auravide auravide

La Iniciación Mayor


Autor Renato Mayol - [email protected]

Traducción de Teresa
[email protected]

Frente a una dolencia grave, debemos aprovechar la oportunidad para hacer balance, para revisar nuestros valores. Para poner todo en orden. Y ponernos en orden. Seguidamente debemos implicarnos, luchar ¡y querer vencer!
Debemos pedir esclarecimiento a nuestro médico acerca del tratamiento, y abrazar la determinación de vencer el desafío.

De esa forma, la búsqueda desesperada de la curación en todas las direcciones será centralizada, pues pasaremos a buscarla dentro de nosotros mismos. Traeremos así otro factor importante a esa lucha. ¡Quizá el factor más importante! El tratamiento médico va a dar el primer impulso y, después, con nuestra participación y concienciación, la cura final podrá producirse en cada una de nuestras células enfermas.

Para que nuestra participación, cuando estamos enfermos, sea efectiva al máximo en la lucha contra los males que nos puedan afligir, tendremos que abrir nuestra conciencia a emociones y sentimientos profundos que van a modificarnos interiormente, haciéndonos más capaces de actuar en favor de nosotros mismos y de los demás.

No obstante, siempre hemos de considerar que estamos constituidos, en nuestra parte física, por elementos de la propia Naturaleza, y por tanto somos parte integrante de ella; en consecuencia, sujetos a sus leyes. Y como todo lo que es material tiene principio y final, hay dos etapas por las cuales tenemos forzosamente que pasar hasta reintegrarnos para siempre al Todo: una es el nacimiento, la otra es la muerte. Si bien, aun llegando la hora, si sabemos servir a los demás a través de nuestro ejemplo, estaremos participando, y quien así participa no muere nunca, pues para quien hace incluso de su propia muerte un acto de servicio, ésta será la Iniciación Mayor.

Veamos el caso de Edelmar. Uno entre tantos admirables ejemplos de vida, que, al igual que las velas, ofrecen su mayor brillo cuando están a punto de apagarse.
Siendo aún joven, Edelmar fue diagnosticada de cáncer de colon. Después de la operación quirúrgica pasó varios ciclos de quimioterapia. Pero la enfermedad se había diseminado, afectando de forma devastadora a sus pulmones e hígado. A pesar de la falta de apetito, náuseas, diarrea, vómitos, de la dificultad para caminar y del continuo e intenso dolor, poco aliviado incluso con morfina, en momento alguno dio muestras de desfallecimiento. Lo sabía todo acerca de la gravedad de su dolencia, pero en ningún momento perdió la fe, nunca abandonó la lucha, y siempre agradecía ser ella en pasar por las probaciones y no alguno de los que amaba.

Hasta poco antes del último ingreso en el hospital, hacía planes para su próximo viaje en barco. A veces, de forma jocosa, pedía que cuando llegase el día de la partida para el gran viaje, mezclasen sus cenizas con purpurina y las esparciesen por el mar.

En sus últimos instantes, en el hospital, mientras Edelmar estaba casi inconsciente y con mucha dificultad para respirar, la hija llamó a enfermería. Cuando la enfermera y el médico entraron en la habitación, emocionados vieron a Carol sosteniendo a la madre con mucho cariño, mientras murmuraba a su oído: “Si las tristezas de esta vida quieren ahogarte y si te cansas en el caminar, no temas, sigue adelante, no mires atrás, agárrate a la mano de Dios y ve”. Entonces, con paz en el semblante, Del se relajó y exhaló su último suspiro. Como había pedido, sus cenizas fueron mezcladas con purpurina y arrojadas al mar. Para sorpresa, las cenizas se hundieron y la purpurina, volviendo a la superficie, dibujó una bella rosa roja en las aguas.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa