auravide auravide

LA PSICOPATÍA Y LA CIENCIA


Autora: Fátima de Freitas Pessôa
[email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

El hombre es un ser social. A lo largo de nuestra evolución, el ser humano sólo comprueba que estamos hechos para vivir en sociedad, cooperando y contribuyendo para el crecimiento y bienestar de la misma. ¿Qué es lo que hace que algunas personas tengan un comportamiento tan antisocial, sin que les importen los sentimientos ajenos, sin empatía ni altruismo? La pregunta "¿por qué un psicópata es un psicópata?" siempre ha estado presente en todas esas discusiones, pero con el adelanto de la tecnología médica podemos comprender con más claridad cómo funciona el cerebro, y no sólo la mente, de un psicópata.
El cerebro y la mente
Sabemos hoy que nuestras actividades mentales no están influenciadas únicamente por nuestro ambiente. Entre nosotros, algunos están más propensos a desarrollar ciertos trastornos mentales. A veces es una cuestión hereditaria, a veces simplemente nuestro cerebro ha venido con un pequeño "error" de configuración, que nos hace tener depresión severa incluso cuando nuestro ambiente no deja margen para la depresión (magnífico empleo, familia estructurada, buenas oportunidades, etc.).
Cuando las psicopatías empezaron a ser estudiadas, en la Grecia Antigua, los psicópatas eran considerados únicamente "hombres inescrupulosos". Desde la Grecia Antigua hasta mediados del siglo XX, se creía firmemente en la idea de que los comportamientos de ese tipo eran resultado de mala educación, padres que no sabían imponer límites, pobreza.
Aunque ninguna de esas hipótesis esté descartada para comprender la formación de un psicópata, lo cierto es que el desarrollo de la neurociencia apunta hacia una causa más concreta: el cerebro de un psicópata es diferente del cerebro de una persona normal.

El cerebro del psicópata
Éste va a diferir de las personas comunes no sólo en términos de actividades mentales, sino además en su propia constitución. Esa diferencia en la formación del cerebro puede explicar muchas cosas acerca del trastorno, inclusive explicar por qué la psicopatía no tiene cura.
En 2012 un grupo de científicos del King's College en Londres hizo un descubrimiento significativo. Sirviéndose de la resonancia magnética, observaron el cerebro de 66 hombres, siendo que 17 de ellos ya habían recibido el diagnóstico de psicópatas y habían cometido delitos, violaciones y/o asesinatos. 27 habían cometido delitos de baja peligrosidad y 22 no habían cometido ningún delito.
El resultado fue sorprendente. Todos los 17 hombres diagnosticados presentaron materia gris en el córtex pre-frontal y en los polos temporales. Tales áreas son activadas cuando intentamos comprender la emoción de las otras personas, cuando pensamos en comportamientos morales y amorales. Además, esas áreas son responsables por la empatía, por la comprensión del concepto de punición, respuesta a situaciones de miedo y amenaza, y por los sentimientos de culpa o vergüenza. Cualquier daño en esa área puede perjudicar tales facultades.
Más recientemente, en enero de 2015, un grupo de la Universidad de Montreal, Canadá, condujo una investigación parecida y encontró los mismos resultados que sus colegas ingleses.
Todo esto nos ayuda a comprender también por qué hay diferentes grados entre los psicópatas. Éstos presentan comportamientos que van desde delitos menores, como robos repetidos, a los más graves: violaciones seguidas de asesinato, a veces con detalles de gran crueldad. Quizá la diferencia de volumen en la materia gris explique los diversos perfiles.

Además de confirmar los hallazgos sobre la materia gris, el grupo de Montreal descubrió que la sustancia blanca de los psicópatas también funciona de forma diferente. La materia gris es responsable por recibir y procesar informaciones y la sustancia blanca es responsable por distribuir esta información por todo el cerebro, para que así podamos responder adecuadamente.
El estudio canadiense reveló significativa diferencia en la actividad de la sustancia blanca de psicópatas y no psicópatas. Otras investigaciones apuntan hacia otras partes cerebrales implicadas. Investigaciones en Alemania, Francia e Inglaterra no han registrado actividades en la amígdala de los psicópatas cuando veían imágenes impactantes como asesinatos violentos. La amígdala también es responsable por los sentimientos de empatía. Todas estas pesquisas apuntan hacia el hecho de que para el psicópata no es una cuestión simplemente de saber que la otra persona se perjudicará y el psicópata "pasa de todo", o de que él sabe que habrá un castigo para su acto, sino que sencillamente le importa un bledo. Más que no importarle, él simplemente no entiende los conceptos de punición o empatía.
Y ¿cuál sería el futuro para la psicopatía? Todavía es pronto para saber lo que eso significará para los psicópatas. Hay mucho entusiasmo en cuanto a los poderes de las resonancias magnéticas y a cómo pueden ayudar en el diagnóstico del problema, si ellas realmente podrán prever que determinadas personas serán asesinos peligrosos o no, y qué hacer con eso.
El hecho es que estamos cada día un paso más cerca de comprender ese trastorno que puede ser tan peligroso para la sociedad.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2022 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa