auravide auravide

Historias, contadas al pie del hogar de leña


por Wilson Francisco - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

En los campos, en los bosques, en las montañas, en nuestro cuerpo, sentimos la presencia de la Madre Tierra. En ella reside la fuerza que nos nutre y alimenta para la vida. La tierra posee todo lo que el hombre necesita para vivir y es en esta enseñanza, muy sencilla, donde los Chamanes han descubierto a nuestro ser superior, nuestra conciencia del cosmos.
La tierra es solicitada en los rituales donde es necesario buscar la fuerza de la vida, de la encarnación. El hombre vive, muchas veces, huyendo de sus fantasmas y de sus abismos y por eso no consigue vivir plenamente su vida. Los Chamanes, en los procesos de cura, buscan la ayuda de la Tierra para curar a aquel ser “enfermo”, sin vida, apático, sin estímulos para vivir.

¿Te haces una idea de lo deprisa que pasa la vida? Pues sí, el tiempo vuela. La frecuencia del Planeta Tierra ha cambiado, dicen algunos investigadores. Al fin y al cabo la Tierra, como planeta, tiene su trayectoria, sus metas y su destino trazados. Claro, ella depende de sus habitantes. Pero sigue con determinación su jornada.

Uno de los factores que causa la rapidez del movimiento de la vida es la información. Observa esto, por ejemplo. Al comienzo del siglo pasado una persona gastaba catorce años para tener el conocimiento que podemos tener hoy en un día, utilizando los medios de comunicación disponibles. Y no hay exageración en esto, no. Recuerdo que a los doce años yo no tenía ni siquiera el diez por cien de las informaciones que tienen mis nietos hoy, a una edad muy inferior. El tiempo que se gastaba para aprender y conocer era mucho mayor, salvo algunas excepciones.

Uno de estos días estaba visitando a mi prima y ella contó que mi abuela, hace cincuenta años, en la ciudad de Pirangi, reunía a sus nietos y, al calor del hogar de leña, contaba historias. Ella decía que en el futuro la ciudad grande tendría tanta gente y coches que las personas tendrían que andar por debajo de la tierra y que los hijos ya no tendrían respeto por los padres. Decía que padres e hijos se matarían y que hombres abusarían de chiquillos indefensos. Escuchábamos todo esto, embobados, considerando que nuestra querida abuela estaba delirando.

No, ella no estaba delirando, no. Hoy viajamos en metro, por túneles, las ciudades están abarrotadas de gente y la violencia y la falta de respeto amenazan la integridad de los críos. ¿Será todo esto el fin del mundo? Decían también los antiguos que la Tierra iba a terminar en fuego. Puede ser, porque la capa de ozono se deshace y el efecto del calor ya está amenazando a la vida humana… pero no es solamente eso.

Abrochaos los cinturones, señores y señoras habitantes del Planeta Azul. Es hora de aterrizar en esa nueva Tierra. Observadlo todo con una nueva mirada, contemplad qué cosas maravillosas tenemos a nuestra disposición. Encantaos con todo y todos.
Un día el mes de diciembre será considerado un tiempo especial, de confraternización y de alegría, realmente. Y se decretará una ley: nadie tendrá que pagar facturas. En diciembre, el pueblo solo tiene que ser feliz, comprar regalos, ponerse ropa nueva, visitar a amigos y dar mimos a sus parientes y conocidos en los hospitales. No seas incrédulo… ¿quién iba a creer, cincuenta años atrás, que el trabajador recibiría un salario como obsequio antes de la Navidad? Pues sí, hoy el trabajador tiene la paga extra, este regalo que la evolución social ha ofrecido como premio por el esfuerzo realizado durante todo un año.

Sí, hay corrupción, pero quién en sana conciencia puede condenar la mala utilización del dinero público, cuando vemos a padres de familia deshaciéndose de sus bienes en juegos y vicios. Quién no ha tenido ya su momento de “debilidad”, cuando recibió un cambio equivocado y se permitió, incluso con una sonrisa maliciosa, marcharse sin advertir a la cajera sobre la equivocación cometida. La ocasión hace el ladrón, es aún una sentencia pesada, pero real ante la fragilidad humana, que entiende poco y practica todavía con cierto descaso la honradez. Que tire la primera piedra el que esté sin pecado.

Pues sí, el tiempo nuevo ha llegado. Tú habitas una nueva Tierra, cree en esto. Tal vez falte solamente que entres en esa nueva frecuencia, en ese nuevo modo de ser. Yo he visto, encantado y emocionado, a decenas de críos tocando el violín, la guitarra, creyendo en la vida y buscando con determinación un futuro diferente para sus existencias, en la Institución creada y mantenida por Zeca Pagodinho. Y tantas otras fundaciones existen, mantenidas por cantantes, artistas, hombres corrientes, empresarios.

El mundo nuevo ha llegado, pósate en él, falta tu talento, tu gracia y tu empeño para que todo se realice. Cuando creas en esto, Dios bendecirá a todos y todo se concretizará, como en un pase de magia.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é es el Apellido usado por el Somos Todos UM para poner en el aire artículos recibidos de nuestros asociados, amigos y usuarios de la Web.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa