Autoconhecimento Autoajuda e Espiritualidade
 
auravide auravide

La Fuerza de la Mansedumbre y del Silencio

por WebMaster
La Fuerza de la Mansedumbre y del Silencio
Publicado dia 30/08/2009 10:48:13 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

por Maria Cristina - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

La mansedumbre, la gentileza, el silencio, cosas raras de vivir, en los días de hoy. Llevamos vidas muy activas, siempre corriendo contra el tiempo; se nos enseña a devolver las ofensas recibidas – signo de inteligencia – y no tenemos mucho espacio para guardar silencio, en una cultura invadida por los sonidos externos – radios, televisores, DVD, CD, etc. Ni siquiera en nuestros cuartos, recogidos, podemos disfrutar de las delicias del silencio, pues residimos generalmente en apartamentos situados en calles donde el tráfico es más o menos intenso, donde este ruido nos acompaña, día y noche. Ya ni lo oímos siquiera, de tan trivial que se ha vuelto.

¡Qué pena! Me parece que mientras esto ocurre con nosotros, lo que es más verdadero y valioso ocurre también, en el silencio, mansamente, en paralelo, siendo que formamos parte de ello aunque sin ser conscientes, y no aprovechamos o gozamos de este gran milagro que es la Vida. Así, la semilla pequeñita, silenciosamente, en la tierra, se va transformando en una plantita, materializando, lo que era solo esencia luminosa, en un ser palpable y visible, que puede llegar a ser alimento, o tan solo adorno para nuestro planeta.

En el vientre materno, mansamente, las células se van subdividiendo y poco a poco adquiriendo formas que en cierto momento formarán parte del organismo complejo y deslumbrante de un nuevo ser humano. Así, por detrás de lo que es visible, está lo inefable, la energía de vida, divina, que va moviendo la vida, aportando cambios a nuestro mundo, sin alardes, sin ruido, solamente siendo, manifestándose, avanzando, ante nuestros ojos incrédulos y ciegos…

Las semillas se convierten en árboles enormes. Las gotitas de agua se juntan en las nacientes formando ríos caudalosos. Las personas se miran en el silencio, se sienten atraídas, se enamoran, se juntan y se aman, unidas por esta energía que hace llegar a este planeta, a través de ellas, otros hombres y mujeres, almas oriundas de las dimensiones espirituales, para una nueva etapa de aprendizaje, rumbo al progreso y a la felicidad.

En el silencio de un deseo, de un pensamiento que se convierte en plegaria, hay realidades que se modifican, sin cualquier otra explicación, a no ser la presencia de la energía divina, que todo lo permea, ¡que está en nosotros y en todo, en torno a nosotros! Estamos inmersos en Ella.

Mansamente, el agua va ocupando espacios vacíos, va nivelando aristas puntiagudas, va modificando los paisajes. Maleable, flexible, constante, entregada a un movimiento que no siempre es susceptible de ser visto, pero que se produce y es real.

En el silencio de la entrega a este movimiento de la Vida, a esta Energía Divina, hay una gran sabiduría. Y el reconocimiento de quiénes somos, en esencia, y de qué es lo que hemos venido a hacer, al encarnarnos en la materia planetaria durante un tiempo. Cumplir un camino que es solo nuestro, buscando en el silencio de nuestro Ser las respuestas para las cuestiones más difíciles, hermanados con todos y con todo, reconociendo que jamás estamos solos, pues nos conectamos con el Todo, ¡por razones intrínsecas!

Vivimos un momento grave de nacimiento a esta realidad tan simple y al mismo tiempo, compleja, por fuerza de la forma habitual que tenemos de razonar. ¡Somos chispa divina y en esto reside nuestra salvación! Cuando negamos esto, quedamos huérfanos de Amor y nos percibimos aislados, infelices, acabando por enfermar.

Que Jesús, la mansedumbre del Cordero de Dios, nos ayude a vislumbrar la realidad silenciosa de nuestro propio Ser, para que podamos amarnos y a todos los demás seres iguales a nosotros esparcidos por este lindo planeta azul – color de la paz – que ya sufre demasiado a causa de nuestro desequilibrio. Pues mientras que la guerra hace tanto ruido, el Amor construye y trabaja en el silencio de las conciencias. Y ahí es donde reside la verdadera fuerza del Hombre. ¡Y si nos enganchamos a esto, sutilmente habremos de vencer a nosotros mismos y a cualquier destrucción anunciada!


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  



Sobre o autor
clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Transcomunicação Instrumental
artigo A liberdade de ser
artigo Você sabe quais os benefícios de um atendimento de radiônica?
artigo Do Oran Mor aos corações apaixonados pela Luz





horoscopo


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa