auravide auravide

La mediumnidad que fastidia y estorba - Parte I


por Bruno J. Gimenes - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Es muy corriente oír el relato de personas que se dicen molestas por los llamados "fenómenos mediúmnicos". Con cierta frecuencia manifiestan sus inquietudes respecto de esa clase de episodios. Con ese comportamiento demuestran aguda inmadurez en lo relativo a la comprensión de los mecanismos de la mediumnidad.
La mediumnidad, tal como es ampliamente conocida aquí en Occidente, ha de ser interpretada y comprendida como un sentido extra, que todos, sin excepción, presentamos. ¡El hecho curioso! Hay muchas formas de mediumnidad, si bien algunas son más conocidas, como por ejemplo, la clarividencia.
Es la facultad de ver lo extra-físico, sirviéndose para ello no de la vista física, sino del ojo de la mente, conocido como chakra frontal (tercer ojo).
Las personas que no son capaces de ver de esa forma ya se evalúan, y pronto llegan a la conclusión: "Yo no soy médium, no veo nada."
Pero no es así de limitado, hay tantas formas de captar, o mejor, de intermediar, los impulsos o vibraciones provenientes de las dimensiones más sutiles, tantas.
Nuestro propio cuerpo físico tiene naturaleza mediúmnica. Por medio de él nuestro espíritu se hace presente para vivir una experiencia, una vida. Ese vehículo carnal de la conciencia no es más que un transmisor de impulsos y vibraciones, en distintas frecuencias. Ocurre que en la dimensión física la densidad aumenta mucho, y esto lo hace "grosero" frente a la sutileza del espíritu. En la práctica, es como si alguien estuviese llamándonos a quinientos metros de distancia. La probabilidad de no oírla es muy grande. Haciendo esa analogía, podemos decir que el cuerpo físico es una pared de energía condensada (sólida) que se transpone al paso de ciertas ondas de vibraciones características de los planos sutiles.
Si todos aprendiésemos a silenciar la mente, el corazón, las emociones, los ruidos externos del medioambiente en que vivimos, ciertamente podríamos oír la llamada, pese a los quinientos metros de distancia. Sabiendo de la existencia de ese sonido, concentraríamos la atención hasta tal punto que fácilmente lograríamos amplificar esa voz.
Esto es lo que producen el entrenamiento, traducido en búsqueda espiritual constante, y la reforma interior.
La mediumnidad es un sentido, lo mismo que la vista, el tacto o el gusto. Solo que no está asociada al cuerpo físico; es una facultad de la mente superior, de la conciencia, no del cerebro. Lo cual explica por qué muchos ciegos ven imágenes, al igual que los sordos oyen sonidos. ¿Curioso? Simplemente efecto de la sensibilidad del alma, o mejor, de los sentidos del espíritu.
Cuando vivimos sin ninguna conciencia espiritual, el cerebro no puede concebir la idea de tales facultades extra-físicas, por eso crea un molde limitado. El único razonamiento aceptado es el de que tenemos cinco sentidos esencialmente físicos. Incluso porque cuando se vive alejado de la conciencia crística jamás se puede concebir el hecho de que la conciencia es inmortal.
Por tanto, si no acepto esa idea, la de que un cuerpo espiritual sea la morada de mi conciencia o el único responsable de animar un cuerpo físico, ¿cómo podré permitir que mi espíritu exprese sus sensibilidades? Mirado por el prisma de la comunidad escéptica y materialista, esto sería una locura ¿no es cierto?
Siendo así, desarrollar la mediumnidad es tan solo permitir que tu experiencia en este planeta vaya guiada por tu parte superior, por tu propia conciencia espiritual.
Pasar por alto esa facultad natural, por no concebir tal idea, o incluso por temor, comodidad o inseguridad, no harán al universo modificar su mecanismo. Hasta podría ser cómico, imagina: el universo mira a aquella persona en la Tierra y dice: "Aquél tipo no quiere que yo actúe naturalmente con él, entonces voy a dejarlo aparte".
No nos es posible impedir los ciclos naturales, no se puede trancar la evolución del universo. Lo normal de un gato es maullar, de un perro, ladrar, del agua ser mojada y del fuego ser caliente. ¿Quién lo podría modificar?
Y el mecanismo de la mediumnidad ha de ser comprendido, para que no se produzca rechazo, miedo o inseguridad. Si has renunciado a desarrollarla, a perfeccionarla, tendrás que cargar también con las consecuencias, innegablemente.
Pero, un momento; lejos de mí instigar la idea de que el universo es punitivo, que se sirve de las leyes de un Dios que castiga y pune. Nada de eso. Nuestro libre albedrío siempre es respetado, mejor aún, siempre nos está permitido recomenzar, rehacer, reparar los errores. A esto lo llamo misericordia divina y tolerancia también. A veces bromeo, pensando que un día esa paciencia del Gran Padre puede agotarse, ¡jajaja!!! Espero que nunca.
Entonces piensa en lo que ocurre con la mayoría de las personas que se dicen "víctimas de la mediumnidad" (esta expresión me resulta tan absurda que incluso he dudado si escribirla en este texto, pero vamos a utilizarla únicamente con fines didácticos).Todos somos médiums, esto es un hecho, por la naturaleza esencial de cada alma existente aquí en este plano. Todos tenemos misiones que cumplir, o bien estamos encarnados dentro de una propuesta de evolución constante, normalmente ignorada por más del 90% de las personas.
De un momento a otro, la persona, totalmente apartada y alienada de esa conciencia, empieza a sentir, ver o percibir, impulsos nada convencionales para su mente escayolada en la tercera dimensión. Capta pensamientos que no se han expresado verbalmente, tiene sueños reveladores, premoniciones, fuertes corazonadas (léase como intuición para un profano), percibe presencias, siluetas, oye voces. Típicos indicios de la mediumnidad expresándose, o mejor aún: el espíritu queriendo fluir, sensibilizarse en el plano físico, dando señales de que ha llegado el momento de leer en las entrelíneas de la vida.
Y la persona, llena de paradigmas nocivos, con su mente bloqueada para la verdad divina, sufre, y sufre mucho. Y esto porque quiere detener un torrente de la naturaleza universal. Simplemente imposible, sin que se deriven consecuencias serias.
Es una total negligencia ignorar ese hecho, a menudo poniéndole el rótulo de una enfermedad mental o síndrome de nombre frecuentemente complicado y elaborado.
Lo peor de todo es que da tanto trabajo y causa tanto dolor desconocer ese flujo mediúmnico, que es difícil comprender el motivo que lleva a la persona a ser tan reacia. Pero como sabemos, cada cual está en su propia fase evolutiva y hay que saber aceptarlo.
Algunos medicamentos banda negra son utilizados a gran escala para intentar estancar tales manifestaciones (que, según los ve la ciencia occidental, presentan causas inciertas), pero no lo hacen, porque únicamente ensordecen los sentidos físicos, amortiguando sus percepciones. No obstante, éstas continuarán allí, innegablemente, pairando sobre el cuerpo espiritual de la persona y poblando sus formas astrales.
Trata de razonar; vas por una calle de mucho movimiento, andando por una acera, junto a miles de personas. Necesitas saber la hora y te das cuenta de que no llevas reloj. Tampoco ves ninguno en paneles electrónicos o similares. Entonces, entre miles de personas, decides preguntar a alguna.
¿A quién normalmente buscaríamos, en medio de la multitud?
A alguien que lleve un reloj a la vista, ¿no es cierto?
Pues bien, la mediumnidad aflorada es como un reloj en la muñeca de alguien, a la vista de los espíritus desencarnados. Es una señalización que atrae la atención de tantas vibraciones diferentes.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa