auravide auravide

La niña vuelve del más allá y actúa en un adolescente


por Wilson Francisco - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Enrique siempre había sido un niño muy inteligente. Cariñoso y educado, nunca contestaba a sus padres, era tranquilo. En el colegio destacaba en matemáticas, habiendo quedado en 4º lugar en un concurso nacional y también sobresalía en el juego del ajedrez. Con la llegada de la adolescencia pasó a encerrarse y, en ciertos momentos, a rebelarse. La familia afirmaba: ¡es cosa de la edad!
Un día, dice Patricia, mi hermano acude a mí, muy nervioso y pide ayuda, pues ya no reconoce a su hijo; la familia descubre que ha sido castigado con suspensión de las clases, por haber peleado con un compañero.

La relación de ella con su hermano y cuñada no es amistosa, debido a que fue amonestada por ellos porque se tomó la libertad de llevar a su sobrina de paseo. Se entristeció, porque ama a la familia. Y por eso se pregunta: ¿cómo podría ayudar?

Dios nos sorprende, cuando interfiere en nuestra vida, atrayendo situaciones y personas. Yo indico, como actitud importante, el actualizarse. Piensa en el ahora, evita fijarte en hechos y personas, evaluándolo todo con lo que pensabas en el pasado. Descontamina tus conceptos y haz que tu mirada sea inocente.

Hay una ley, la de la sincronía, que ronda nuestra vida. Puede ser activada por nuestras actitudes en el campo de la plegaria, planificando y llevando a cabo obras que atraigan buenos resultados. En otras ocasiones surge como misteriosamente, sin dar señales con avisos o percepciones. Es preciso observar bien qué tipo de energía es la que irradias y cuál es la calidad de tus intenciones, porque "fatalmente" te verás enredado en esta ley.

Esta escena, que envuelve a este muchacho, a sus padres y a la tía, denuncia que la Ley de la Sincronía está causando los encuentros y la consciencia que han sido impedidos o desdeñados.
Si ella observase la petición de su hermano con los sentimientos contenidos en su memoria, estaría en la duda entre ayudar o no. Y su vacilación permitiría la infiltración de ideas mórbidas, o influencias espirituales delictuosas expresivas.

Así, decide darle apoyo, y envía un mensaje a los amigos que integran el grupo del viernes, en el Centro Espírita Hermana Esmeralda.
El domingo, Enrique se siente mal. Tiembla mucho y tiene la mirada distante, no responde a nadie sobre el por qué de no ir a la escuela. Dice que sale de casa y no sabe a dónde va, lo cual alarma todavía más a sus padres. Y durante una simple tarea doméstica se rebela y agrede verbalmente a su padre.
Todos en su casa andan con el corazón encogido.

En esta crisis, el adolescente arranca con sus propias manos un grifo de la pared. Él mismo, con 13 años, se desespera y empieza a llorar copiosamente.
Y llama por su tía Patricia. Insiste y mira con los ojos llenos de lágrimas a su madre, pidiendo: yo quiero a mi tía, dile que venga a verme.
La tía, en ese momento en un curso, recibe mensajes, de los amigos a quienes había solicitado oración, sobre el cuidado que él necesitaba recibir; también recibe un mensaje de su hermano que desesperado pide auxilio.
Ella piensa: ¿cómo podría yo ayudar? ¿Cómo podré tranquilizar a ese corazoncito que tanto amo? Y es así, con la fuerza de su amor, como va hasta allí.

Pasa antes por su casa. En el grupo, ha aprendido a utilizar la intuición y pone en práctica lo que yo entiendo como fundamental para toda y cualquier acción de apoyo: estar dispuesta y disponible.
Ella toma un collar aromático (está haciendo un curso de aromaterapia) y una mezcla de aceites esenciales para crear en el ambiente de la casa de su sobrino una esfera de protección. Va también a casa de su madre y toma unas hojas de ruda, que intuitivamente se pone por dentro de la blusa, protegiendo su chakra. Antes de entrar en la casa de su hermano ella me pide mentalmente que esté con ella.

Las experiencias de proyección espiritual y mental se producen con frecuencia entre nosotros, porque creemos y tenemos el valor de practicar los códigos divinos inscritos en los libros sagrados, la Biblia y El Evangelio Según el Espiritismo. Ambos indican que si pides obtendrás, y si llamas, la puerta se abre. Y más: tú estás donde está tu pensamiento y tu corazón.

Dice Patricia: encuentro a Enrique y tengo una conversación tranquila, le pongo el collar con los aceites esenciales y me viene la idea de que pudiese ser sólo una rebeldía de adolescente. Pero él tiembla, nervioso y su mirada está distante. Sobre las clases, él dice que no sabe por qué no estaba acudiendo a la escuela, y afirma tener apagones. Ella le sugiere una sesión de Reiki para calmar su cuerpo físico.
Van para otra sala y tras el inicio de la aplicación del Reiki, el cuerpo de él presenta una intensa carga de temblor. Sus ojos se abren y hay miedo en su mirada.

¿Todo está bien? ¿Quieres decir algo? Él afirma que junto a ella está viendo a un hombre, con un problema en el ojo derecho y cabellos grises en las sienes. Me está describiendo a mí, allí presente. Ella nota mi apoyo, y el de Eli, que está en su casa participando en el proceso. Otros Espíritus que apoyan nuestro trabajo están allí, prontos a auxiliar.

La tía lo tranquiliza, afirmando que este hombre es un ser encarnado y amigo, que está allí para ayudar. Él cierra los ojos y tras algunos minutos de calma, los abre asustado, y esta vez afirma ver a una niña, que le pide ayuda. Y ya no quiere volver a cerrar los ojos, temiendo verla nuevamente.

El escenario estaba diseñado y la sincronía se verificaba intensamente.

El Espíritu presente, una niña que había sido acuchillada y muerta por su padre, estaba allí, pidiendo clemencia y auxilio; y Enrique era el instrumento divino para llevar a cabo el despertar de aquella alma. Había absorbido, en sus impulsos de adolescente, el enojo de la niña contra su padre y descargaba esa ira de manera intensa, comportándose como un médium perfecto para aquel evento revelador. Y, sorprendeos, la rebeldía se intensificó después de que el padre pidiese al hijo lavar algunos utensilios, entre los que había cuchillos.

Patricia está ante todo aquello y en el fondo del corazón busca coraje, un coraje que no sabía que existía y da inicio a un trabajo de auxilio y amor dirigido a esta alma/niña que buscaba luz.

Con seguridad y cariño, solicita que la criatura/espíritu allí presente vaya al otro cuarto, donde estaban los padres del niño, y da instrucciones al hermano y a la cuñada para que permanezcan en oración, pidiendo apoyo a los espíritus de luz.

El adolescente hace una revelación importante, cuando describe para la tía el diálogo que tuvo con la niña, en otro lugar donde estuvo con ella y donde ella le mostró la forma que tendría desencarnado. Las emociones son fuertes. En este momento, una vez más fue necesaria mucha fe, pues Dios no desampara a los que trabajan para la propagación del amor universal y eterno.

Allí, en una sencilla casa de São Paulo, un niño de 13 años, sus padres y su tía, vivieron un episodio espiritual extraordinario. ¿Por qué Dios no encaminó a esa alma afligida a un Centro Espírita? Ese sería el lugar adecuado, con médiums y dirigentes preparados para ese tipo de apoyo.

Los libros sagrados referidos indican que Jesús dijo: ¡En ti, Pedro, edifico mi iglesia! No me cabe duda de que el adolescente, su tía y sus padres estaban listos y disponibles, para llevar a cabo este sublime evento: el rescate de la niña/Espíritu de los escombros del dolor y la rebelión.

La Ley de la Sincronía se verifica cuando la tía ruega al Universo una oportunidad para demostrar su amor por el hermano, la cuñada y los sobrinos. Y los padres también, por falta de visión y juicio claro, dieron permiso para que se cumpliese la ley que da a cada uno según sus obras.

Tras más de 30 minutos logramos tranquilizar al adolescente, y entonces hicimos una oración en grupo y le explicamos que no tuviese miedo por lo sucedido; y que a partir de aquel momento le proporcionaríamos estudio y preparación.

Sus padres comprendieron el importante papel que tienen, pues desde hace mucho andan alejados de cualquier fe o religión.

Al final de la última plegaria él abre los ojos y esta vez ya no había pavor, sino luz; describió que ella había vuelto para dar las gracias por la ayuda, y ya se marchaba con sus amigos espirituales.

Ha pasado un mes desde lo ocurrido y hoy él está tranquilo, frecuentando clases sobre la doctrina espírita y ha afirmado a su familia que ha visto otros seres, pero esta vez sólo emanó amor y ya no se asustó.

Aquella noche hubo una gran prueba del amor de Dios hacia sus hijos y de que a menudo hemos de descubrirnos más fuertes de lo que suponíamos ser, y ayudar a quienes amamos. Y, aun sin estar seguros de nada, debemos seguir nuestros impulsos cuando éstos son guiados por el amor.

Ese día volví a casa pensativa y eternamente agradecida por la confianza en mí depositada por la espiritualidad.
Y como dice Wilson, siempre afirmo: Estoy dispuesta y disponible.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa