Autoconhecimento Autoajuda e Espiritualidade
 
auravide auravide

La causa de las dolencias está en las emociones negativas

por Graziella Marraccini
La causa de las dolencias está en las emociones negativas
Publicado dia 28/09/2009 13:58:31 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

Traducción de Teresa - [email protected]

Recientemente he conocido una técnica llamada EFT – Emotional Freedom Technique, en español Técnica de Liberación Emocional (TLE), gracias a un terapeuta de Río de Janeiro que, a pesar de que nuestro contacto es reciente, ya parece formar parte de mi vida desde siempre, tamaña es la sintonía y la confianza que se ha establecido entre nosotros. A él agradezco la generosidad y el cariño, así como el don que me ofreció. Con esto quiero decir que esa maravillosa técnica está ayudándome a superar algunos problemas de salud que venía padeciendo y deseo compartir con vosotros esta experiencia. Apliqué primero la técnica para eliminar una rino-sinusitis que padezco desde hace años (por cierto, desde muy pequeña, ya que tengo el planeta Mercurio en mi ASC).

Para eliminar la causa de este mal, he partido de la idea de que de nada servirían tantos medicamentos si no comprendiese en primer lugar el origen de la dolencia. Por ello, y por mi natural curiosidad mercurial, profundicé en el estudio de la relación psicosomática de las enfermedades, basándome en las enseñanzas de la Astromedicina tradicional y más recientemente en el libro ‘Dime dónde te duele y te diré por qué’, de Michel Odoul, del cual tuve conocimiento a través de una amiga osteópata (Terapia Cráneo-Sacral). A pesar de que las enseñanzas de la Astromedicina hace tiempo ya me habían encaminado hacia este razonamiento holístico, las terapias aplicadas no surtían un efecto duradero.

En su libro, Odoul (fundador del Instituto Francés de Shiatsu) explica muy claramente que las dolencias respiratorias están causadas por tensiones en las relaciones ‘con las personas de nuestra convivencia’, personas con quienes tenemos dificultades para ‘compartir el aire’ que respiramos. Otros autores, como la psicóloga americana Louise I. Hay, también definen así esta patología típicamente mercurial. Por tanto, llegué a la conclusión de que había alguien en mi propia casa que me irritaba profundamente (podría ser también en el ambiente de trabajo, ¡pero yo trabajo en casa!). Identificado el problema basado en la convivencia difícil, empecé a percibir que esa somatización se localizaba principalmente en el lado derecho de mi frente, por tanto, según Odoul, el problema estaría relacionado con mi lado ‘femenino’, o sea, con la dificultad en las relaciones con madre/hermana.

Las emociones negativas causadas por la relación poco afectiva con esas personas de mi vida, con cuya naturaleza más rígida e inflexible yo tenía – y tengo – dificultad para convivir, podrían ser la causa principal de mi dificultad respiratoria. Así, llegué a la conclusión de que las dificultades de esta convivencia, pese al cariño existente entre nosotras, se revelaban a través de la irritación que mi sistema respiratorio insistía en manifestarme en crisis semanales, bastante persistentes y muy dolorosas. Yo podría además buscar causas externas, el tabaco, la contaminación ambiental, el aire acondicionado del coche, del restaurante, etc., pero me centré principalmente en esta explicación psicosomática, ya que es muy difícil evitar o eliminar las causas externas. ¡Y, tras algunos días de aplicación persistente de la EFT, logré liberarme! ¡Aleluya! Respiro aliviada.

Bueno, queridos internautas, puedo confirmar que tan pronto como empecé a aplicar la técnica de la receta básica de EFT, logré un alivio inmediato de mi problema respiratorio. ¡La primera noche en que me dormí sin tener que echar gotas en la nariz, no me lo creía! ¡Desde entonces ‘no he vuelto a sufrir ninguna crisis de rino-sinusitis más! ¡Al fin me siento libre de este sufrimiento que me ha acompañado a lo largo de mi vida y por ese motivo agradezco inmensamente a Dios, que ha puesto a este gran amigo en contacto conmigo! Continuando en mi experiencia y con la intención de ayudar a muchas personas a librarse de sus dolores emocionales y físicos, ya estoy aplicando con éxito la EFT a mis familiares, amigos, clientes (¡siempre que lo deseen!) y... he comprobado que funciona de veras. Ya lo he podido constatar. Así, cuando yo detecte un problema físico/emocional en mis clientes (la lectura del mapa natal o de un tránsito planetario puede ayudarme en esta tarea) podré sugerir esa técnica de liberación y estoy segura de que podré ayudarles a lograr vivir mejor.

¡No os podéis imaginar lo mucho que esto me gratifica, pues lo que más deseo, y además reconozco como misión, es ayudar a mi prójimo! Al fin y al cabo estamos todos ligados por hilos invisibles de amor en esta gran nave cósmica llamada Tierra, ¿no es cierto? Yo ayudo y recibo ayuda, ¿no es una increíble sincronía? La mayor felicidad que puede obtener un ser humano es la que le viene de ayudar a otro ser humano, podéis estar seguros. Esta es la lección de la Era de Acuario que está creando un maravilloso mundo nuevo para la humanidad.

Mirad bien que no estoy afirmando que la EFT sea una panacea. Pero tampoco lo son las otras terapias alternativas que pueden complementar unas a otras. Medicamentos homeopáticos, florales, masajes energéticos, do-in, shiatsu, acupuntura, aromaterapia, etc., constituyen terapias válidas, pues procuran restablecer la energía interrumpida en el flujo orgánico, que es la principal causa de la enfermedad y el dolor. El creador de la EFT, Gary Craig, insiste en una frase importante que está en la base de esta terapia: ‘La causa de todas las emociones negativas es una interrupción en el flujo energético del cuerpo’. Por tanto, si las emociones negativas causan dolores y dolencias, atrofias y perturbaciones, desequilibrios orgánicos y psíquicos, podemos concluir que al reconstituir el flujo energético de nuestro cuerpo, o sea, recuperando el sistema energético ‘colapsado’, estaremos eliminando también los ‘gritos del cuerpo’, o sea, el dolor y la enfermedad.No obstante, a mi modo de ver es importante comprender la causa emocional que está por detrás del dolor. La comprensión del origen de la perturbación emocional es el punto de partida para la cura. Por ello, y decidida como estoy a eliminar ‘mis colapsos’ personales, me asomé entonces sobre otro problema, no tan crónico, pero también doloroso: un dolor lumbar en el lado izquierdo de la cadera, que surgió hace un año aproximadamente. Según Michael Odoul, “los males de la cadera (dolores, tensiones, bloqueos, artrosis, etc.) nos muestran que estamos atravesando una situación que pide un manejo distinto de nuestras creencias profundas o un cambio de actitud”. Mi dolor se localiza en el lado izquierdo del cuerpo, que (según la medicina china) se relaciona con mi lado Yang (lado paterno, masculino). El sufrimiento mecánico ¿podría entonces relacionarse con la pérdida de un gran amor, cosa que ha ocurrido hace un año? ¿Necesitaría yo manejar de otro modo mi vida afectiva, revisar mis relaciones con lo ‘masculino’? Con base en este razonamiento, elaboré una frase de afirmación, siguiendo la receta básica enseñada por la EFT y la estoy practicando intensamente todos los días. Ya he notado cierto alivio y estoy segura de que en pocos días estaré libre también de este dolor y, quién sabe, podré abrirme hacia una nueva relación afectiva. Poco a poco voy localizando las emociones negativas y eliminándolas una por una.

En este punto os estaréis preguntando: pero ¿es así de sencillo? ¿Tan fácil es esa técnica? Y ¿está al alcance de cualquiera? Sí y no. Sí, porque ella funciona en la mayoría de los casos, no tiene efectos colaterales y puede ser fácilmente aprendida con algo de estudio, empeño y práctica. No, porque no creo que todos nosotros seamos realmente capaces de hacer solos ese ‘trabajo holístico’ para liberarnos completamente de dolores, fobias o enfermedades. Estamos acostumbrados a buscar una causa y un culpable exterior para nuestros males, ya sean emocionales o físicos. Pero aquí no se trata de buscar un culpable, sino de buscar la liberación a través de un razonamiento simple: ¡nuestra mente causa nuestras enfermedades! ¡Nuestras reacciones emocionales negativas causan nuestros dolores! ¡Nuestras reacciones emocionales negativas causan una interrupción del flujo energético de nuestro cuerpo y por consiguiente interrumpen el flujo vital que nos mantiene saludables! Los microbios, virus, bacterias, etc., no son la causa de nuestras dolencias. ¡A priori, ni siquiera un accidente es solamente fruto de algo exterior o extraño! ¡Los ‘otros’ o sea, los factores externos NO son la causa de nuestras dolencias!!! Este razonamiento es necesario, imprescindible, y es preciso profundizar en él. Puede chocar con nuestras creencias primarias, basadas en los condicionamientos impuestos por nuestra sociedad occidental: no estamos acostumbrados a razonar en términos holísticos. Y no estamos acostumbrados a asumir la responsabilidad por nuestras reacciones; por ello buscamos siempre un culpable externo. Lo ‘diferente’ nos parece extraño y por ello procuramos eliminarlo, no comprenderlo. En otros artículos yo ya había comentado que la filosofía de la Cabala enseña que debemos buscar nuestro ‘saboteador’ en nuestro carácter y especialmente en nuestro ego. El saboteador es aquel ‘extraño’ que vive en nosotros, pero que no forma parte de nosotros. Nosotros somos parcelas del TODO. Pero formamos una imagen de nosotros mismos con base en el ambiente donde somos criados: solemos amoldarnos a él para recibir cariño, afecto, elogios, construir nuestra auto-imagen. A propósito de esto es interesante leer los artículos sobre la Luna, formadora del Ego. En astrología (tradicional y cabalística) la Luna se relaciona con la familia, con la madre, con el ambiente en que hemos vivido durante la primera infancia y que nos ha moldeado en el momento de la formación del carácter. Es el responsable por nuestra auto-imagen y por nuestras reacciones emocionales y psíquicas. Por ese motivo podemos decir que el Ego es nuestro saboteador y si no le permitimos que interrumpa el flujo energético de nuestro cuerpo podremos disfrutar de una vida mejor, más saludable, más feliz. Siempre que nos sentimos amargados, afligidos, coléricos o frustrados, lo debemos a nuestro Ego que ‘conversa’ directamente con la Luna controlando nuestras reacciones emocionales. Nuestro Sol – nuestro Yo Interior – en cambio, no debe alterarse con esas emociones. El Sol se conecta con Dios directamente y con Él conversa, de Él recibe la Luz, la vida y la salud a través de la intuición desarrollada con el proceso de la espiritualidad. Nuestro Sol central ha de estar conectado con el TODO para recibir la Luz.

Léanse otros artículos sobre Astromedicina en mi Sitio Web personal.

¡Os deseo una vida armoniosa y feliz!
¡Una buena semana, llena de Luz!

São Paulo, 21 de septiembre de 2009


Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp
  estamos online

Leia Também

A causa das doenças está nas emoções negativas



starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Compartilhe
Facebook   E-mail   Whatsapp


Sobre o autor
graz
Graziella Marraccini é astróloga, taróloga, cabalista e estudiosa de ciências ocultas e dirige a Sirius Astrology. grabnn Atende em seu consultório em SP com hora marcada no horário comercial.
5 perguntas Frequentes, visite Canal do youtube e Facebook
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Transcomunicação Instrumental
artigo A liberdade de ser
artigo Você sabe quais os benefícios de um atendimento de radiônica?
artigo Do Oran Mor aos corações apaixonados pela Luz





horoscopo


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa