auravide auravide

Gurúes y Kundalini


Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

Antiguos textos filosóficos del Shivaísmo de Cachemira enseñan que el universo entero es la expansión de Dios, y demuestran cómo un ser humano puede percibir su identidad con el Principio divino omnipresente. Según los textos shivaítas, la Realidad suprema realiza cinco funciones cósmicas:
Creación;
Sostenimiento del Universo;
Disolución del Universo;
Ocultación de la verdadera naturaleza de este mundo;
Donación de la gracia, a través de la cual los seres humanos son capaces de percibir la verdad sobre sí propios y sobre el universo.


Pues bien. El Shivaísmo describe al Gurú como la personificación de la quinta función cósmica de Dios, la de otorgador de la gracia. El Gurú humano es, en suma, un vehículo para este quinto proceso cósmico, el descenso de la gracia. Por haber fundido su conciencia individual con lo Divino, el Gurú puede servir como un puro canal por el cual fluye su energía pura. Y esta energía despierta y guía la Kundalini, el poder infinito del mundo, que puede tomar cualquier forma.

Cuando hablamos de Gurú, imaginamos inmediatamente a alguien con un turbante, con lienzos y sin camisa, hablando como el Yoda. Esto puede ser incluso realidad en algunos puntos de la India, pero no solamente allí encontramos Gurúes. El término Gurú significa profesor, maestro, en sánscrito. Pero existe la interpretación, tan antigua como el término, de que “la sílaba GU significa sombra; la sílaba RU, aquel que dispersa”. Así, el Gurú es aquel que dispersa la oscuridad a través de la luz. Según la tradición shivaísta, “El Gurú es el poder otorgador de la gracia de Dios.” Buda es el Gurú de los budistas. Moisés fue el Gurú de los judíos. Jesús, el de los cristianos. Sócrates representó bien ese papel, dentro de su sociedad (más racional y menos religiosa). Entonces ¿cómo entrar en contacto con lo Divino, si todos esos gurúes han muerto? Primeramente, sabemos que el tiempo y el espacio son ilusiones. Aunque no podamos vencer esa barrera con facilidad, hay manifestaciones de la esencia espiritual, y ocurren con relativa frecuencia, especialmente con los Siddha Gurus (Maestros perfectos). Cuando Jesús dijo “Pues donde se encuentren dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18:20), se refería precisamente a esa naturaleza trascendente de la Fuerza Divina manifiesta en la Tierra a través de un vehículo (en ese caso, Jesús). Así, cuando un buscador espiritual posee una relación espiritual intensa con un gran Maestro, no raramente experimenta la presencia del mismo, incluso como algo físico, palpable. Hay varios casos así, con Sai Baba, Santos católicos, Saint Germain, y están aquellos que dicen haber sentido la presencia incluso de Jesús (¿y quiénes somos nosotros para dudarlo?)
En segundo lugar, los Gurúes comúnmente procuran mantener viva la tradición, al transmitir a algún discípulo la Energía Divina (en un proceso que se llama, en la India, Shaktipat). Esto ha ocurrido con los apóstoles de Jesús, en el Pentecostés (y, como la Iglesia Católica se considera una extensión apostólica, el Papa sería el equivalente al Gurú del linaje del Cristo). Platón fue el Gurú de la tradición de Sócrates. Los Rabinos son Gurúes de la tradición de Moisés. El Dalai Lama el de Buda, y así en adelante.

Según las escrituras de la tradición hindú, la manera más fácil y segura de despertar la Kundalini es a través de la gracia de un Maestro plenamente realizado, o Gurú. Swami Muktananda, Gurú de Siddha Yoga, escribió: “Tan sólo un médico está cualificado para dispensar remedios, un abogado para ejercer la ley, un profesor para enseñar. Del mismo modo, solamente un Gurú puede activar la Kundalini.” Un aforismo de la tradición Kundalini dice: “Un Gurú debe ser iluminado, deber romper todos los bloqueos (interiores) y debe transmitir y controlar la Shakti (energía espiritual)”. Sin embargo, no es suficiente para el Gurú apenas despertar la Kundalini; el Gurú también controla y regula el proceso hasta que el discípulo alcance la realización final del Ser, ayudándole también a remover todos los bloqueos y obstáculos en el camino.

Tal como el rostro aparece claramente en un espejo sin manchas, de la misma
forma, el Ser brilla en todo su esplendor en la mente purificada por Shaktipat


Por veces el Maestro ni siquiera ha de estar presente para que ocurra la transferencia. Basta tener un objeto impregnado con su propia Shakti. El filósofo Amir Khusrau recibió la energía a través de las sandalias del gran santo sufí Nizamuddin. Kabir también recibió su despertar por el toque involuntario en las sandalias de su Gurú (Ramananda). Si la persona es merecedora, y tiene gran amor y fe por su Gurú, recibe con facilidad su Shakti.

A través de Maestros perfectos, el poder de la gracia siempre fluirá para aquellos que verdaderamente la buscan

Hay un caso fascinante en la Biblia:

Una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años y había sufrido grandemente de muchos médicos gastando toda su hacienda sin provecho alguno, antes iba de mal en peor, como hubiese oído lo que se decía de Jesús, vino entre la muchedumbre por detrás y tocó su vestido; pues se decía: Si tocare siquiera su vestido, seré sana. Al punto se secó la fuente de su sangre, y sintió en su cuerpo que estaba curada de su mal. Luego Jesús, sintiendo en sí mismo la virtud que había salido de Él, se volvió a la multitud y dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos? Los discípulos le contestaron: Ves que la muchedumbre te aprieta y dices: ¿Quién me ha tocado? Él echó una mirada en derredor para ver a la que lo había hecho, y la mujer, llena de temor y temblorosa, conociendo lo que en ella había sucedido, se llegó y, postrada ante Él, le declaró toda la verdad. Y Él le dijo: Hija, tu fe te ha salvado, vete en paz y seas curada de tu mal.
(Marcos 5:25-34)Este fue un caso en que la Shakti (energía del Cristo) que emanaba de Jesús obedeció claramente al comando de OTRA persona (“tu fe te ha curado”), sin que hubiese alguna intervención consciente (un envío encaminado) por parte de Jesús. Así, queda más que claro que el Gurú no sólo controla esa energía, sino que la irradia indiscriminadamente. Recibirla o no es más una cuestión del receptor de la Gracia que del donante, como se ve:
Una mujer cananea de aquellos contornos comenzó a gritar, diciendo: Ten piedad de mí, Señor, Hijo de David; mi hija es malamente atormentada por el demonio. Pero Él no le contestaba palabra. Los discípulos se le acercaron y le rogaron, diciendo: Despídela, pues viene gritando detrás de nosotros. Él respondió y dijo: No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Mas ella, acercándose, se postró ante Él, diciendo: ¡Señor, socórreme! Contestó Él y dijo: No es bueno tomar el pan de los hijos y arrojarlo a los perrillos. Mas ella dijo: Cierto, Señor, pero también los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus señores. Entonces Jesús le dijo: ¡Oh mujer, grande es tu fe! Hágase contigo como tú quieres. Y desde aquella hora quedó curada su hija.
(Mt 15:22-28)

EL DESPERTAR DE LA KUNDALINI
Del mismo modo que la Shakti creó el universo y lo entrevera, ella también ha creado el cuerpo humano y lo entrecruza, de la cabeza a los pies. Tal como ella se irradia desde el centro del universo, de la misma manera la encontramos en el centro de nuestro cuerpo, en el chakra müladhara, en la base de la columna. Desde allí controla y mantiene todo nuestro sistema fisiológico, a través de una red de 720 millones de nadis (caminos energéticos, al igual que las venas son el camino de la sangre). Según las escrituras yoghis, esa raíz tiene siete centímetros y medio de largo, dentro de la cual la shakti reside de forma sutil, enrollada en tres vueltas y media (y precisamente por eso se le llama Kundalini: “aquella que está enrollada”) . O sea, la Kundalini es la shakti “enrollada”, y funciona como la “central energética de nuestra energía Divina”.

La Kundalini es el soporte de nuestras vidas; Ella es quien hace funcionar todo en el cuerpo. Sin Kundalini nos moriríamos. Lo que llamamos “activar / despertar la Kundalini” es en realidad provocar una irradiación de energía mayor que la “normal”.

Como es una energía densa, poco sutil, e irriga principalmente los centros sexuales, es normalmente utilizada para el sexo (la fuerza motriz de la especie animal), pero nada impide que nosotros, por la VOLUNTAD, encaminemos el grueso de la Kundalini a otras funciones, como religiosidad, carisma, oratoria, deportes, etc. Por ello algunas personas literalmente “desbordan” de energía en algunas actividades y se destacan debido a ese nuevo encaminar de sus “prioridades”. Hitler, por ejemplo, se convertía en un gigante, un volcán desbordante de energía en su oratoria, y con ello conseguía un inmenso poder de persuasión / intimidación, envolviendo a sus oyentes en algo que éstos no podrían definir, pero al cual nadie quedaba indiferente; pero cuando no podía hablar, era siempre considerado por quien no lo conocía, como extraño, canijo, ridículo, apagado.

El “peligro” de la activación de la Kundalini es que esa dosis extra de energía potencia tanto tus pensamientos buenos como tus pensamientos malos. Y todo lo que pensamos, lo “creamos”, de cierta forma, y lo atraemos hacia nosotros (Hitler, nuevamente, sirve como óptimo ejemplo de como no usar la Kundalini. Se aconseja, pues, purificar (o por lo menos “domar”) primero tu mente, y buscar activar la Kundalini tan sólo después.

Hay muchas maneras de despertar la Kundalini. Ella puede ascender por medio de una intensa devoción a Dios, por la repetición de un mantra o por la práctica de ejercicios de Yoga. En algunos casos, el aspirante puede incluso experimentar un despertar momentáneo (según Muktananda, debido al mérito acumulado con las sadhanasprácticas espirituales – en vidas pasadas). Pero casos como Hitler, Rasputin y otros magos de las tinieblas con nítida influencia de la Kundalini nos muestran que la cosa puede ser mucho más natural (y distanciada de las “buenas prácticas”) de lo que se piensa.

En las Iglesias Evangélicas vemos a los fieles “descontrolarse” y experimentar sensaciones trascendentales, muy parecidas a los relatos de éxtasis de devotos de religiones hindúes o chamánicas, que ahondan en estados alterados de consciencia y de fusión parcial con el TODO. Esto no quiere decir que hayan alcanzado la iluminación, o que tengan la Kundalini plenamente activada. No. Esto son “erupciones kundalínicas”, o sea, un pequeño despertar de esa energía represada, aún sin control. Es un comienzo. Pero el peligro vive al lado, pues cuando una persona se vale de procesos químicos (naturales o no) o bioenergéticos para alcanzar un estado de éxtasis, corre el riesgo de enfrentarse a trastornos bipolares (desgraciadamente muy común en los medios esotéricos). Lázaro Freire, de la lista Voadores, hace un paralelismo entre enCender (como si fuese un cohete en la cola) y aSCEnder la Kundalini:

Cuando lo que se da es más pirotécnica fenomenológica, ecos de prácticas pasadas, consecuencia del uso de drogas o infusiones, fenómeno bioenergético – más que consciencial – lo que ocurre es que tenemos “estornudos” kundalínicos, como si algo incandescente hiciese a una burbuja estallar y subir. La energía en ese caso va hasta el granti (nudo) de una sola vez, y nos proporciona una sensación (distorsionada) de fusión con el todo, aun así placentera – pero con retorno a la mediocridad poco tiempo después. Cuanto más forzada sea esa subida, más consecuencias negativas puede tener, tanto en la parte bioenergética, cuanto en los raptos patológicos, o en la dificultad en lidiar con el mundo, después.

Por ello vemos, por ejemplo, a tantos usuarios de infusiones convirtiéndose en bipolares y depresivos luego después de su fase maníaca de felicidad inducida; o a neo-fundamentalistas, con una agresividad que poco tiene que ver con la paz y unión que dicen haber encontrado – del mismo modo es común que se pierdan en antiguos mitos (proyección psicótica) y creencias religiosas (neo-catolicismo chamánico tras un rapto esquizofrénico). O peor, tener desagradables encuentros con su sombra.

Pero en un desarrollo normal, por prácticas espirituales y modificación de la conciencia, no tiene consecuencia negativa alguna, y las cosas suben de un modo tal que ya no necesitarán bajar. Por el mismo motivo que la pedofilia es un delito, pero la sexualidad se torna natural cuando nuestro desarrollo hormonal y físico alcanza un determinado nivel.


estamos online

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


Leia Também

Arquétipos




acid
Acid é uma pessoa legal e escreve o Blog (Saindo da Matrix).
"Não sou tão careta quanto pareço. Nem tão culto.
Não acredite em nada do que eu escrever.
Acredite em você mesmo e no seu coração."
Visite o Site do Autor


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa