auravide auravide

LA MEDIUMNIDAD EN LOS DÍAS DE HOY


Autor: Maísa Intelisano - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Capacidades y fenómenos de la práctica mediúmnica actual

Aunque el fenómeno de comunicación con el mundo de los espíritus sea tan antiguo y tan diseminado y diversificado cuanto la propia humanidad, la palabra médium, con el significado que le atribuimos hoy, sólo fue acuñada por Allan Kardec en 1861, cuando de la publicación de El Libro de los Médiums, donde, en su capítulo XIV, apartado 159, afirma:

"Toda persona que siente la influencia de los Espíritus, en cualquier grado de intensidad, es médium. Esa facultad es inherente al hombre. Por eso mismo no constituye privilegio y son raras las personas que no la poseen, al menos en estado rudimentario. Se puede decir, pues, que todos somos más o menos médiums".

Sacada del mismo término en latín, la palabra médium significa intermediario, aquel que está entre, que sirve de conexión o medio de contacto. Y para Kardec, en la doctrina que denominó Espiritismo, el término pasó a designar a todo aquel que sirve de 'medio' de comunicación entre el mundo de los espíritus ('muertos' o desencarnados) y el mundo de los hombres ('vivos' o encarnados).

Si bien más adelante, en el mismo apartado, Kardec define, de forma más clara, a quien de hecho se debe aplicar el término médium:
"Habitualmente, sin embargo, esa calificación se aplica solamente a aquellos que poseen una facultad mediúmnica bien caracterizada, que se traduce por efectos patentes de cierta intensidad, lo cual depende de una organización más o menos sensitiva".

Según Kardec, por tanto, se debe llamar médiums únicamente aquellas personas que de forma más intensa, ostensiva y clara presentan fenómenos que permiten la comunicación directa entre el mundo de los espíritus y el mundo de los hombres.

A esa definición, él añade:
"Se debe advertir además que esta facultad no se revela en todos de la misma manera. Los médiums tienen, por lo regular, aptitud especial para esta o aquella clase de fenómenos, lo cual los divide en tantas variedades cuantas sean las clases de manifestaciones".

A partir de ese punto, Kardec hace entonces una extensa clasificación de la mediumnidad, según los fenómenos que presenció, los médiums que encontró y los efectos que observó. Aunque es muy detallada esa clasificación, sin embargo tuvo que limitarse a los conocimientos de la época y a lo que Kardec pudo observar y registrar en sus únicos 15 años de estudios, realizados a finales del siglo XIX.

Hoy, más de 150 años después de la publicación de El Libro de los Médiums, ya podemos afirmar que la clasificación de Kardec se ha quedado imprecisa o incompleta en relación a los médiums y fenómenos que encontramos y observamos en la práctica mediúmnica actual, pues algunos de los fenómenos y tipos de médiums allí descritos ya casi no se ven, o han cambiado mucho en su forma de presentarse, y, como contrapartida, varios fenómenos y médiums, hoy bastante corrientes y fácilmente observables en muchos grupos, especialmente universalistas o de otras líneas ajenas al Espiritismo, no hallan allí su descripción, dejando en el vacío a muchas personas que, objeto de fenómenos que no comprenden y para los cuales no encuentran explicación, se sienten a veces perdidas y asustadas.

A lo largo de los casi 40 años de mi propia práctica mediúmnica y de más de diez años impartiendo cursos de orientación y formación de médiums, he recibido relatos y observado fenómenos que todavía no hallan, en la literatura especializada, su registro y descripción, pero que son cada vez más corrientes entre aquellos que podemos llamar médiums o sensitivos.

A continuación, nombro y describo los más frecuentes, según mi experiencia y observación.

Mediumnidad Olfativa

Capacidad de captar olores astrales, del plano más sutil, que sólo el médium percibe y que, en general, tienen relación con la calidad de la energía del ambiente o de los espíritus presentes.
Si bien hay relatos de esa facultad en algunos libros, siempre tienen relación con espíritus de luz, mentores y amigos espirituales más elevados, que suelen exhalar perfumes y aromas agradables bien característicos de su presencia, siendo posible inclusive identificarlos por este medio.

En esa categoría, podemos citar:
1. Rosas o flores - característico de espíritus de luz muy elevados, de varias líneas.
2. Incienso - proveniente de espíritus de luz, en general ligados a rituales de matriz africana o hindú.
3. Tabaco que se quema - como puros o cachimbas, en general relacionado a espíritus de luz ligados a rituales de matriz africana, como 'pretos velhos' y 'caboclos'.
4. Éter - característico de la presencia de grupos de médicos y enfermeros espirituales, y equipos de curación astral.
5. Hierbas, matojos o tierra mojada - relacionado a protectores y guías chamánicos de varias líneas.
6. Agua del mar, olor al entorno marino - espíritus de luz vinculados a esa fuerza de la naturaleza.
7. Ozono ('olor a lluvia') - característico de liberación y manipulación de ectoplasma en el ambiente, para modelado de instrumentos y objetos, o para asistencia a espíritus en sufrimiento.

Pese a todo, ambientes y espíritus en desequilibrio también presentan olores característicos, siempre desagradables, que también pueden ser percibidos por los médiums y empleados para identificar espíritus o determinar sus condiciones emocionales, espirituales o energéticas, y también para percibir condiciones de contaminación energética en ambientes.

En esa categoría, los olores más frecuentes son:

1. Goma quemada o madera enmohecida - resultante de espíritu recién desencarnado, todavía en proceso de desintegración de su doble etérico, envoltorio semi-denso que liga el cuerpo físico al cuerpo astral.
2. Alcantarilla, cloaca, heces o 'azufre' - energía oscura, proveniente de espíritus o procesos relacionados con la magia pesada.
3. Alcohol - presencia en el ambiente de espíritu adicto al alcohol.
4. Carroña o carne quemada - proveniente de espíritu desencarnado aún ligado energética o psicológicamente al cuerpo físico en putrefacción.
5. Tierra húmeda o enmohecida - resultante de espíritu desencarnado aún preso energética o psicológicamente al sepulcro o al ataúd.

También he observado otros olores e incluso sabores astrales en manifestaciones mediúmnicas, siempre relacionados con situaciones muy específicas de algunos espíritus, como olor a comida, ropa planchada, madera natural, desinfectante, productos químicos (como en un caso de rescate a espíritus que habían desencarnado en un accidente en una industria química), marihuana o tabaco. Esas percepciones pueden ser muy útiles en un trabajo mediúmnico y deben ser siempre observadas y consideradas con atención, para facilitar el atender y encaminar a espíritus en estado de perturbación.

Mediumnidad Táctil

Capacidad de sentir e identificar, por el tacto físico, la presencia de espíritus o energías. Las sensaciones pueden ser agradables o desagradables, dependiendo del grado de elevación o perturbación en que estén el espíritu o el ambiente.

Entre las sensaciones táctiles positivas, podemos encontrar:

1. Alfilerazos - descargas energéticas promovidas por espíritus de luz, para facilitar el trance o la liberación de energías.
2. Ardor en los ojos y/o lagrimeo - actividad intensificada del chakra frontal, provocada por espíritus de luz.
3. Sensación de hinchazón en parte o en la totalidad del cuerpo - provocada por espíritus de luz, para soltar los cuerpos sutiles y facilitar en trance.
4. Cosquillas ligeras u hormigueo - movimiento energético promovido por mentores, para facilitar el trance o la donación de energías.
5. Espasmos ligeros - descargas energéticas resultantes de la liberación de ectoplasma.
6. Presión interna en la nuca, el pecho, la frente o en la coronilla - apertura y activación de los chakras de esas zonas, provocada por mentores, para facilitar el trance.
7. Sensación de salpicaduras o de líquido que se escurre por la piel - donación intensa de ectoplasma para trabajos de asistencia.
8. Zumbido en los oídos - intensificación de la vibración de la glándula pineal, para facilitar el trance.
9. Vibración interna o cercana a la piel - aceleración de la vibración y de la circulación de energías por el doble etérico, para facilitar el trance y la liberación de energías.
10. Taponamiento de oídos o salivación aumentada - donación intensa de ectoplasma.
Entre las repercusiones táctiles negativas, las más frecuentes son:
1. Prurito, ardor o escozor en la piel - acercamiento de espíritu en profundo sufrimiento.
2. Presión externa en la nuca, el pecho, la frente, la coronilla o en la zona del estómago - ataque de espíritu desencarnado perturbado o malintencionado.
3. Sudor frío - vampirismo energético, intencionado o no.
4. Dolores de cualquier tipo - reflejo de dolores sentidos por espíritus en sufrimiento físico.
5. Punzadas - dolorosas o no, relacionadas con ataques espirituales malintencionados.
6. Escalofríos - acercamiento de entidad perturbada, en sufrimiento o malintencionada.
Ya se han observado otras sensaciones más específicas, positivas o negativas, tales como temblores, náuseas, mareos, estremecimientos, descargas por la columna, calambres en la nuca, alteraciones en el tacto de las manos (piel aterciopelada, húmeda o fría; hormigueos). Esas sensaciones son neutras y han de ser analizadas en conjunto con otras percepciones, táctiles o no, para evaluar la calidad de las energías o de los espíritus presentes.

Mediumnidad de Empatía

Capacidad de captar aspectos emocionales, físicos y mentales, de personas, espíritus y ambientes, a veces con somatización. Es una variación más amplia y completa de la psicometría.

En esta facultad, el médium es capaz de percibir e interpretar sentimientos, emociones, sensaciones físicas y pensamientos, de personas encarnadas y desencarnadas, como si fuesen los suyos propios, de forma intensa y clara. El médium no incorpora, ni pierde la consciencia durante el fenómeno, y es capaz de expresar, demostrar y relatar con precisión, lo que va sintiendo.

Puede venir acompañada de imágenes mentales, relativas al espíritu en asistencia, y modificaciones físicas y metabólicas, como temblores, mareos, taquicardia, náuseas, frío o calor, espasmos, dolores, falta de aire, tos, contracciones, etc.

Casi siempre se emplea en situaciones de asistencia a encarnados y desencarnados, pero eventualmente puede también manifestarse en la percepción e identificación de entidades de luz.

Triangulación Mediúmnica

Se trata de que la comunicación se produzca al mismo tiempo por dos médiums diferentes, fenómeno muy útil en grupos, tanto para la manifestación de espíritus de luz como para asistencia a espíritus en desequilibrio.

A menudo la energía del espíritu comunicante es muy elevada o muy pesada para un médium solo. Esa energía entonces, es 'compartida' por dos médiums, para que la manifestación pueda producirse de forma segura para el médium por el cual esa entidad se está comunicando. En ese caso, uno de los médiums transmite el contenido de la comunicación y el otro siente, manifiesta y 'drena' los efectos mentales, emocionales y energéticos de la entidad, complementando el cuadro o el mensaje.

Otras veces, el contenido de la manifestación no le queda claro al médium por quien se está produciendo la comunicación y el segundo médium entra en el circuito para 'decodificar' el mensaje, de forma que se haga más fácil de transmitir por el médium a través del cual está produciéndose el fenómeno. En este caso, el segundo médium funciona como un 'diccionario' o una 'biblioteca', de donde salen informaciones adicionales que facilitan la comprensión al primer médium.

Hay asimismo otras veces en que el médium por quien la entidad desea comunicarse no está en condiciones físicas, emocionales o energéticas de recibir la comunicación. En ese caso, es posible pedir a otro médium que 'atraiga' hacia sí la manifestación, con ayuda del primer médium, evitando desgastes o desequilibrios innecesarios.

Psicofonía o Incorporación en el Astral

Es la 'incorporación' fuera del cuerpo físico, durante el desprendimiento del sueño, tanto de espíritus en desequilibro, para asistencia, como de espíritus elevados, para orientaciones, mensajes o trabajos.

Sabemos que nuestro periespíritu, aunque mucho más sutil, está igualmente compuesto por materia. Sabemos también que la densidad del periespíritu depende del nivel de consciencia y madurez espiritual del espíritu, de forma que hay periespíritus más y menos densos.

Siendo así, al igual que podemos 'incorporar' con nuestro cuerpo de carne, podemos también 'incorporar' con nuestro cuerpo astral o periespíritu, a espíritus que se encuentran en patrones vibracionales diferentes del nuestro.

Muchos médiums sueñan que 'incorporaron' durante el sueño. Pero no se trata de sueño, sino de actuación mediúmnica legítima, vivida en el plano espiritual. Espíritus perturbados son 'incorporados' para asistencia. Y espíritus de luz son 'incorporados' para transmisión de mensajes y orientaciones. Y en ambos casos los médiums son auxiliados por mentores, que los orientan durante el fenómeno.

Acoplamiento de formas-pensamiento

Se trata de la 'incorporación' de formas-pensamiento relativas a la persona, espíritu o ambiente al que se está asistiendo. Se emplea para limpieza, socorro o desobsesión, y drena o desintegra las energías que constituyen o alimentan la forma-pensamiento.

En este caso, como no se trata de un espíritu, no hay una comunicación propiamente dicha, no hay diálogo o interacción, pues no hay una inteligencia o consciencia manifestándose. Lo que se observa es que el médium asume características corporales y energéticas de la forma-pensamiento, como si se 'vistiese' con ella, permitiendo que sea gradualmente desintegrada o drenada para lugares en el astral donde esa energía puede ser transformada.

Mediumnidad entre Vivos

'Incorporación' de espíritu encarnado, en proceso temporal de desprendimiento del cuerpo físico, ya sea por el sueño o por cualquier otro factor, inclusive coma u otros problemas de salud.

Cuando una persona sale del estado de vigilia y el cuerpo pierde la consciencia, su espíritu se desprende y se manifiesta con el periespíritu en el plano astral, exactamente como cualquier espíritu desencarnado, en el fenómeno conocido como proyección astral, viaje astral o proyección de la consciencia. La única diferencia es que el espíritu encarnado mantiene un vínculo energético con el cuerpo físico, conocido en los medios espiritualistas como cordón de plata, mientras que los espíritus desencarnados quedan totalmente libres.

Durante el desprendimiento del cuerpo físico al espíritu encarnado le es posible 'incorporar' en un médium también encarnado, durante un trabajo mediúmnico, para asistencia y orientación. Tal como el alejamiento del cuerpo físico puede facilitar la comprensión y la percepción de determinados aspectos, así como mejorar la absorción de ciertas clases de energía, ese recurso puede ser empleado en la asistencia a encarnados en estado de extrema debilidad física o en perturbación.

Acoplamiento Simultáneo de Dos Espíritus

El médium percibe, siente y trabaja con dos espíritus al mismo tiempo.

Si pensamos en el médium como un puente, una conexión entre planos de patrones vibratorios diferentes, veremos que es perfectamente posible que el mismo médium se conecte a dos espíritus que necesitan comunicarse entre sí, pero se encuentran muy alejados en términos de vibración.

En ese caso, el médium funciona casi como un 'teléfono', por donde se verifica el contacto, el diálogo, la orientación. Él permanece consciente y acompaña toda la comunicación, colaborando con pensamientos y sentimientos equilibrados, mientras las dos entidades cambian impresiones.

En algunos casos, el médium puede manifestar el espíritu en desequilibrio, mientras, al mismo tiempo, queda también bajo la influencia de un mentor o espíritu de luz, que orienta a ese espíritu.

Ese fenómeno se registra también en rituales de Umbanda, donde médiums pueden recibir lo que se denomina entidades 'cruzadas'. En ese caso, la entidad que se manifiesta es una, pero el médium siente y trabaja también bajo la influencia de otra entidad o energía. Esto ocurre entre entidades de luz que necesitan actuar en conjunto en un mismo trabajo o asistencia, para reforzar la energía o sumar cualidades que, a veces, no se encuentran juntas en una única entidad.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa