Autoconhecimento Autoajuda e Espiritualidade
 
auravide auravide

La Rigidez del Ego en la Tercera Edad

por WebMaster
La Rigidez del Ego en la Tercera Edad
Publicado dia 16/01/2012 14:02:11 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

por João Carvalho Neto - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

Desde la época del desarrollo del Psicoanálisis y a través de todo el trabajo de Sigmund Freud, ha quedado sostenido, casi como un dogma, el hecho de que las personas de más de 65 años ya no están en condiciones de obtener provecho de una terapia de orientación psicoanalítica. Ello debido a la circunstancia, que hemos de considerar real, de que el ego se vuelve más rígido después de cierta edad, resistiéndose a las transformaciones que se esperan durante el tratamiento psicoterápico.
Vamos a intentar desarrollar en algunos renglones lo que ocurre en esa situación.

Nuestro psiquismo es administrado por una instancia a que llamamos ego, la cual intenta mantener justamente la armonía entre los deseos inconscientes y las exigencias sociales. El ego es fruto de una construcción que se inicia desde el nacimiento – y quizá incluso antes de él – derivado de otra instancia que es el id, y que adquiere características propias según la forma en que es sometido a los procesos educacionales, o sea sujeto a las fuerzas externas que van, poco a poco, amoldándolo para la realización de su propósito.
Un ego demasiado valorado puede volverse muy narcisista, otro que no sea confrontado con sus límites puede volverse muy rígido, sin aprender a adaptarse a las variables del camino. Otro, asimismo, que sea masacrado por recriminaciones o malos tratos tenderá a ser débil y sumiso. Lo ideal sería que el ego del sujeto – el niño – sea puesto frente a frente con ciertos límites, ayudado a adaptarse a ellos, y valorado sin exageraciones, a fin de que se haga fuerte y flexible. Fuerte para enfrentarse a las amenazas del medio externo y modificarlo cuando posible, y flexible para adaptarse cuando esas amenazas sean insuperables.
Eso es precisamente lo que va a caracterizar una mente sana. Aunque también será de la combinación de todas las otras posibilidades que hemos citado, entre tantas más, como se crearán las predisposiciones patológicas.

Pese a todo, lo que hace al ego derivarse del id y constituirse, entre otras diversas cuestiones, es la percepción y acción del cuerpo, que se desarrolla y se convierte en el instrumento de la vida para el sujeto. Las sensaciones corporales ayudan a construir un sentido de individualidad y las relaciones que el psiquismo vivencia con la realidad externa a través del cuerpo aportan al individuo el sentido de la subjetividad. Esto nos lleva a concluir que cuando el cuerpo entra en la fase del declive de su vitalidad, con las edades más avanzadas, el ego también sufre las consecuencias, haciéndose más frágil y rígido.

Así, los síntomas psicopatológicos – casi siempre trastornos neuróticos – que llevan a los pacientes de más de 65 a los consultorios, no han surgido en esa edad, sino que habían sido creados desde las más remotas edades de la infancia y solo empezaron a hacerse insoportables porque el debilitamiento y la rigidez del ego las han potenciado.
La conclusión es que la edad avanzada tanto empeora los síntomas emocionales ya existentes, como dificulta los cambios necesarios para su mejora.

Dos cuestiones, entonces, habrá que tener en cuenta al respecto.
La primera, que aún en esas circunstancias la psicoterapia, incluso la de orientación psicoanalítica, puede producir alivio de las tensiones intrapsíquicas, mejorando significativamente la calidad de vida del paciente. Actualmente los psicoanalistas ya aceptan a personas con más de 65 años como susceptibles de tratamiento.
La otra, es que la familia de esos ancianos ha de ser consciente de las dificultades que éstos encuentran para adaptarse a situaciones nuevas, tanto ambientales como emocionales. No es que ellos sean “cascarrabias” o “cargantes”; el hecho es que la vida se les hace de veras más complicada, envuelta a menudo en pensamientos negativos y depresivos frente a esas dificultades. Un problema a enfrentar, que para un joven podría ser de fácil solución, para un anciano puede constituir un gran desafío.
Por tanto, la regla para con ellos es tener comprensión, paciencia y, si fuese el caso, encaminarlos a un seguimiento psicoterápico.


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  



Sobre o autor
clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Transcomunicação Instrumental
artigo A liberdade de ser
artigo Você sabe quais os benefícios de um atendimento de radiônica?
artigo Do Oran Mor aos corações apaixonados pela Luz





horoscopo


As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa