Autoconhecimento Autoajuda e Espiritualidade
 
auravide auravide

Felicidad

por Thais Accioly
Felicidad
Publicado dia 05/08/2020 00:01:39 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

¿Qué es lo que me hace feliz?
¿Es posible sufrir y mantener un estado de felicidad?
¿Es mejor sufrir o dopar el sufrimiento para ser feliz más rápido? O bien ¿existe la felicidad 'fast-food'?
¿Es posible sentirme feliz si asumo posituras o actitudes no éticas?
Placer y felicidad ¿son lo mismo? ¿Van juntos?
¿Dónde está la felicidad?
O ¿qué es la felicidad?

Preguntas que ya nos hemos hecho todos o que nos hacemos constantemente.
Pero también filósofos, psicólogos, religiosos, antropólogos, sociólogos, políticos, educadores, periodistas y hasta economistas ya han escrito sobre ese tema, ya han pesquisado sobre él y han buscado respuestas.

Una cosa en común, los más actuales, concluyen: vivimos en tiempos de poca felicidad. La tecnología, los adelantos científicos, de la comunicación, los políticos, no han traído todavía al hombre y a la mujer un estado permanente de felicidad. Referencia de lectura: Felicidade - Eduardo Gianetti - Ed. Companhia das Letras.

Nuestro planeta es lugar de gran belleza, de inmensa diversidad y semejanzas, en un equilibrio dinámico e intenso. Pero también es escenario de mucho sufrimiento. No solo el causado por el hombre y por la mujer. Sino también aquel que resulta del vivir. Nuestro cuerpo siente dolor, hambre, frío, calor, picores, sed, puede sentir angustia, tristeza, disgusto, miedo. Sí, nuestro cuerpo siente. Es un cuerpo emocional, bioquímico, repleto de hormonas que alteran nuestro humor dependiendo de lo que comemos, bebemos, hacemos, sufrimos.

Sufrir forma parte del vivir, enseñan los budistas. La filósofa francesa Chantal Thomas, en su libro Souffrir dice que "sufrir de amor nos convierte en invencibles".
Hay sufrimientos que necesitan tratamientos médicos, psicológicos o psiquiátricos, lo cual es diferente de "dopar" el sufrir. Esto no nos trae felicidad, solamente un descanso temporal, a veces, incluso indicado para nuestra recuperación.
Y cuando sufrimos ¿qué hacer?

Según Chantal Thomas, sufrir sin perder el sentido de la vida, aprovechando lo que de mejor puede ofrecernos ésta, nos ayuda a superar el sufrimiento y a fortalecernos.
Es preciso subrayar que placer y felicidad tampoco van siempre juntos, enseña Su Santidad el Dalai Lama en su libro superventas El Arte de la Felicidad.
Hay muchas cosas que dan inmenso placer y causan mucha infelicidad, a nosotros mismos o a los demás.

Las drogas, de modo general, son muy placenteras pero causan la destrucción de la personalidad, del grupo social del individuo implicado, cuando no su muerte, aparte de financiar el crimen organizado en el país y en el mundo. Esto es solo un ejemplo.

Un remedio como la quimioterapia, por otra parte, es desagradable de recibir, de ingerir, trae malestar momentáneo, pero siempre que posible trae consigo la curación o la posibilidad de ésta, engendrando al menos la esperanza, y esta esperanza puede sentar las bases para la felicidad de alguien.
Por tanto, quienes buscan en el placer su fuente de felicidad puede que hayan tomado el camino equivocado.
Ahora bien, ¿cómo pueden pretender el hombre y la mujer ser felices sin ser éticos? Hablo aquí de una ética de amor, la más olvidada de las éticas, esa ética a la que Su Santidad el Dalai Lama dedicó un libro: "Una ética para el nuevo milenio".
No hay felicidad posible sin ética, la que se construye mediante el respeto a todo lo que tiene ser, con altruismo, compasión y ternura, con responsabilidad por nuestros actos y opiniones.

El hombre y la mujer no éticos tampoco son coherentes, y esa incoherencia engendra conflictos inmensos en sus mentes, que impiden la posibilidad de la felicidad.
En la práctica de la crueldad hay mucho de poder y placer. Lo cual origina una falsa sensación de felicidad.
En la práctica de la tolerancia y de la compasión puede haber una sensación irreal de flaqueza o de perplejidad, pero el estado interior, de victoria sobre uno mismo, conduce a la conquista de un estado de espíritu feliz.

Aristóteles caracterizaba la felicidad como el objetivo de todo ser humano, y tal felicidad también podría entenderse como un bienestar, principalmente con relación a algo que se realiza. Para este filósofo el concepto de felicidad es central a la idea de la ética, porque solo ocurre cuando se obtiene de algo que se haya hecho bien, correspondiente a la excelencia humana y ésta sería dependiente de una virtud o de una cualidad del carácter que hiciese posible su realización.
Así, creedlo, ética y felicidad van de la mano.

Por último, no puedo dejar de decir que felicidad, como enseña el filósofo, educador, teólogo Rubem Alves, anda donde está el niño que vive en cada uno de nosotros. Porque responsabilidad y seriedad nada tienen que ver con caras largas, chinchorrerías o mal humor.

Rubem Alves nos enseña que cuando nos hacemos adultos y nos vestimos como tales, a veces empezamos a comportarnos de una forma malhumorada, hosca, odiosa y eso, según el autor, es una enfermedad grave llamada adultitis, y para curarse, solo tomando té de niñez. Entonces, se nos da por subir a los árboles, chupar fruta al pie del frutal, columpiarnos, danzar, correr, pegar patadas al balón, jugar. Ese Rubem Alves sabe cómo son las cosas.
Mover el cuerpo, mover la mente aburrida. Sudar de jugar, de reír, de rodar por el suelo con el hijo, el perro, en la arena de la playa.
Volver a pulsar, a vivir.
Para ser feliz, deja que tu cuerpo vuelva a pulsar, para sentir el placer de vivir.
Vuelve a mirar tiernamente para aquel que está a tu lado, pon dulzura nuevamente en tu mirada. Deja que tu alma vuelva a amar y a tener la esperanza en esa tu vida.
Vuelve a ser pequeño por dentro. Sé valiente. No tengas vergüenza. Para ser feliz hace falta poco. Hace falta querernos mucho a nosotros mismos, a la vida y a los demás. Mantener la fe y la esperanza encendidas. Pulsar. Respirar. Ser ético. Y claro, mantener lo mejor de nosotros vivo en cada acción, en cada pensamiento: el crío que vive y retoza dentro de nosotros.

¡Felicidades a todos!!


Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp
  estamos online

Leia Também

Felicidade



starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Compartilhe
Facebook   E-mail   Whatsapp


Sobre o autor
thais
Thais Accioly é especialista em Terapia Floral pela Escola de Enfermagem da USP.
Professora da Pós Graduação em Terapia Floral na Escola de Enfermagem da USP.
Professora da Flower Essence Society/CA EUA no Brasil.
Professora da Bush Flower Essences/AU no Brasil.
Consultora em Cultura de Paz.
11 3263 0504
Visite meu blog e Conheça o Interativo dos Florais.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Transcomunicação Instrumental
artigo A liberdade de ser
artigo Você sabe quais os benefícios de um atendimento de radiônica?
artigo Do Oran Mor aos corações apaixonados pela Luz





horoscopo


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa