auravide auravide

Jugando al ajedrez


Autor Tom Coelho
[email protected]

Traducción de Teresa
[email protected]

"El éxito en la vida no depende de recibir buenas cartas,
sino de jugar bien con cartas malas".
(Warren G. Lester)


Contaba yo unos siete años de edad cuando fui presentado al juego de ajedrez por un primo mayor que yo. En una infancia pobre, nos servíamos de un tablero del juego de damas y adaptábamos las piezas a partir de componentes de otro juego de mesa, el clásico War. Así, los dados se convertían en torres; los aviones, en caballos; los ejércitos, en peones.

Ya adulto, me puse a reflexionar sobre los beneficios de aquella experiencia lúdica. Deporte, para quienes ven la dedicación y el desempeño inherentes a su práctica; juego, para quien atribuye el resultado de la partida a la suerte o al azar; arte, por la creatividad y estilo empleados. El caso es que el ajedrez es ciertamente responsable por aspectos de mi personalidad y conducta profesional.

El juego tiene un objetivo muy bien definido: el "jaque mate". Esto nos remite a la cuestión de establecer metas - y tratar de cumplirlas. Para ello hacen falta planificación y estrategia definidas. Para trazarlas, creatividad e imaginación.
Una partida exige concentración, lo cual nos proporciona desarrollo del autocontrol. Y su duración tiene un tiempo límite determinado. Así, priorizar tareas y administrar el tiempo se hacen imprescindibles.

Pero lo mejor del ajedrez está en el ejercicio de pensar los lances siguientes. Los nuestros y los del adversario. Los grandes ajedrecistas son capaces de vislumbrar, a cada nueva ronda, toda una partida. Eso demanda un raciocinio lógico y espacial que abarque la totalidad. Es el estímulo para el desarrollo de la intuición y la capacidad de anticipación, además del hábito de visualizar el futuro. Aparte, el esfuerzo para mejorar el desempeño a cada lance nos recuerda el concepto del perfeccionamiento continuo, o kaizen.

No existe el juego de dobles. Desde este punto de vista, el ajedrez es un ejemplo perfecto de la soledad del poder. La autonomía para mover una pieza u otra pertenece en exclusiva al jugador. La decisión es suya, y el resultado, victoria o derrota, es consecuencia directa de las decisiones adoptadas. Es la hora de administrar las emociones. Disfrutar el entusiasmo resultante del triunfo, sintiéndose realizado; el placer de la conquista, el sabor de la superación. O tolerar el fracaso, aprendiendo pacientemente con él, adoptando una postura resiliente.

Por último, incluso la ética puede aprenderse por medio del ajedrez. Desde el respeto al adversario, saludándolo al comienzo y final de la partida, manteniéndose en silencio mientras aguarda su jugada, sin jamás hacer trampas mediante la alteración de las posiciones de las piezas en un momento de distracción del oponente, hasta el cumplimiento de la regla "pieza tocada es pieza jugada", una simbología perfecta para denotar que podemos a menudo utilizar Ctrl-C + Ctrl-V en nuestras actitudes, pero el Crtl-Z no está admitido.

Un emprendedor debe aprender a ser ajedrecista, pues nuestra vida es un gran juego de ajedrez. Estamos todos en el mismo tablero y recibimos las mismas piezas. Es cierto que algunos son ligeramente favorecidos por el destino recibiendo piezas blancas y dando comienzo al juego. Pero a menudo les falta la sabiduría necesaria para sacar provecho de esta ventaja comparativa.

Establecer metas, planificar, trazar estrategias, administrar el tiempo, tomar decisiones, ser creativo e imaginativo, componer escenarios, exigir calidad, controlar emociones, respetar al prójimo. Estas no son únicamente reglas para vencer en el ajedrez o triunfar en el juego del mundo corporativo. Son reglas para alcanzar con éxito la propia felicidad en el juego de la vida.

* Tom Coelho es educador, conferencista en gestión de personas y negocios, escritorcon artículos publicados en 17 países y autor de ocho libros. E-mail:[email protected] Visita: link ywww.setevidas.com.br


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa