auravide auravide

Gavetas...


Traducción de Teresa - [email protected]

Los blogs son algo así como gavetas. Gavetas del alma, cajas, donde se guardan cosas, preciosas o fútiles, pero que no se quiere perder o que tiene algún sentido echar hacia el lado del futuro.

Algunas son revoltijo y colorido, como las gavetas de los adolescentes; otras formales, impecables, con hechura de gavetas de revista de decoración, otras tantas son cajoneras, pesadas de saberes; otras más, pueriles como los cajones de las niñas. Es fácil encontrarse en unas, mientras que en otras el alma se pone a escarbar y, al final desiste, cansada de buscar.

Todas, sin embargo, son gavetas abiertas de par en par a la mirada curiosa de quien pasa.

En ese blog-gaveta están (des)ordenadas las reflexiones e ideas que he ido reuniendo durante estos seis años de andadura, y que ha sido una alegría compartir con vosotros. Esta gaveta, atiborrada, sigue abierta. Hay que abrir otras…

Partir y volver son tan solo dos momentos del mismo sentimiento irresistible y urgente de cambio. ¡No en vano nuestra especie es, a veces, tan confusa!

No es cambio de rumbo, ni de camino, la senda es siempre la misma, nosotros somos quienes nos perdemos, damos vueltas, viradas, nosotros… y, en algún momento, percibimos que hemos ido lejos y es hora de volver…

O, como dicen los sabios chinos:

Primero había la montaña
Después no había la montaña
Y, al final, había solamente la montaña, así como ella existía desde el principio. ¡Era obvio, eras tú el que no veía!

Y ha sido pensando en las gavetas del alma y en las montañas que surgen y desaparecen en el horizonte, según las curvas del camino y el cansancio del viajero, por lo que he resuelto adormecer ese blog sin tristezas y despedirme con poesía.

Elegí esta, de una mujer que canta a la mar, hecha un marinero, y tiene alma de pirata, Sophia de Melo Breyner:

Soy el único hombre a bordo de mi barco
Los otros son monstruos que no hablan,
Tigres y osos que he atado a los remos,
Y mi desprecio reina sobre el mar.

Me gusta aullar en el viento como los mástiles
Y abrirme en la brisa con las velas,
Y hay momentos que son casi olvido
En una dulzura inmensa de regreso.

Mi patria es donde el viento pasa,
Mi amada es donde los rosales dan flor,
Mi deseo es el rastro que quedó de las aves,
Y nunca despierto de ese sueño y nunca duermo.


Nos encontraremos por ahí...

Anotad las nuevas direcciones de los nuevos experimentos:
Em Casa, un blog sobre el arte de quedarte en tu rincón


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


Leia Também

Gavetas...


adilia
Adília Belotti é jornalista e mãe de quatro filhos e também é colunista do Somos Todos UM.
Sou apaixonada por livros, pelas idéias, pelas pessoas, não necessariamente nesta ordem...
Em 2006 lançou seu primeiro livro Toques da Alma.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa