auravide auravide

La Virtualidad del Mundo Material


por Marcos Spagnuolo Souza - marcospagnuolo@uol.com.br

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

Los astros, planetas, los cuerpos humanos, la naturaleza y las cosas captadas por los sentidos, incluso nuestra psique que denominamos ego, son construcciones virtuales. Como consecuencia de esa situación, el maestro judío recalcó que su reino, o sea, su mundo no es aquí, sino en otra dimensión y fue enfático al decir que no acumulásemos tesoro de ningún tipo en este mundo de las ilusiones.

En síntesis, nosotros los seres humanos nacemos, vivimos y morimos en un mundo que no es real, sino ilusión. No sabemos cómo esa gran ilusión se ha construido, pero sabemos que existe y estamos inseridos en esa virtualidad de modo totalmente inconsciente. La prueba indudable de que todo es solo una construcción sin ningún fundamento es que el campo de fuerza, perteneciente a una dimensión que desconocemos, nulifica todo cuanto aquí existe, transformando en energía primordial. Ese campo de fuerza destruye todas las galaxias, estrellas y planetas, descomponiendo todas las formas porque ninguna de ellas es real, todo es construido artificialmente y en ese movimiento de desintegración incluye nuestros cuerpos y los egos, nada restando de aquello que pensamos que somos. Cada forma es destruida en períodos que varían de minutos, horas, días, años, siglos y milenios.

Los antiguos chamanes comparaban esa energía apocalíptica a una gran águila de proporciones gigantescas que se alimentaba de todas las formas existentes y del ego de cada persona que pasaba por la muerte. En el antiguo Egipto el monstruo Ahmit, mixto de cocodrilo, león e hipopótamo, devoraba las almas de los muertos que no habían logrado alcanzar la verdad. En la cultura vedanta, Shiva Natarayá danza bajo un halo de llamas cósmicas; en una mano sostiene el fuego para destruir el mundo conocido, y en la otra mano sostiene un tambor para saludar el nuevo orden, el nuevo mundo.
Es importante resaltar que la muerte es justamente la desintegración del tiempo, del espacio y de las formas que representan la virtualidad.

En muchas culturas antiguas la energía responsable por la destrucción está representada por el fuego, el agua, el infierno y el juicio final, cuando algunos serán salvados y otros pasarán a no existir. El antiguo maestro judío fue enfático al decir: “los árboles que no den frutos habrán de ser arrojados al fuego para ser eliminados”.

En oposición al mundo de la irrealidad tenemos el universo de las consciencias representadas por puntos de luz que son indestructibles. Las consciencias están consideradas como hijas de dios, las bienaventuradas, las luces del mundo, los ángeles. Innumerables culturas, principalmente las más antiguas, se refieren al campo trascendente como la morada de los dioses, campo celestial, morada de las consciencias que han logrado superar el mundo de las ilusiones. El Profesor Dumbledore, sonriendo a Harry Potter, le dijo: “Al fin y al cabo, para la mente bien estructurada, la muerte no es más que la gran aventura siguiente”.


estamos online   Facebook   E-mail   Whatsapp

Gostou?   Sim   Não  
starstarstarstarstar Avaliação: 5 | Votos: 1


clube WebMaster é o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Visite o Site do Autor

Saiba mais sobre você!
Descubra sobre STUM WORLD clicando aqui.


Veja também

As opiniões expressas no artigo são de responsabilidade do autor. O Site não se responsabiliza por quaisquer prestações de serviços de terceiros.


 

Voltar ao Topo

Siga-nos


Somos Todos UM no Smartphone
Google Play


© Copyright 2000-2021 SomosTodosUM - O SEU SITE DE AUTOCONHECIMENTO. Todos os direitos reservados. Política de Privacidade - Site Parceiro do UOL Universa