para enfrentarse a las situaciones estresantes actuando preventivamente, cuidando de mantener el cuerpo en buen estado físico y, lo que es más importante, dando atención al equilibrio emocional, pues cuanto más se aprende a controlar la ansiedad y la tensión, más eficaz es el combate al estrés y sus consecuencias.
Partiendo del principio de que la autoestima equilibrada es el elemento básico para crear armonía existencial, es posible afirmar que también es determinante en el combate a las causas del estrés. Ello porque la persona que mantiene su autoestima elevada, que busca hacer lo mejor por sí misma, está más habilitada para enfrentarse a las circunstancias que puedan traerle algún tipo de malestar existencial. Mientras que la persona sin autoestima probablemente tendrá menguada su capacidad reactiva frente a las adversidades.
Concluyendo, no se trata simplemente de señalar a la autoestima como remedio para todos los males, pero sí de llamar la atención para el hecho de que ella, cuando está elevada, trae el beneficio de estimular estados conscientes de bienestar, lo cual es esencial para vivir con mayor levedad y serenidad; ¡sin estrés!
Buena reflexión para ti.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa