auravide auravide

La Superación del Ayer y la Fe en el Mañana – El Mejor Presente

por WebMaster
Publicado dia 20/06/2012 12:52:06 em STUM WORLD

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

por Marcelo Hindi - [email protected]

Traducción de Teresa - [email protected]

En este exacto momento, podemos tener una visión de tiempos pasados y de tiempos futuros. Ambos, en cierto modo, están sucediendo exactamente ahora, a fin de cuentas lo que sentimos respecto del pasado se está sintiendo en este instante, y del mismo modo, lo que experimentamos en nuestro territorio psicológico sobre el futuro, ocurre en este presente momento. Virtualizamos, en el ahora, y experimentamos lo positivo y lo negativo.

Cómo ocurre esto: tomemos el futuro, por ejemplo; podemos considerarlo, ahora, con preocupación o incluso con esperanza. Y, como hemos convenido normalmente que lo indeseable es negativo, si miramos hacia tiempos venideros con ansiedad, tensión, preocupación, estaremos mirándolo bajo un prisma negativo. Con el pasado puede ocurrir lo mismo. Algunos recuerdos están cargados de aromas, melodías, colores, añoranzas… “Qué nostalgia de aquellos días”, “Qué buenos tiempos”, podemos considerar.

Pasado o futuro, perspectiva positiva o negativa, un hecho es irrefutable: no podemos, con la tecnología conocida, vivir un desplazamiento real en la línea del tiempo, y alterar nuestra propia realidad. Esto vale principalmente para el pasado, pues no tenemos una máquina del tiempo, y modificar la experiencia vivida no es posible. Buena noticia: dar un nuevo significado a lo que se ha vivido es totalmente realizable, y no tan difícil de hacer. Además, por valer la pena, un extra de dedicación a la reedición de memorias produce incluso entusiasmo.

En el momento presente, una de las experiencias más torturantes que podemos sentir – y afortunadamente modificar – es la culpa. Opresión en el pecho, aquella burbuja de aire contenida en la garganta y difícil de tragar, angustia, tristeza y una insistente presencia de recuerdos, o flashes de lo vivido. La culpa puede tener ecos negativos y destructivos en nuestra vida, por ejemplo, el comportamiento nocivo, corrosivo, contraproducente justificado con disculpas (¿no es interesante usar una disculpa para justificar actos resultantes del sentimiento de culpa? Las propias palabras llaman la atención).

Créelo, la culpa puede representar incluso una gran herramienta de transformación y de construcción del saber: sustituye la culpa y la disculpa por conciencia de la elección y sentido de la responsabilidad. ¿Parece mucho? Algunos consideran que sí, pero muchos de aquellos que han experimentado el ejercicio de la responsabilidad y de la elección consciente (aparte de vivir con ojos para el momento presente) revelan el placer de descubrir el propio poder realizador. Sí, eso es: actuar con sentido de responsabilidad y percepción de la propia elección informa de cuánto somos fuertes y competentes.

Culpas y disculpas con un nuevo significado pasan a representar la base del aprendizaje que nos ha traído hasta aquí, hasta ahora. Y en este “Ahora” podemos invertir nuestra disposición y energía en un futuro próspero y realizador, y además podemos sentir una tremenda satisfacción viviendo este momento de plantío. ¿Cómo edificamos? Con sonrisas, con palabras, con silencio, con actos, con cariño, con abrazos, con perdón, con conciliación, con respeto a las distancias elegidas, con paciencia, con esperanza, con fe en Dios. Son tantas las herramientas para edificar, elige con creatividad y con entusiasmo. Lo que destaca es que nuestro pasado no nos paralice ni condicione nuestra acción en el presente momento, pues la vida ha de ser una experiencia renovada cada día (es nuestro sagrado derecho); un renacimiento cada mañana. Nuestra vida es un fluir armonioso en manos de Dios, basta dejarse llevar, y sentir.

Y en nuestro instante de percepción – ahora, momento presente – es cuando descubrimos nuestra vocación para amar y para ser amados, tal como para que nos amen y nos comuniquen ese amor. La vida sucede ahora, sin culpas, sin disculpas. Con transformación y aliento renovado. Y vamos a continuar nuestro camino de la vida, pues la esperanza susurra a nuestros oídos que tiempos mejores aún están por venir. Presta atención a lo Sagrado que te envuelve, en esta fecha, y que te comunica – con discreta y sutil voz – que el presente es una dádiva, y que el futuro es una promesa de mejores momentos, por eso mismo, no hay que mirar al pasado con culpas ni al futuro con temores. ¡Que tu día sea especial!

Marcelo Hindi - Psicoterapeuta Holístico


estamos online

Compartilhe

Facebook   E-mail   Whatsapp

starstarstarstarstar
O artigo recebeu 1 Votos

Gostou?   Sim   Não  



Sobre o autor
clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: [email protected]
Visite o Site do Autor

Veja também
artigo Cuide da sua energia
artigo O Invisível, visível, 2
artigo Quando as Estrelas Descem Para Dançar no Coração do Homem
artigo O poder do desinteresse








horoscopo



As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.

auravide

 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2020 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa