auravide auravide

La energía que revela el carácter


por Flávio Bastos - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Subyacente a nuestras percepciones relacionadas con la realidad mundana, hay un “territorio” de energías bío-psico-espirituales que revelan nuestra verdad interior, o sea, nuestra transparencia espiritual ante el universo.

Esa área asociada al aura del individuo, representa la energía acumulada a través de las reencarnaciones. Es la síntesis de nuestro libre albedrío, que se altera vida tras vida según la tendencia de nuestras decisiones.

Algunos sensitivos, dotados de percepción extrasensorial, consiguen captar esa energía en forma de sensaciones físicas o de visualizaciones, que es el caso de quien puede ver el aura de las personas.

En mi caso, solo consigo sentir la energía de la persona cercana, es decir, si su energía es densa, comprometida con un pasado de malas decisiones por la orientación del libre albedrío.

Son sensaciones físicas, como escalofríos, cierto malestar pasajero debido al hecho de estar contactando con el campo energético de esa persona. No obstante, es una sensación que pasa e, inmediatamente, consigo interactuar normalmente, dentro o fuera del contexto terapéutico.

En la situación terapéutica, ese primer contacto presencial, que es revelador de carácter, abre una transparencia y agiliza la investigación por la regresión de memoria.

De esa forma, he recibido en el consultorio a muchas personas, que envueltas en procesos obsesivos-compulsivos, revelan su historial de vidas por medio de la energía que emiten; son situaciones diversas, desde las relacionadas a experiencias de tratamiento psiquiátrico, a casos en que no hay diagnóstico médico.

Siendo cada espíritu la síntesis de muchas vidas en el cuerpo físico, la psicoterapia interdimensional, mediante su método terapéutico, consigue interpenetrar las áreas psíquica y espiritual que almacenan informaciones que deben ser reveladas a la luz de la consciencia.

Cuando esas informaciones interdimensionales emergen a la consciencia, se convierten en reveladoras de los orígenes de nuestros malestares físicos y psíquicos. Esa revelación sirve para que el individuo elabore una nueva mirada sobre la vida, a partir de la alteración de su propio modelo conductual, que indica el “ingrediente del mal” como responsable por la energía que emitimos, y que está inserta en nuestra vida cotidiana.

Y cuando cito la maldad, me refiero a vicios que desde hace mucho están arraigados en nuestro comportamiento, como la crítica infundada, el juzgamiento anticipado, los celos, la envidia y la ambición desmedida, que tienen como aliadas la violencia implícita y explícita.

Siendo el carácter el conjunto de rasgos morales, psicológicos, etc., que distinguen a un individuo de otro, hemos de comprender que nuestros problemas íntimos no revelados a la luz de la consciencia pasan por el carácter, que a su vez, pasa por el libre albedrío, que se encuentra íntimamente asociado a las leyes de la reencarnación.

El autoconocimiento, al revelar nuestra verdad, es el proceso de concienciación que necesitamos para alterar la energía relacionada con el carácter, o sea, los rasgos morales que traemos de otras vidas y que se mezclan con el contenido psíquico de las relaciones infantiles con las figuras referenciales de la vida presente.

Por tanto, el carácter (índole) de una persona, si bien cumulativo y dependiente del libre albedrío, no es algo estático, inmutable. Todo lo contrario, pues con cada renacer del espíritu en el cuerpo físico tenemos nueva oportunidad de erradicar el mal, representado por el carácter, por medio de un mayor nivel de lucidez respecto del despertar de nuevos valores morales.

El buen carácter es la meta del hombre renovado y de buenas con la vida. Sufrimos porque no damos importancia al cultivo de valores espirituales. Sin embargo, el secreto de la liberación de las ataduras del pasado está en el deseo de cambiar, de convertirse en una energía menos densa y en un individuo menos complicado y sufrido.

En tal sentido, la transformación energética empieza por el deseo de hacer el bien, que es el primer paso hacia la curación interior.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa