auravide auravide

La Jornada del Héroe en el proceso de curación



Traducción de Teresa
teresa_0001@hotmail.com

Autor Antonio Augusto Morais
aaum2@hotmail.com

Cada dolencia o malestar trae consigo algo para enseñarnos. A decir verdad, toda enfermedad es una provocación, una llamada a la aventura. La gran aventura del autoconocimiento.
No estamos aquí sólo para trabajar, acumular bienes o “aprovechar la vida”. Es todo eso, pero no sólo eso.
Hemos venido a este mundo para auto-descubrirnos. Y ¿qué hacemos cuando recibimos esa llamada, en la forma de una dolencia, por ejemplo?
Corremos al médico o al farmacéutico para que nos la quite, porque no podemos parar de trabajar.
Primero es preciso entender que esa llamada a la aventura, a la jornada, viene de diversas maneras diferentes.
En las historias puede ser una convocatoria a la guerra, como en Mulan; un mensaje de computador, como en Matrix, o el amor hacia la raza humana, como en Prometeo. En fin, la llamada puede venir como pérdida de un empleo; una discordia familiar; la necesidad de hacer un discurso y, lo que es incluso bastante frecuente, una enfermedad, una incomodidad o un dolor.
Nuestra sociedad de hoy predica mucho el pragmatismo.
¿Te duele algo? Toma enseguida un medicamento.
¿Problemas en el matrimonio? Pide la separación.
¿Tienes que hacer un discurso? Pon una disculpa cualquiera, pero no hagas lo que no quieres hacer.
“-Tomó “Doloril” y el dolor se esfumó”.
No se esfumó, se disimuló. Y es aquí donde reside el problema. “Curamos” las enfermedades con drogas y extirpaciones. Y ¿qué es lo que pasa después? Que vuelven peor, corregidas y aumentadas.
Es interesante ir al médico y oírle decir:
· Vamos a cuidar tu diabetes.
Pero yo no quiero cuidar la diabetes, yo quiero cuidarme a mí y librarme de ella.
Si supiesen la realidad, los médicos dirían la verdad:
- Tranquilo, vamos a cuidarla muy bien, para que dure bastante y tú seas una rentable fuente de lucro para la Industria Farmacéutica.
No estoy diciendo que debemos dejar de tomar medicamentos para la diabetes, el colesterol alto, o interrumpir un tratamiento contra el cáncer, nada de eso. Pero no sirve de nada ir al ortopédico que te va a recetar antiinflamatorios y analgésicos o una operación quirúrgica. Lo ideal es, aparte de ir al ortopédico, ir también al fisioterapeuta para acelerar el proceso, a un profesional de RPG para la corrección de la postura y a un acupuntor, para tratar la causa y aliviar el dolor más rápidamente.
Nuestros problemas son, todos ellos, una llamada a la aventura y es ahí donde empieza el cambio.
Al entender un problema como una llamada, tú no tienes un problema más, porque los héroes no tienen problemas, ellos tienen misión.
Alguien ya se ha imaginado leyendo o asistiendo a los “Doce problemas de Hércules”?
¿A qué película prefieres asistir?
“La gran injusticia que sufrí” = La historia de alguien que estaba muy bien, era admirado, rico, y lo perdió todo, se convirtió en esclavo y tuvo que huir del gobernante de la época, que lo odiaba.
O bien…
¡“Gladiador”! = La historia de Maximus, el General que lo perdió todo, se hizo gladiador y se enfrentó al Emperador de Roma.
Aprovechemos las grandes oportunidades que la Vida nos proporciona, enfrentándonos a todas ellas y extrayéndoles su máximo provecho.
Como Hércules, quien al matar el León de Nemea pasó a usar su piel como armadura y su pata como arma. En todos sus trabajos él primero se enfrentó a ellos usando la fuerza bruta y no logró éxito alguno, pero al enfrentarlos nuevamente con inteligencia los venció a todos.
La Hidra de Lerna, por ejemplo. De cada cabeza cortada nacían dos en su lugar; él entonces piensa y, con una antorcha, pasa a cauterizar el cuello después de cortar cada cabeza.
Los Doce Trabajos de Hércules son doce caminos, doce medios de solución y crecimiento.
Una enfermedad puede ser encarada como la Hidra de Lerna. Si simplemente tomamos un analgésico, dos problemas surgirán en su lugar, y a veces incluso más que dos.
Lo correcto, por tanto, es hacer como Hércules: atacar la causa del problema y cauterizarlo.
Por ello procuramos tratar a cada paciente como ser único que es, y enseñarle a recorrer su Jornada del Héroe. Cada cual tiene su camino, pero todos deben seguir su Jornada.



estamos online

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1




clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa