auravide auravide

La vida ajena ¿nos interesa?


por Flávio Bastos - flaviolgb@terra.com.br

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

En muchos casos la energía de la envidia y de los celos, que trae consigo la persona desde tiempos inmemoriales, es el origen de sus males diseminados - vía somatización - por el cuerpo físico.

Sin emerger a la luz de la conciencia, la raíz de su sufrimiento puede permanecer por tiempo indeterminado, fustigándole la razón y el sentido de equilibrio psíquico-espiritual.

Esta inconsciencia que interfiere en la capacidad de discernimiento y alimenta procesos obsesivos de origen anímico y espiritual, es la puerta de entrada de muchas dolencias que afectan a la salud de individuo, llevándole al entorpecimiento de los potenciales inherentes al ser humano.

Cuando la vida ajena empieza a interesarnos por su lado negativo, esto indica que estamos envueltos en una densa energía que actúa inconscientemente contra nuestra capacidad de expansión de la conciencia, que es la razón de la vida como oportunidad de aprendizaje y crecimiento.

Hablar "mal" de otros, sin que esté justificado en el sentido de buscar la verdad, es reproducir la forma de actuar de la humanidad desde hace milenios, por medio de chismorreos, calumnias, difamación y traición, que han llevado a inocentes a la muerte o a padecer distintos grados de sufrimiento.

Sentir placer en fomentar conflictos personales, dudas, sospechas y compulsiones revela un carácter enredado en una telaraña existencial cuyo hilo de origen se halla sujeto a un ciclo vicioso de características obsesivas. Terreno abonado para engendrar energía deletérea que puede llevar al individuo a severos desequilibrios bío-psíquico-espirituales.

No obstante, cuando nuestro interés por la vida ajena se encauza hacia la ayuda al prójimo, sin segundas intenciones, el camino vital se ve iluminado por la luz de la conciencia que genera la energía del bien y la subsiguiente sensación de equilibrio bío-psíquico-espiritual.

Somos aquello que nuestros pensamientos y obras proyectan sobre nuestro cuerpo, mente y espíritu. Y el campo áurico es nuestra verdadera identidad revelada - y expuesta - a la energía del universo.

En esta dirección, podemos vivir una vida enclaustrada por sentimientos mezquinos que limitan considerablemente nuestra percepción respecto de lo que tiene la vida de mejor: el amor como aprendizaje y evolución.

Cuando elegimos la envidia y los celos como compañeros de jornada nos convertimos en rehenes de nuestras propias limitaciones para percibir la vida más allá del egoísmo fundamentado en valores materialistas.

En las raíces de muchos desequilibrios psíquicos encontramos la envidia y los celos como palanca de procesos depresivos, crisis de cólera (estrés) que llevan a internamientos y enajenaciones que ofrecen riesgo a la integridad física de los demás.

El autoconocimiento, o sea, un mejor nivel de conocimiento de uno mismo en la relación con el prójimo y con el mundo que nos rodea, es la mejor forma de cortar la sintonía con un pasado que nos instiga a pensar y practicar actos inconsecuentes y dañinos para la salud.

El despertar para el sentido de la auto-responsabilidad, y la responsabilidad sobre lo que decimos y hacemos, representa el desarrollo de la sensibilidad humana en las relaciones interpersonales. Sin la "marca" de la sensibilidad en nuestro comportamiento social, la insensibilidad gana fuerza y terreno para actuar entre las sombras de la inconsciencia.

Por tanto, la vida ajena ¿nos interesa? Sí y no. La respuesta dependerá de nuestras intenciones reveladas a la luz de la conciencia o de nuestras intenciones inconscientes transferidas al otro en forma de envidia y celos.

Un dicho popular nos informa de que "la envidia mata". Subyacentes a esta sabiduría se hallan nuestras tendencias de carácter, o sea, de naturaleza negativa, que muchos males han causado a la humanidad a lo largo de su historia.

Tendencias que pueden ser individualmente alteradas con un mejor nivel de lucidez y discernimiento a partir de uno mismo. Y cuando activamos el proceso interno de alteración de nuestras tendencias negativas, es que hemos comenzado a abdicar del egocentrismo en favor del bien común y de una mirada nueva hacia la vida.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa