Autoconhecimento Autoajuda e Espiritualidade
 
auravide auravide

La envidia del conocimiento

por WebMaster
La envidia del conocimiento
Publicado dia 04/01/2012 14:46:21 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

por Bernardino Nilton Nascimento - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Nada es más triste que percibir que, en virtud de nuestros descubrimientos, ciertos comandos personales, descontrolados, están destruyendo la capacidad de evolución.

Desgraciadamente hoy es muy frecuente encontrar personas con envidia del conocimiento, que no se dan cuenta de que tal sentimiento es claro para todos los que les rodean. Es una energía negativa sobre su capacidad. Sin embargo, no debemos abatirnos, pues esa envidia tiene vida corta en su trayectoria. La velocidad de la práctica diaria dirá cuál es verdadero y cuál es falso.

Los envidiosos del conocimiento son dignos de lástima. A lo largo de toda la historia de la evolución humana, el conocimiento ha exigido entrega, perseverancia e intercambio. Siempre presente, la complejidad del saber debe conllevar una conciencia limpia de maldad.

El conocimiento pasa de mano en mano, y solo tropieza en presencia de la pereza y de la falta de voluntad. Quienes albergan ese tipo de sentimientos ruines están siempre a la búsqueda de la destrucción de aquel que, con mucho esfuerzo, ha logrado abstraer ideas y nociones de todo aquello que incansablemente ha estado buscando.

Quienes alimentan el gusano de la envidia son unos inquietos, unos perturbados que no advierten que ese mismo gusano puede ponerles muy mal. Son personas inseguras, que podrían perfectamente adquirir también todo el conocimiento necesario para triunfar sin que fuese preciso desear el fracaso del otro.

Hemos de saber hasta qué punto estamos dejando escapar la oportunidad de aprender.
Tenemos que estar lo más cerca posible del conocimiento, absorbiendo y aprovechando todas las oportunidades que nos conducen al progreso intelectual y espiritual, sin dejar margen para la pereza y la envidia. El ser humano debe, sí, alimentar sabiamente cierta ambición que, cuando bien nutrida, servirá como punto de apoyo para su fuerza de voluntad.

En lugar de envidia deberíamos sentir orgullo por estar compartiendo el mismo espacio con quienes ya obtienen el conocimiento. Quienes están seguros de lo que dicen ven pasar las horas sin temor. Aquellos que poco aprovechan del conocimiento del prójimo, un día, sentirán la tristeza golpear su corazón, recordando las oportunidades perdidas por el tiempo cedido a la envidia.

El conocimiento adquirido no es para guardarlo en una caja impenetrable. Debe ser generosamente socializado entre todos aquellos que desean perfeccionarse. Adquirir y transmitir conocimiento es nobleza y motivo de orgullo. Permitirse absorber el conocimiento que otro tiene para transmitir es humildad y motivo de gratitud. Hay que transformar el sentimiento de envidia del conocimiento en la alegría del nacimiento del aprendizaje.

El envidioso del conocimiento es ruidoso y esquivo. Solo a la hora de mostrar de cuánto es capaz percibe que, por pura vanidad, ha perdido la oportunidad de beber en la fuente de quienes, con gran lucha, a lo largo del tiempo, han adquirido una experiencia que únicamente los años y las vivencias permiten solidificar.

Esas personas traen en su semblante marcas bien visibles. Son marcas pesadas, duras y frías, propias de aquel que no contiene en sí ningún rasgo de humildad. Desconocen lo que sea la levedad del ser, mucho menos conocen el placer del conocimiento compartido. Parafraseando a Vicente Espinel Adorno, poeta español: “Si los hombres tuviesen dentro del alma la humildad y la gratitud, vivirían en perfecta paz”.

Juntar los que poseen el conocimiento con aquellos que de veras desean aprender, forma parte del más alto grado de la sabiduría humana. Incumbe a los verdaderos líderes esta conciencia de unión.

Mostrarnos abiertos para el aprendizaje forma parte de la evolución de la conciencia. Es inteligente mantener siempre un canal libre para lo nuevo, lo inesperado y, en su caso, los más experimentados. El intercambio de experiencias siempre es enriquecedor. Todos tenemos mucho que dar y más todavía que recibir, humildemente hablando.

BNN



Consulte grátis
Mapa Astral   Tarot   horoscopo

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  

Compartilhe
Facebook   E-mail   Whatsapp

Sobre o autor
clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Você tem realmente esse tal Livre Arbítrio?
artigo Contrato com a morte
artigo Estesia
artigo A mudança deve ser interna





horoscopo


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa